TomTom y Apple Maps

Soy un heavy user del TomTom, vivo en Francia por motivos de trabajo, y en vacaciones bajo a España, en concreto a Granada “C’est ma ville de naissance”. Desde Levroux son 1.600 km, unas 15 horas de coche dependiendo de las paradas para descansar que hagamos y lo que le pisemos al acelerador. Se puede hacer en dos días también, pero sale más barato y rápido salir a las 7 de la mañana y llegar a las 10 de la noche. Aunque suene una barbaridad tanta hora de coche, al final te acostumbras y bajas y subes como el que va al súper. Lo importante en estos viajes tan largos es siempre estar descansado, tener un coche grande y confortable que esté en buen estado, llevar un copiloto, en mi caso llevó a mi esposa; llevar un iPad con soporte para el asiento, cargado de películas, si tienes hijos; llevar también el iPhone cargado de buena música o Apple Music en su defecto, un cable lightning para mantenerlo cargado en todo momento, una buena tarifa de datos y por supuesto un buen navegador GPS. 

Cuando bajas y subes tanto acabas conociendo el camino de memoria pero siempre puede surgir algún imprevisto, obras, alguna desviación provisional, que te salgas de tu camino y no sepas volver, que quieras hacer una parada imprevista en algún sitio,… Hay que llevarlo siempre encima porque nunca se sabe. 

Yo llevo siempre instalado en el iPhone la App TomTom con los mapas de Europa Occidental. Antes TomTom tenía en la App Store varias aplicaciones dependiendo de los mapas y cada una tenía un precio dependiendo del tamaño de los mapas, así por ejemplo el TomTom de Europa Occidental costaba 80€, aunque a mí me salió a mitad de precio en una promoción que hicieron. Ahora la cosa ha cambiado, la aplicación ahora se puede descargar gratis y usarlo como máximo 70 km, después hay que pagar una suscripción con la que podrás usar cualquier mapa del mundo, aunque antes deberás descargarlo. Si quieres usar TomTom deberás tener un iPhone con al menos 32 GB porque en mi caso por ejemplo tengo más de 6 GB de mapas y esto es imposible en un iPhone de 16 GB, lo bueno de esto es que podrás usarlos sin conexión a internet o baja cobertura y en determinados momentos te puede sacar de un apuro. 

Mi iPhone va sujeto con un soporte Kenu a las rejillas del aire y conectado por USB de manera que puedo escuchar las indicaciones por los altavoces, contestar una llamada y al mismo tiempo mantener cargado el iPhone. Con este sistema hay siempre un inconveniente, que no se escuchan las indicaciones cuando ponemos la radio, solo si desconecto el iPhone, pero entonces la batería vuela usando el GPS todo el rato y al final hay que conectarlo de nuevo. 

Ya he probado otros sistemas como Google Maps y los mapas de Apple que vienen por defecto, pero nunca me habían convencido ya que TomTom te avisa de los radares y te mantiene informado todo el tiempo del límite de velocidad, y ahora incluso del tráfico y los radares móviles, pudiendo incluso uno mismo informar de un radar o quitarlo en el caso de que ya no esté, es decir, nosotros mismos participamos informando a pie de carretera sobre la situación del radar. Esto mismo ya lo hacía Waze, otro navegador que hace poco compró Google y que aún se puede descargar desde la App Store. 

Aunque soy un fiel usuario de TomTom y tengo una suscripción para 3 años, a veces uso el navegador de Apple, ayer en concreto lo usé para viajar de Levroux a La Rochelle, 275 km, y me llevé un muy buen sabor de boca por dos razones: la primera porque puedes bloquear el iPhone y cuando hay que realizar alguna maniobra la pantalla se enciende sola y desde la misma pantalla de bloqueo te informa sin tener que poner tu huella o código, evitando así distracciones y reposando la pantalla, esto es ideal para viajes largos. La segunda razón es que también se sincroniza con el Apple Watch y emite pequeñas y sutiles vibraciones a la muñeca acompañado de diferentes sonidos en función de si tienes que realizar una maniobra, te has equivocado de camino o has llegado a tu destino; si no quieres escuchar los sonidos, puedes silenciar el reloj y solo percibes las vibraciones, evitando así molestar a los demás. 

Sin duda esta es una gran ventaja sobre la App de TomTom pero además hay otras que desconocía como por ejemplo que el iPhone descarga todo el recorrido temporalmente por si te quedas sin cobertura por el camino. Además puedes crear la ruta desde un Ordenador o iPad tranquilamente, en pantalla grande, y añadirlo después al iPhone. Quizás las indicaciones sean más simples que en el TomTom pero después de usarlo ayer he llegado a la conclusión de que me distraigo menos y tengo menos confusiones que cuando uso el TomTom y creo que se debe a lo despejados que están los gráficos sin demasiados detalles. 

Además puedes acceder a una ruta desde un evento en el calendario, un recordatorio, una nota o un contacto de la agenda. También puedes decirle a Siri que te lleve a la casa de alguien o alguna ciudad e incluso la calle y el número. E incluso puedes hacerlo desde el mismo centro de notificaciones pulsando sobre el evento que tenemos pendiente. Al ser una aplicación integrada en el sistema todo son ventajas y las posibilidades son casi infinitas. Además los mapas de Apple tienen como motor de información a TomTom por lo que al final estamos hablando casi de la misma aplicación. 

Así pues si tienes un iPhone con 16 GB no desesperes porque siempre podrás usar los mapas de Apple que no tienen mucho que envidiar a TomTom, ahorrándote muchos Gigas para fotos y música, por ejemplo. Aunque sí puedes permitírtelo en cuando a Gigas y a Euros, y viajas mucho, siempre será bueno que lleves TomTom, merece la pena llevar toda la información en el iPhone, ya que si cambias de rumbo y te quedas sin datos, puedes verte en un apuro.

Publicado por

Jorge Mingorance Sánchez

Usuario Mac desde 2001, apasionado a la tecnología y auténtico fanboy de Apple.