Sonos HiFi

Llevaba tiempo dándole vueltas al tema, ya escribí sobre ello por aquí, estaba buscando un altavoz de calidad para el hogar y la compañía californiana Sonos me llamó bastante la atención. A la espera de una solución por parte de Apple, me contuve durante algún tiempo, pero tras la Keynote de la WWDC me decidí a dar el paso, el HomePod será mejor pero hay que esperar un año y Sonos ofrece algo que a corto plazo Apple no lo tendrá, un completo sistema de Home Cinema.

Modelos y soluciones

El modelo que me he comprado es el más básico, el Play 1. Sonos no te agobia con números y decibelios, al igual que ocurre con Apple sólo te venden la solución. En este caso el modelo básico de Sonos está enfocado a una habitación pequeña o mediana, aunque no especifican el tamaño exacto, por lo que al final todo es relativo, así como el oído que tengamos. Este modelo puede ir bien en un baño, en la cocina, en un dormitorio , un despacho, un patio o jardín, todo vale. Si queremos más potencia podremos optar por el Play 3 o incluso por el Play 5, de mayor tamaño y por lo tanto más potentes. Todos estos pueden juntarse y formar un equipo estéreo o incluso un Home Cinema: dos de estos para la parte trasera, una base o barra bajo la tele y una caja para los bajos.

¿Como funcionan?

El ecosistema de Sonos es otro mundo, la realidad es que son unos altavoces para el hogar sin batería y constantemente conectados a la corriente eléctrica. Esto pese a ser una desventaja, no lo es si lo que buscamos en realidad es la mejor calidad de sonido, y el mayor confort y aislamiento posible. Los altavoces Sonos funcionan a través de una App que los conecta a la red WiFi de casa y a su vez a los servicios de música en streaming que tengamos contratados como Apple Music, Spotify, Deezer, Amazon, etc. Una vez conectados podemos acceder a listas, álbumes, emisoras de radio, etc y guardar incluso favoritos en la misma App ¿Que ocurre entonces? Y aquí llega la magia de Sonos… una vez seleccionemos la lista o lo que sea el mismo altavoz se conectará al servicio para reproducirlo, es decir, si apagamos el iPhone iPad, Mac o PC, Android, etc la música seguirá sonando y podremos pausar, reanudar o cambiar de canción desde el mismo altavoz, y por su puesto ajustar el volumen. Es auténtica magia, ya que si nos quedamos sin batería, recibimos una llamada o una notificación de un mensaje no se interrumpirá la música. Además cualquiera en casa que tenga la App y esté autorizado podrá controlar la música desde su dispositivo, es como tener un varios mandos a distancia repartidos por toda la casa: los móviles, las tabletas, los Apple Watch, los ordenadores,… cualquier dispositivo puede ser un mando a distancia. Además no puedes apagarlo, el altavoz no tiene botón on-off solo un botón play-pause que se puede accionar desde cualquier dispositivo: imagínate que estás tumbado en el sofá y te apetece poner música, no te levantes a encender el altavoz que está en la estantería, solo tienes que coger el dispositivo (móvil, tableta, etc) y poner la música, sin duda el mejor invento.

Crea un hilo musical

Aquí no acaba la cosa, ya que si compras varios altavoces no sólo podrás crear un equipo estéreo con dos de ellos, también podrás crear un hilo musical en casa sincronizando 2, 3, 4 y todos los que quieras en diferentes habitaciones. El sonido sonara sin retardo ni eco, perfectamente sincronizado y podrás controlarlo desde la App de tu dispositivo. Incluso podrás crear varios ambientes musicales: por ejemplo un ambiente en la cocina y salón y otro ambiente en el baño y dormitorios. Puede que a priori resulten caros estos altavoces, pero con la tecnología y calidad que tienen, lo sencillo que resulta configurarlos y usarlos, y las posibilidades que ofrecen se me antojan baratos.

El secreto de su calidad

Los altavoces pese a estar conectados a la corriente permanentemente y resultar pesados, son bastante pequeños para calidad que ofrecen ¿Como es esto posible? Gracias al sonido tridimensional y a un software que optimiza los bajos y agudos en función de la habitación y su ubicación. Cuando conectamos un altavoz Sonos se nos ofrece la posibilidad de sintonizarlos con una tecnología propia llamada TruePlay que emite unos sonidos que son escuchados por el micro de nuestro iPhone, por ejemplo, detectando la acústica de la misma y por tanto creando un sonido óptimo que nos permite escuchar unos bajos y agudos más reales y nítidos evitando distorsiones al subir el volumen. Cuando los escuchas por primera vez se te pone el bello de punta, incluso después de un mes todavía me impresiona como caen los bajos, y la nitidez de los agudos.

En definitiva

Unos altavoces para los amantes 2.0 de la música, sea cual sea el gusto musical. Tendrás a tu disposición los mejores servicios de streaming, con toda la música, podcast y emisoras de radio del mundo en todos los altavoces de tu casa con la mejor calidad de audio. En la web oficial de Sonos podrás pedirlos y si en 30 días no estás satisfecho podrás devolverlos ¿Que más se puede pedir?

Google Chromecast

No os confundáis, detesto a la compañía de Google porque se dedican a ganar dinero vendiendo información de sus clientes, consiguiendo a cambio más de estos que otras compañías como Apple que al cambio tienen una política de confidencialidad mucho más estricta y por su puesto precios mucho más elevados en dispositivos y servicios.

Os vuelvo a hablar de este pequeño dispositivo que se conecta a la tele y sirve de receptor de audio y vídeo, sistema muy parecido al de Apple, llamado AirPlay, pero que tiene una “ventaja” sobre el sistema de Apple. Dicha ventaja es que no está integrada con el sistema iOS, es decir, una app en concreto se conecta al receptor y transmite el contenido independientemente de lo que este realizando el sistema y resto de aplicaciones. Así, por ejemplo puedo conectar la app de Netflix y ver una película en la tele y al mismo tiempo enviar una canción de Apple Music por bluetooth a unos altavoces, o puedo escuchar música de Spotify por la tele o altavoces conectados con un Google Chromecast Audio y a la vez jugar al Supermario o enviar por AirPlay música  de Apple Music, o una película, o hacer duplicación de un juego en la tele conectada a un Apple TV. Es decir, con Google Chromecast es como si tuviéramos dos dispositivos en uno, puedes hacer dos cosas a la vez sin que una interfiera con la otra ¡Esto si que es multitarea! Y el iPhone 7 no se despeina al hacerlo, estamos hablando de todo un ordenador personal con forma de teléfono, cuya potencia queda bien demostrada con estas cosas.

Por eso, aunque tengas un Apple TV me siento muy feliz de tener un Chromecast porque puedo enviar por Streaming un vídeo a la tele y a la vez, ver otro en el iPhone sin que haya cortes, también porque son baratos y fácil de instalar en casa de familiares o televisiones adicionales que tengamos en casa, un Apple TV es mucho más caro y comprar varios de estos es demasiado para casi cualquiera.

Y también me gusta mucho el Chromecast porque puedes organizar lo que vas a ver desde el móvil, sin tener que cortar la reproducción, me explico: yo estoy viendo vídeos musicales de YouTube en la tele con Chromecast desde el móvil y mientras los veo puedo ir añadiendo a la cola más vídeos sin cortar el que estoy viendo, y todo desde el móvil. Con el Apple TV esto es imposible ya que tengo que salir del vídeo, navegar por los menús y seleccionar otro vídeo y así una y otra vez, y cada vez que quieres cambiar tienes que cortar el vídeo, no es contínuo. Con Netflix igual, mientras termino de ver un capítulo voy buscando el siguiente que quiero ver de otra serie, y así engancha con el siguiente como si estuvieras viendo la tele, sin interrupciones al navegar por menús. Esto podría hacerse con un Apple TV si Apple ser lo propusiera, y la verdad que funciona a las perfección, sin cortes ni pérdidas de calidad en la transmisión, es perfecto.

Con esto no quiero decir que voy a dejar de usar el Apple TV, pero por ejemplo si que voy a ver YouTube con Chromecast y lo usaré para ver películas en otras teles de casa o de familiares. Además, aunque el Apple TV es pequeño, el Chromecast es aún más pequeño y ligero, es sólo un cable, por lo que para llevárselo de viaje es ideal.

Inconvenientes del Chromecast, muchísimos: sólo podemos controlar la reproducción desde la pantalla de bloqueo o panel de control con YouTube, Chromecast no es compatible con todo ni lo será nunca (Apple Music por ejemplo), tampoco se puede controlar desde el Apple Watch (salvo la app de YouTube que ya si ser puede).

Google Cast

Si, acabo de perder la cabeza, he decidido hacerme con un juguetito de Google, en concreto la competencia del Apple TV y me ha “impresionado”. A ver… Nada tiene que ver con el Apple TV, no se puede considerar competencia, porque a penas hace lo mismo. 

Google Cast o Chrome Cast o como se llame, es un cable con un pequeño dispositivo anclado que se conecta vía HDMI a nuestra tele y aporta una especie de escritorio con fondos de pantalla, reloj, meteorología y un código para invitados con el que puede acceder cualquier persona al aparato. Este escritorio se transforma en lo que queramos cuando con otro dispositivo como un smartphone, PC o Mac le enviamos una señal de vídeo y audio al estilo AirPlay de Apple pero con matices. La diferencia radica en que además envía interfaces con las que podemos “interactuar”, es decir, si enviamos una lista de audio desde Spotify en nuestro iPhone, no sólo enviaremos la canción con la carátula y el nombre, también una interface personalizada con el logo de Spotify y una vista detallada de las canciones que ya han sonado y las que están por venir y con la que podemos interactuar a través de otra interface que aparece en la App de Spotify en el iPhone, desde la cual podemos subir y bajar el volumen y pasar o retroceder canciones, de manera que por ejemplo el control que tenemos en iOS del audio lo perdemos no pudiendo interactuar desde por ejemplo el centro de control o la pantalla de bloqueo de iOS. 

No digo que sea algo malo ni bueno, simplemente es diferente y todo hay que decirlo, otro calco del sistema AirPlay de Apple pero modificado para que no sea lo mismo, justo el modus operandi de  siempre que utiliza Google con respecto a Apple. 

A ver… No voy a cambiar este sistema, ni de coña, por el Apple TV, no tiene nada que ver y además ahora el Apple TV tiene disco duro y Apps de terceros así que con menos motivo. Pero si puede funcionar a modo de segundo dispositivo barato para por ejemplo la tele de la cocina o la tele de los niños, o para el dormitorio. Es muy barato, 39€ y por este precio merece la pena probarlo y tenerlo de “segundo plato”.

Hay multitud de aplicaciones compatibles, yo en concreto lo estoy utilizando en la habitación de la peque para hacer streaming de las pelis de dibujos que tiene guardadas en el iPad a una tele grande, muy practico y funciona perfecto. Lo recomiendo, no sin antes tener un Apple TV, por su puesto. 

Apple Games

Estaba cantado, con tanto juego en la App Store era de esperar que tarde o temprano viéramos algo parecido, se trata de una suscripción mensual similar a la de Apple Music 10€ con la que podremos jugar a cualquier juego descargándolo tantas veces como queramos o incluso online, siempre que el juego y nuestro ancho de banda lo permita.

Podremos hacerlo desde cualquier dispositivo iOS y el Apple TV. Pero aquí no queda la cosa, ya que podremos catalogar nuestra lista de juegos favoritos, los logros que hayamos conseguido, e incluso grabar una partida y subirla a Game Center que ahora queda integrada dentro de Apple Games. Ahora encontraremos toda una red social dentro de esta nueva aplicación en la que podremos incluso compartir trucos y hacer comentarios de cualquier cosa relacionada con el juego en cuestión.

Destacar que Apple se ha liado a la manta a la cabeza y ha creado 3 divertidos juegos y promete que habrá más. No todos los juegos estarán en este nuevo servicio, solo los que quieran entrar dentro del servicio, incluso puede que algunos solo estén temporalmente a modo de promoción y finalmente si queremos jugar más haya que comprarlo. Aunque sinceramente Apple Games ha venido para quedarse y todo el mundo querrá finalmente estar ahí. Con este movimiento Apple, bajo mi humilde opinión, también ha querido eliminar de una vez por todas el modelo freemium y la publicidad en estos. Ahora podremos disfrutar de juegos limpios de publicidad y sin compras in App.

Una vez más deciros que todo esto no es verdad, solo algo que me he imaginado y que podría ser a mi entender bastante viable, y no me extrañaría que pronto viéramos algo parecido como ya está ocurriendo con la música, el cine y la televisión.

La tele cambia

¡Ahora sí! Por fin la tele está cambiando, ya se encargó de ello un fiel cliente de Blockbuster en Estados Unidos que no contento con tener que devolver la película al día siguiente se le ocurrió crear una compañía llamada Netflix a partir de 8$ te permite ver un gran catálogo de cine y televisión en streaming sin salir de casa. Netflix lleva ya en Estados Unidos muchos años y junto con otros como Hulu, HBO y otros están ofreciendo por fin algo impensable hasta hace poco, disponer de todo un video club en casa de calidad.

Hasta ahora en España hemos tenido que aguantarnos con servicios de risa como Yombi de Canal+, Movistar Series, Ono, Etc. Pero Netflix llegó al fin y ha venido para quedarse, y tras más de un mes usándolo os aseguro que marcará un antes y un después en la historia del cine y la televisión.

¿Porque Netflix va a cambiarlo todo? Al fin y al cabo es lo mismo de siempre pero con un catálogo de películas y series muy reducido. Para algunos seguirá siendo mejor comprar cine o televisión en una tienda, grandes almacenes o a través de tiendas online. Para otros será, en cambio, mejor seguir descargando “ilegalmente” las películas y series aunque suponga una gran pérdida de tiempo, ancho de banda y disco duro.

Netflix va a cambiarlo todo porque está creando sus propias series de televisión y películas, y no son para nada malas, es más, me atrevería a decir que incluso son las mejores. Netflix está creando un nuevo formato de cine t televisión que a la larga acabará con el resto que al fina y al cabo está quemado, la industria del cine está acabada y aunque las series están en auge, van por el mismo camino y se van a quemar en poco tiempo dado la masificación que existe y que se basan siempre en lo mismo: violencia, sexo, efectos especiales y explosiones. Netflix apuesta por un modelo diferente que roza el cine independiente pero para cualquier tipo de público. Lo mejor, es que al disponer de contenido propio, todos los derechos son propios y las barreras de la localización desaparecen. Si normas lejos, yo que vivo en Francia puedo contratar Netflix en Francia y ver todas las series y pelis de Netflix no sólo en francés, también puedo verlas en Español, Inglés, Alemán, Italiano, etc. No importa dónde me encuentre ni en qué país resida, las barreras se terminaron.

Apple parece ser que está haciendo algo parecido y pronto veremos un servicio de streaming similar al de Netflix y con parte de contenido propio también. El futuro estará reñido por los servicios de streaming y no por las productoras y canales de televisión.

Si a todo esto le añadimos el nuevo Apple TV con una tienda de aplicaciones espectacular, videojuegos de calidad, diversión en familia con juegos tipo Wii, el asistente de voz Siri y acceso al emergente YouTube, Periscope, etc tenemos pues la televisión perfecta, una tele del siglo XXI ¡al fin!

Con todo esto, siempre queda un hueco para vez auténticas joyas del cine de los 80, 90 o de hace tan solo un par de años. Netflix funciona tan bien, es tan rápido y tiene tanta calidad que ahora adoro más que nunca los fines de semana. Hacer palomitas y poner una película en familia, con la manta, en el sofá, no tiene precio. Ya no hay que salir corriendo a ultima hora al videoclub y pasar frío para devolver la película. Esto es el futuro y por fin a llegado a casa.

Me quedo con Apple Music

Tras un par de semanas escuchando música en este nuevo servicio de Apple en streaming definitivamente me quedo con él, y no es que estuviera decidiendo entre este y Spotify por ejemplo, estaba decidiendo entre seguir bajando música de forma ilegal y subiendola a iTunes Match o apagar cada mes por Apple Music.

Ya te digo, prefiero Apple Music y vale su precio por es realmente un buen servicio pese a su interface algo complicada al principio y los errores que tuvo tras su lanzamiento, ya solventados. El servicio ofrece un catálogo bastante amplio, el mas grande que existe en streaming y sinceramente, aun no he echado de menos algún título que no esté disponible. A mí me gusta gran variedad de música, desde el pop internacional hasta el metal, pasando por la música electrónica y el dance. Reconozco que hay muy buena música en todos los estilos y disfrutar de cualquier genero a golpe de clic es maravilloso, pero no es como un huevo que se echa a freir, Spotify a estado ahí mucho tiempo y no me ha convencido al 100% y eso que lo he probado tres veces de forma gratuita o casi: la primera vez fue la prueba gratuita de un mes, la segunda igual pero en una cuenta francesa que tuve que abrirme al cambiar mi lugar de residencia y la tercera han sido los tres meses de prueba a 1€ que aun sigue vigente y ya no utilizo. Apple Music no es que sea excesivamente mejor que Spotify pero cuenta con un catálogo de listas de reproducción de mas calidad, una integración abismal con todos los dispositivos de Apple y Siri, el asistente de voz. Es increible que con solo levantar tu muñeca y decir “Oye Siri, ponme algo de U2” automáticamente comience a reproducirse una lista aleatoria con las mejores canciones de U2 en tu iPhone que quizás tengas conectado por Bluetooth o AirPlay a tus equipo HiFi o aunos auriculares mientras caminas o vas en el coche.

Volviendo al tema de las listas de reproducción, quizás es donde más poder tenga este servicio frente a la competencia, tenemos no solo gran variedad sino también gran calidad. Son listas creadas por profesionales de las música y no por algoritmos automatizados como ya ocurría en Spotify, y se nota… vaya si se nota. Podemos escuchar simplemente listas por géneros, listas personalizadas para cada situación (en el coche, desayunando, preparando la comida, estudiando, haciendo deporte, etc), listas por artista, emisoras de radio de música relacionada con un artista, listas de colabroaciones, listas de dj famosos o profesionales del mundillo, listas de grandes éxitos, listas de novedades, y un largo etc… Elegir una lista en Apple Music es tan complicado como elegir menú en un restaurante americano, al final lo mejor es escoger lo primero que veas y si no te gusta cambiar. Si, Spotify tambien tiene todo esto, pero en menor cantidad y la elección es de menor calidad, al final te cansas de escuchar lo mismo una y otra vez. En Apple Music descubres hasta canciones con mas de 30 años que te cautivan como si acabaran de salir del horno, no se como lo hacen.

La calidad es otro cantar, no es que tenga un oido extremadamente fino, pero se nota la calidad del audio, y eso que tiene menos bitrate que Spotify. La calidad ACC es claramente superior al MP3 y eso se nota en cualquier género que escuches. Yo para difrutar bien de la música utilizo unos monitores Edirol de 15W+15W conectados por fibra óptica al Apple TV y envío el sonido por AirPlay desde iPhone, el cual controlo desde el Apple Watch. Cuando escucho la música con auriculares utilizo los de Apple que dan una calidad bastante buena y unos bajos increíbles. No es que esta sea la mejor manera de escuchar música pero el resultado es bastante bueno y cualquier artista o profesional de la música lo hará de la misma forma, piensa que este servicio es para todos, no solo para los pobres frikis con un iPhone. Estamos hablando de Apple y de Beats, una alianza de calidad que está dando la cara al gran mundo de la música y todos los que la componen.

El control al principio se hace complicado y todavía hay algunas cosas que deberían mejorarse. Cuando llevas un tiempo utilizándolo le pillas el manejo y ya no puedes vivir sin él. Hay que saber distinguir bien el contenido que hay en cada pestaña: en “Para ti” encontrarás música actual y antigua que se amolda a tu gusto, cuando inicia sesión por primera vez debes de decirle a Apple Music cuales son tus gustos a partir del género y artistas favoritos. Haciendo bien este paso encontrarás después listas muy interesantes en esta primera sección. La siguiente sección se llama “Nuevo” y te ofrece gran cantidad de álbumes y artistas nuevos para descubrir, aunque a veces no sepas que poner, escucha cualquier álbum que acabarás descubriendo siempre algo nuevo e interesante. Cuando veas algo que te guste podrás pulsar sobre las opciones de la canción, álbum o artista y añadirlo a tu música y después si quieres añadirlo también a una lista de reproducción que tengas offline para escuchar sin conexión a internet por ejemplo. La sección Radio te permite escuchar no sólo la emisora Beats 1 sino también emisoras de radio personalizadas por género, artistas, etc. En connect puedes ver vídeos, fotos y citas interesantes de los artistas a los que sigues, incluso escribir un mensaje ¡Puede que te respondan! Por último está la sección de biblioteca con tus listas personalizadas.

Cabe destacar tres maneras de adquirir y escuchar música con iTunes y la aplicación música de iOS. La primera es la clásica, comprando las canciones en iTunes a unos 10€ el álbum y 1€ la canción. La segunda es pagando una suscripción anual a iTunes Match de 25€ con la que podrás subir todos tus CDs a la nube o música descargada ilegalmente. La tercera es pagando 10€ al mes por Apple Music o 15€ por la opción familiar (hasta 6 unidades familiares), en el momento en el que dejas de pagar no podrás reproducir tus listas. Estos tres métodos son totalmente compatibles y funcionan fusionados perfectamente, de manera que podrás comprar un álbum por 10€ y tenerlo para tí para toda la vida en tu cuenta de Apple, podrás tener toda tu música ripeada de un cd o descargada en la nube mientras pagues los 25€ de Apple Music, y podrás escuchar cualquier canción en Apple Music mientras pagues la cuota de 10€ al mes. Si dejas de pagar al final sólo podrás escuchar la música de has comprado y la que has ripeado o descargado ilegalmente, sincronizándo esta última por cable o através de WiFi o descargando desde iTunes la que hayamos comprado. Como véis las opciones son bien variadas y podremos optar por el servicio que mas nos convenza, aunque quizás con el tiempo iTunes Match acabe desapareciendo, ya que carece de sentido ya con Apple Music y la suscripción anual te limita mucho a la hora de cambiar tu cuenta de país y te obliga a pagar todo un año de golpe.

Algo que me ha llamado la atención es que podremos suscribirnos a Apple Music sin tarjeta de crédito simplemente comprando un tarjeta regalo de iTunes de 10€ por lo que Apple Music está al alcance de cualquiera, un niño con un iPod Touch puede comprar en un supermercado una tarjeta de iTunes por 10€ y probar 3 meses el servicio grátis y después di quiere continuar un mes mas usando esos 10€, después cada vez podrá recargar con tarjetas de 10, 15, 20, 50 ó 100€ como si de una cuenta prepago se tratase. Si dejas de pagar no podrás reproducir la música añadida desde Apple Music pero conservarás todas las listas por si deseas volver el mes que viene por ejemplo.

Viendo lo visto Apple ha conseguido recuperar la confianza de las discográficas y artístas, ponerse al día con sistema de distribución de música moderno y competente y deja la puerta abierta al futuro con videos músicales de producción propia y quizás porque no un servicio de televisión a la carta e incluso cine, si han triunfado con este servicio porque no con un servicio de televisión tipo Netflix, hay quien baraja incluso que Apple esté creando su propio sistema de televisión y produzca incluso series propias. Esto no ha echo mas que empezar…

Llega Apple Music

Gracias a la oferta de Spotify Premium por 0,99€ durante 3 meses he conseguido ver lo que antes no veía. El streaming es el presente, lo acepto, andaba anclado en el pasado con iTunes Match y la verdad he llegado a la conclusión de que Apple está realmente perdiendo el tiempo, tiene que lanzar un servicio igual o mejor que el de Spotify porque si no será tarde.

Ya probé Spotify hace mucho, pero no tenía nada que ver con el Spotify actual, el servicio ha mejorado mucho y ahora está altura de ser el mejor en su categoría. Apple en cambio se ha mantenido reacia al streaming y ya le está pasando factura. Si, hay mucha gente que sigue comprando álbumes en la iTunes Store, es una minoría que hasta ahora a aportado lo suficiente como para hacer oídos sordos al streaming, pero ya os digo, el servicio ha mejorado tanto, es tal la calidad que tiene ya Spotify que hasta las clases pudientes y los melamos mas acérrimos están dando su brazo a torcer también, es por ello que Apple compró Beats y quiere lanzar su propio servicio de streaming.

¿Qué tiene que hacer Apple entonces? Tiene que eliminar la barrera de comprar para escuchar, ahora tendremos que pagar cada mes como pasa ya con Spotify, pero a cambio tendremos toda la música del mundo en nuestro bolsillo. De hecho ya pagamos cada mes por iCloud Drive, y cada año por iTunes Match. Y aquí es a donde quiero llegar: Google ha lanzado un nuevo servicio de fotografía en la nube a precio cero e ilimitado, así que Apple tiene que mover ahora ficha y puede aprovechar este movimiento para matar dos pájaros de un tiro. Yo si fuera Apple lanzaría un nuevo servicio en la nube a 10€ por ejemplo al mes e incluiría en este precio almacenamiento ilimitado para fotografías y vídeos, así, de esta manera ofrecería mas que Spotify y mas que Google, seria un buen contraataque para que muchos al menos le brindáramos una oportunidad.

Y en cuanto al servicio deberían de hacer algo tan bueno como Spotify, rápido y de calidad. Innovar, se puede innovar bien poco la verdad, lo único que pueden y deben hacer es integrarlo con el sistema e incorporar continuity, así como widgets, extensiones, aplicaciones de control remoto, compatibilidad con el Apple Watch, etc.

Spotify es un servicio que ofrece casi toda la música del mercado para escuchar desde cualquier dispositivo portátil o de sobremesa de forma online o sin conexión descargando previamente la música previo pago mensual de 9,99€ sin compromiso de permanencia. El servicio es capaz de reproducir la música con gran calidad siempre y cuando paguemos por ello, si no se oirá algo peor, con anuncios publicitarios, sin modo online y de forma aleatoria en smartphones. Goza también de un navegador para encontrar artistas, álbumes y canciones. Puedes descubrir también nueva música reproduciendo la radio o las listas de tu artista favorito. Hay multitud de listas increíbles creadas por Spotify y artistas que cubrirán todas tus necesidades según la actividad que estés realizando. También puedes crear tu propia lista y compartirla con otros usuarios de Spotify, y además se conecta a Facebook compartiendo con todos tus contactos tus reproducciones y listas. Otra característica es losa posibilidad de recibir notificaciones cuando se añadan canciones nuevas a una lista. Si activas el modo offline de una lista, las canciones nuevas se descargaran. En definitiva, un servicio muy completo, que escucha a sus clientes con mucha calidad y rápido, muy rápido.

Apple ha comprado Beats también y es probable que saquen algo nuevo y revolucionario que provenga de ellos y marque la diferencia con Spotify, como por ejemplo las rumoreadas listas diseñadas por personas nooo por máquinas. En fin, ya veremos como lo hacen para ganarse al público, al de Apple, porque el usuario de Android dudo que pueda usar el servicio de Apple y como ya adelantan algunos no habrá servicio gratuito, sólo 3 meses de prueba.