Spinning Watch

Hoy me he sentido como Taylor Swift en el anuncio de Apple Music ya que he hecho spinning con mi Apple Watch mientras escucho música. No es que lo haya hecho a caso hecho para recrear el anuncio y hacer como un borrego lo que dice Apple, pero puede que inconscientemente si que lo haya hecho. 

Tengo una bici estática en casa, en mi dormitorio, y hacía ya tiempo que no lo practicaba porque me acaba resultando aburrido, tanto rato pedaleando sin ton ni son. Pero hoy he podido comprobar que pedalear en casa puede ser tremendamente divertido e incluso adictivo. 

El otro día cambié unos monitores Edirol que tenía en la sala de estar para escuchar las películas y las series del Apple TV y de paso la música, al dormitorio porque compramos una tele nueva de 40 pulgadas y ya no cabían en la mesa, así que los puse en el dormitorio, encima del armario con un receptor Bluetooth de Philips para escuchar la música en el dormitorio más tranquilamente ya y así no molesto a los demás y puedo subir el volumen. 

Pues hoy he decido hacer spinning y me he llevado una grata sorpresa por lo bien que sonaban los monitores en el dormitorio, y la motivación tan grande que aporta escuchar buena música y con la mejor calidad, sin cables de por medio y con un Apple Watch en la muñeca. Poder controlar en cualquier momento la música, elegir el álbum, el artista o la lista de reproducción con la muñeca o invocando a Siri, no tiene precio. 

Twittear algo, cambiar de canción, mirar las pulsaciones, las calorías activas, es mundo el Apple Watch y hasta que no lo tienes realmente no sabes lo que es ni lo que realmente aporta a tu vida. No estoy diciendo que el Apple Watch sea imprescindible pero es algo que merece la pena disfrutar cada día si eres un apasionado como yo de la tecnología.  

Y no es coña lo que dice Apple en sus vídeos que con un Apple Watch practicaras más deporte y lo disfrutaras más, es completamente cierto, hoy no he pedaleado amigos, he volado con súper bici estática del Decatlón, alucinarte la experiencia y pienso hacer más bici a partir de ahora. Y cuando tenga unos buenos auriculares bluetooth seguramente disfrutaré igual corriendo, ¡Ay esos PowerBeats que caros son!