iPad Mini 4

Estoy enamorado de este iPad por dos motivos, primero su tamaño y segundo algo que no tenía el iPad Mini 3: una delgadez extrema, una pantalla increíble y la multitarea. Ahora comprendo la campaña que está haciendo Apple para que lo usemos en el trabajo como si fuera un Mac o un PC. Realmente pese a la enorme cantidad de críticas que ha recibido el pobre iPad, sobre todo porque no ha seguido el rumbo de la Surface o cualquier otra tableta de Android. Lo que sí ha conseguido es mantener una cuota de mercado increíble, que por algo será ¿No? El caso es que me he dejado llevar por las opiniones de casi todos los blog, podcast, vídeos, etc que critican al iPad y a su versión de iOS, tan descafeinada, que a mí viéndola ahora mismo funcionando bajo mis dedos no me lo parece en absoluto.

Un gran salto del iPad Mini 3 al iPad Mini 4

Después de casi tres años con mi iPad Mini 3 estaba deseando que Apple lanzara un nuevo modelo porque me encanta su tamaño Mini, puedo llevarlo en mi bolsa bandolera, tiene un tamaño ideal para mi hija de 6 años, y su pantalla se ve increíblemente bien para el tamaño tan pequeño que tiene. En el caso del iPad Mini todo mejora, porque además de llevar un chip A8 incorpora 2GB de RAM, permitiendo por fin usar la multitarea. Pero lo que más me ha llamado la atención es la delgadez extrema del dispositivo, siendo exactamente igual de plano que el mando del Apple TV 4. Esta delgadez se debe a que la pantalla no es doble, no hay espacio entre la pantalla y el cristal protector, siendo eso sí, más frágil, difícil y más costoso sustituirla en caso de rotura. A esta característica hay que añadirle una superficie mate anti-reflejos que permite trabajar con mayor comodidad sin esos molestos reflejos muy habituales en el cristal del iPad Mini 3. Esta última es una característica que ya tiene el iPad Pro y que incorporaban también los antiguos iPad Air que ya han desaparecido, siendo sustituidos por los nuevos iPad a secas que han vuelto a las antiguas pantallas más gruesas y menos frágiles. Este nuevo iPad queda como iPad de 9,7 pulgadas, de gama baja, con características no tan innovadoras pero con un rendimiento increíble y un precio insuperable de 399€.

Mi iPad Mini 4 es de 32GB y lo conseguí en una oferta de liquidación de stock en El Corte Inglés por 369€, ya que Apple ha eliminado todos los iPad Mini de 16, 32 y 64GB dejando solo el modelo de 128GB por 479€. Elegí bajar de los 64GB a parte de por precio, porque he cambiado el uso que le doy ahora, antes lo usaba mucho mi hija para ver películas que había descargado por torrente y como viajábamos mucho, necesitaba tenerlas almacenadas en el iPad. Ahora como hemos vuelto a España, viajaremos menos, y bueno… ahora tenemos Netflix y por fin se pueden descargar sus películas, por lo que esos 64GB que tenía ya no hacen falta, con 32GB es más que suficiente.

Este iPad es ideal también para llevarlo en la bolsa y sacarlo en una cafetería o cualquier lugar público y escribir un artículo, leer blogs, ver una peli o vídeo de YouTube. Si tienes unos AirPods todo mejora, ya que se conectan automáticamente sin tener que desligarlos del iPhone, y la comodidad se multiplica por 1.000 ya que no tienen cable, y puedes agarrar el iPad sin la molesta clavija de jack o lighting. Como ya he dicho el tamaño es ideal, porque tiene muchas más pulgadas que un iPhone 7 Plus pero las justas para a cualquier parte sin que suponga una molestia. Apple debería darle un buen lavado de cara a este modelo y lanzar un modelo Pro con mucha más potencia ya que según a lo que te dediques puede suponer una gran ventaja este tamaño. 

Más que una multitarea

El iPad Mini 4 es el primer iPad en este tamaño que incorpora 2GB de RAM para soportar la multitarea real en iOS. Y no basta con que te vayas a una Apple Store y la pruebes, hay que comprobarlo en el día a día con tus documentos y apps favoritas. En principio lo que hace esta interface es dividir la pantalla en 2 pudiendo usar dos aplicaciones a la vez. Algo que se agradece más de lo que te puedes imaginar, ya que las apps en este sistema operativo siempre se abren a pantalla completa y pasar de una a otra, aunque usemos gestos, se hace pesado a la hora de trabajar en serio con un iPad. Pero esta multitarea es algo más que dividir la pantalla en dos, podemos volver al escritorio y regresar a nuestras dos apps abiertas previamente sin perder nada, también podremos pasar de una App a otra tanto en la ventana izquierda como la derecha, y todo con gestos, sin tener que usar el botón de inicio. Es increíble ver cómo las apps se adaptan al tamaño que tengan ocupando un tercio de la pantalla o la mitad. El tamaño del iPad Mini no importa, todo se ve muy bien y no hacen falta gafas para leer ni nada parecido. Al final el tamaño hay que tenerlo en cuenta solo en función del uso que queramos darle, ya que la resolución es tan enorme como la de cualquier otro iPad, la pantalla retina es increíblemente real hasta el punto que parece una hoja de papel retro iluminada. No quiero ni imaginarme cuando Apple fabrique iPads con pantalla Amoled, el salto será aún más impresionante si cave.

Más ventajas del iPad Mini 4

Pero aquí no terminan las ventajas del iPad Mini 4 y es que este modelo trae consigo una amalgama de fundas de silicona que puedes incorporar al dispositivo solo para cubrir la parte trasera, solo la pantalla o ambas a la vez, característica que no existía en el modelo anterior ni existe ahora en el nuevo iPad, solo queda disponible para los iPad Pro. En el nuevo iPad solo está disponible la Smart Cover roja “Product Red” que cubre solo la pantalla. Este movimiento por parte de Apple me lleva a pensar que todo estará enfocado al nuevo iPad Pro con muchas más y mejores características, y por supuesto mucho más caro que el iPad.

¿Que pasará entonces con el iPad Mini?

Todo indica que el próximo iPad Mini, efectivamente será Pro y costará mucho más caro que el actual, es por ello que Apple ha dejado solo el modelo de 128GB disponible Pro 479€, para que no suponga un salto de precio muy brusco cuando lancen los nuevos iPad Mini Pro, o simplemente iPad Pro de 7,9 pulgadas.

Así pues quedará un modelo clásico, de gama baja, llamado iPad que contará con un tamaño de 9’7 pulgadas, menos características, una sola opción configurarle, unas sola funda de un solo color, un tamaño mayor y un precio más ajustado.

Con vistas al futuro

Adoro mi iPhone 7, pero reconozco que un iPad cubre otras necesidades que tengo dado su mayor tamaño de pantalla, la multitarea e interface mejorada que presenta el iPad con respecto al iPhone. Puede sustituir al Mac en ciertos aspectos pero no en todos, de ahí la gran diferencia de precio entre un iPad y un MacBook por ejemplo. Aunque algunos modelos Pro puedan igualarse en precio a modelos básicos de Mac, el destino final al que vaya ser utilizado cambiará finalmente nuestra decisión.

En mi caso un Mac solo lo utilizaría para entrar en ciertas web incompatibles aún con iOS, para descargar torrents y poco más. En cambio un iPad lo usaría para escribir y diseñar o retocar imágenes. A estos usos habría que añadirle los que ya existen para mi iPhone (Mail, Mensajes, Safari, FaceTime, etc), y también los propios de consumo para un iPad (Netflix, YouTube, dibujo, juegos, etc). Quiere decir esto que un iPad será la mejor elección en mi caso. Si fuera por ejemplo un desarrollador de aplicaciones necesitaría un Mac porque es imposible hoy día hacerlo desde un iPad, ya que no existe Xcode para iOS, y no hay posibilidad alguna de conectar por el momento un iPhone u otro iPad al mismo para probar la app que estemos desarrollando. Para trabajar con Final Cut ocurre igual y con Logic exactamente igual. Como este no es mi caso ni creo que lo sea, mi compra ideal será un iPad Pro a medio plazo, dejando este iPad Mini para mi hija o la portabilidad extrema.

Realmente cada vez descargo menos torrent y puedo contar con los dedos de una mano las web no compatibles con iOS. Teniendo un MacBook Air en casa, nos podemos apañar perfectamente con él para esos menesteres.

El porque de este cambio

He cambiado del iPad Mini 3 al 4 para ganar algunas características como la multitarea real, el chip A8 que mantendrá más tiempo actualizado mi iPad Mini, su pantalla ultra fina y las fundas de silicona de Apple. He perdido 32GB de capacidad que me puedo permitir prescindir hoy por hoy de ellas. 

La tele de Apple

Llevamos tiempo sin oír nada al respecto, y si, me refiero al hardware, y porqué no también al software y al servicio, porque cuando Apple ponga a disposición este dispositivo lo hará en todos los sentidos: como un producto de hardware (una tele en diferentes tamaños con su Siri remote), con su software (probablemente un TvOS evolucionado) y un servicio para ver películas y series en streaming, como ya lo hace Netflix o HBO.

La tele de Apple saltó como poco antes de morir Steve Jobs, y se confirmó como algo oficial en la biografía que él mismo escribió, así que es un producto real que aun no ha salido, pero que no debe de tardar demasiado en hacerlo ¿Por que digo esto? Lo digo porque hace unos meses se confirmó el rumor de que Apple estaba detrás de lanzar su servicio en Streaming llegando a un acuerdo con las distintas productoras de cine y cadena de televisión, y se estaba dando bastante prisa como para hacerlo el próximo 13 de junio en la keynote de la WWDC. Por otro lado también se confirmó el rumor de que Apple estaba buscado personal para rodar una serie propia y estrenarse en este mundo para así competir directamente con Netflix ofreciendo un abanico de series de producción propia y el resto de series de las que obtendría derechos. Si esto último es así y viendo los numerosos videoclips que ya ha rodado para Apple Music no debe de quedar mucho para que comencemos a ver algo al respecto.

En cuanto al hardware decir que con el Apple TV 4 y TvOS que tiene un año de rodaje, ya es tiempo mas que suficiente para confirmar que tanto el dispositivo como su software y la App Store son un completo éxito y que se puede dar ya el paso hacia un nuevo producto en forma de pantalla para la sala de estar. Y para terminar de hilar la cosa se confirmó también otro rumor que apunta a que Apple lanzará en breve nuevos Led Cinema Display para conectar el Nuevo MacBook Pro, el MacBook y como no, el Mac Pro a un monitor con todos los extras (altavoces, iSight, sensor de iluminación, puertos USB-C, etc.) y con calidad 5K por lo que “blanco y en botella”, tenemos todas las papeletas para que la tele de Apple sea una realidad en breve, tan pronto como la semana que viene.

Tened en cuenta que el Apple TV, como tal, no le sale rentable a Apple, en realidad es el Mac Mini de los iMac y tiene un precio tan reducido que tiene que vender muchísimos para rentabilizarlo, y claro está, la trae más a cuenta vender una tele a 999€ con todos los extras que seguro nos encantará a todos.

¡Ah! Y se olvidaba, no había incluido en esta suposición la increíble competencia que está suponiendo para Apple el Amazon Echo con el que se rumorea también que competirá directamente con una especie de Apple TV con reconocimiento facial y altavoz y micro para interacturar con un Siri mejorado. Así que más piezas no podemos unir para este puzzle que se supone será, a mi entender, el próximo nuevo producto de Apple ¡Si tenemos hasta un reloj de Apple! ¿No vamos a tener una televisión? un frigorífico no creo, pero una tele tiene que caer ya, si o si, ademas creo que lo va hacer porque yo acabo de comprarme una tele nueva y me dolería un montón, y con la suerte que tengo yo para estas cosas… imaginaos.