Sonos HiFi

Llevaba tiempo dándole vueltas al tema, ya escribí sobre ello por aquí, estaba buscando un altavoz de calidad para el hogar y la compañía californiana Sonos me llamó bastante la atención. A la espera de una solución por parte de Apple, me contuve durante algún tiempo, pero tras la Keynote de la WWDC me decidí a dar el paso, el HomePod será mejor pero hay que esperar un año y Sonos ofrece algo que a corto plazo Apple no lo tendrá, un completo sistema de Home Cinema.

Modelos y soluciones

El modelo que me he comprado es el más básico, el Play 1. Sonos no te agobia con números y decibelios, al igual que ocurre con Apple sólo te venden la solución. En este caso el modelo básico de Sonos está enfocado a una habitación pequeña o mediana, aunque no especifican el tamaño exacto, por lo que al final todo es relativo, así como el oído que tengamos. Este modelo puede ir bien en un baño, en la cocina, en un dormitorio , un despacho, un patio o jardín, todo vale. Si queremos más potencia podremos optar por el Play 3 o incluso por el Play 5, de mayor tamaño y por lo tanto más potentes. Todos estos pueden juntarse y formar un equipo estéreo o incluso un Home Cinema: dos de estos para la parte trasera, una base o barra bajo la tele y una caja para los bajos.

¿Como funcionan?

El ecosistema de Sonos es otro mundo, la realidad es que son unos altavoces para el hogar sin batería y constantemente conectados a la corriente eléctrica. Esto pese a ser una desventaja, no lo es si lo que buscamos en realidad es la mejor calidad de sonido, y el mayor confort y aislamiento posible. Los altavoces Sonos funcionan a través de una App que los conecta a la red WiFi de casa y a su vez a los servicios de música en streaming que tengamos contratados como Apple Music, Spotify, Deezer, Amazon, etc. Una vez conectados podemos acceder a listas, álbumes, emisoras de radio, etc y guardar incluso favoritos en la misma App ¿Que ocurre entonces? Y aquí llega la magia de Sonos… una vez seleccionemos la lista o lo que sea el mismo altavoz se conectará al servicio para reproducirlo, es decir, si apagamos el iPhone iPad, Mac o PC, Android, etc la música seguirá sonando y podremos pausar, reanudar o cambiar de canción desde el mismo altavoz, y por su puesto ajustar el volumen. Es auténtica magia, ya que si nos quedamos sin batería, recibimos una llamada o una notificación de un mensaje no se interrumpirá la música. Además cualquiera en casa que tenga la App y esté autorizado podrá controlar la música desde su dispositivo, es como tener un varios mandos a distancia repartidos por toda la casa: los móviles, las tabletas, los Apple Watch, los ordenadores,… cualquier dispositivo puede ser un mando a distancia. Además no puedes apagarlo, el altavoz no tiene botón on-off solo un botón play-pause que se puede accionar desde cualquier dispositivo: imagínate que estás tumbado en el sofá y te apetece poner música, no te levantes a encender el altavoz que está en la estantería, solo tienes que coger el dispositivo (móvil, tableta, etc) y poner la música, sin duda el mejor invento.

Crea un hilo musical

Aquí no acaba la cosa, ya que si compras varios altavoces no sólo podrás crear un equipo estéreo con dos de ellos, también podrás crear un hilo musical en casa sincronizando 2, 3, 4 y todos los que quieras en diferentes habitaciones. El sonido sonara sin retardo ni eco, perfectamente sincronizado y podrás controlarlo desde la App de tu dispositivo. Incluso podrás crear varios ambientes musicales: por ejemplo un ambiente en la cocina y salón y otro ambiente en el baño y dormitorios. Puede que a priori resulten caros estos altavoces, pero con la tecnología y calidad que tienen, lo sencillo que resulta configurarlos y usarlos, y las posibilidades que ofrecen se me antojan baratos.

El secreto de su calidad

Los altavoces pese a estar conectados a la corriente permanentemente y resultar pesados, son bastante pequeños para calidad que ofrecen ¿Como es esto posible? Gracias al sonido tridimensional y a un software que optimiza los bajos y agudos en función de la habitación y su ubicación. Cuando conectamos un altavoz Sonos se nos ofrece la posibilidad de sintonizarlos con una tecnología propia llamada TruePlay que emite unos sonidos que son escuchados por el micro de nuestro iPhone, por ejemplo, detectando la acústica de la misma y por tanto creando un sonido óptimo que nos permite escuchar unos bajos y agudos más reales y nítidos evitando distorsiones al subir el volumen. Cuando los escuchas por primera vez se te pone el bello de punta, incluso después de un mes todavía me impresiona como caen los bajos, y la nitidez de los agudos.

En definitiva

Unos altavoces para los amantes 2.0 de la música, sea cual sea el gusto musical. Tendrás a tu disposición los mejores servicios de streaming, con toda la música, podcast y emisoras de radio del mundo en todos los altavoces de tu casa con la mejor calidad de audio. En la web oficial de Sonos podrás pedirlos y si en 30 días no estás satisfecho podrás devolverlos ¿Que más se puede pedir?

I Love AirPods

Ya tengo los Airpods y son increíbles. Tras dos meses de espera por fin he podido conseguirlos. En concreto los reservé en el APR Rossellimac, aquí en Granada, y casi con todas mis esperanzas pérdidas el sábado me llamaron para confirmarme que podía ir a recogerlos el lunes. Así que sin más dilación fui corriendo a por ellos.

No son unos simples auriculares, ocurre igual que con el Apple Watch. El secreto está en lo fáciles que son de usar y lo cómodos que son. ¿Pero con estas bondades se puede realmente superar a cualquier otro auricular bluetooth? Una cosa lleva a la otra: al ser fáciles de utilizar los usas con todos tus dispositivos Apple y al ser tan cómodos no te los quitas nunca. No os voy a hablar de la tecnología que llevan porque ya lo sabréis de sobra, pero si os puedo contar que suenan impecables, los graves y los agudos están muy equilibrados y con Apple Music se escuchan de miedo.

Todavía no me puedo creer que mi iPhone envíe todo el sonido a los dos auriculares a la vez y se sincronicen a la perfección, escuchando un perfecto estéreo, que asusta a veces incluso. Sin ir más lejos está misma mañana pensaba que alguien venía con una radio encendida por mi casa ya que no aíslan del exterior y como no pesan nada te olvidas de que los llevas puestos.

Al margen de que cada persona tenemos las orejas diferentes, si tienes suerte de que no se te caigan o te hagan daño al usarlos durante un tiempo prolongado, cuesta acostumbrarse a llevarlos porque no los sientes, y al principio tienes una sensación continua de que se van a caer y los vas a perder. Luego te acostumbras y te das cuesta de que no se caen con tanta facilidad. Tienes que darle un golpe o hacer el pino para que se caigan. Pero si que resulta incómoda esa sensación al principio.

El sonido no deja de sonar mal en ningún momento, hagas lo que hagas siguen sonando perfectamente. Recuerdo que con los EarPods con el cable al darle tirones se acababan despegando de los oídos y dejaban de oírse bien los graves. Ahora como no hay cables los auriculares permanecen en su sitio todo el rato y se oye igual siempre, con sus graves correspondientes.

Siempre están cargados porque siempre se guardan en su caja para que no se pierdan o se estropeen y como tienes 24 horas de batería es francamente complicado que te quedes sin batería. A no ser que te olvides de cargar la caja de vez en cuando. Apple de nuevo lo ha vuelto a hacer, ha reinvéntalo los auriculares bluetooth. Los AirPods son pequeños, igual que los EarPods con cable, se oyen muy bien y siempre están cargados. Encima son tan fáciles de usar que me atrevo a a decir que son prácticamente insuperables. Para conectarlos solo hay que abrir la caja cerca del iPhone y aceptar cuando salga una ventana con ellos. A partir de ahí se conectaran solos al dispositivo que esté sonando en ese momento y tenga nuestra cuenta de iCloud, es magia. También al ser Bluetooth podremos sincronizarlos con cualquier otro dispositivo.

Cuando te los pones suena un sonido que me recuerda al sonido de inicio de los Mac y la caja lleva un pequeño botón para desconectarlos de nuestro iPhone y conectarlos en otro que queramos u otro dispositivo. Los AirPods no pueden caerse de la caja porque están imantados y aunque volquemos la caja no se salen. El cierre de la caja también es magnético. Se cargan con cable lighting que además se incluye en la caja para poder cargarlos en un ordenador o con un cargador usb. Son muchos los detalles que al final justifican un precio que a priori se antoja elevado pero a la larga se agradecen. Puede que más adelante os cuente como me sigue llenado con ellos, y para dentro de unas semanas se espera una actualización de firmware para localizarlos por la App buscar de Apple al igual que ahora mismo podemos localizar nuestro iPhone, Apple Watch, iPad, iPod y Mac.

El negocio de las tarjetas

Cada vez hay más tarjetas y en cualquier sitio prácticamente, ahora incluso puedes recargar la cantidad de dinero que quieras. Estoy hablando de las tarjetas iTunes para comprar, en principio, en la iTunes Store pero que luego han ido permitiendo otras muchas cosas y es que la famosa tarjeta de Apple se está convirtiendo en prácticamente una tarjeta prepago.

Comenzaron con la música y vídeos musicales de la iTunes Store, luego incluyeron las películas y en países como EEUU incluyeron las series de televisión. Cuando lanzaron la App Store salieron las tarjetas para comprar aplicaciones pero realmente podías usar el crédito de iTunes para comprar en la App Store. Ahora con Apple Music puedes hacer lo mismo: compras una tarjeta de 15$ por ejemplo y puedes pagar el servicio de música con esta tarjeta. Y ya por último, y que para nada yo no me esperaba, es la posibilidad de poder pagar el almacenamiento en iCloud también. Por lo cual la tarjeta de iTunes se ha convertido en una especie de tarjeta Apple con la que puedes pagar casi todo, aún falta que pudiéramos pagar en la Apple Store online, y comprar unos Airpods por ejemplo con el crédito que tengamos en nuestra cuanta iTunes, pero al tiempo… de hecho ya existe una tarjeta para ello, una especie de tarjeta regalo que podemos comprar en la Apple Store online o las tiendas físicas, pero que no sirve para iTunes. 

El funcionamiento es bien sencillo y su existencia tiene bastante sentido ya que hay muchas personas que no tienen tarjeta de crédito por qué son menores de edad, porque no pueden permitírsela, o porque no quieren tener y/o mantener una. Apple te permite usar VISA, MasterCard o American Express y deben de ser de crédito, no sirven las de débito. Notmalmente estas tarjetas requieren pagar una cuota anual y algunas son gratuitas, aunque se cobran luego con intereses las transacciones por lo que hay que andarse con cuidado. Hay tarjetas prepago que cada que ingresas dinero se cobran un porcentaje de comisión. En definitiva, poseer una tarjeta, al menos aquí en Europa, a veces es casi un lujo. Con las tarjetas de iTunes esto queda solucionado ya que si no compramos tarjeta para recargar no nos cargan nada y nuestra cuanta bancaria queda protegida. Las tarjetas iTunes se pueden comprar ya en cualquier sitio, yo las he visto en hipermercados, tiendas de videojuegos, tiendas de música, grandes almacenes e incluso tiendas de juguetes. El proceso consiste en coger una tarjeta, las hay desde 15€, pasando por 25€, 50$€ hasta 100€; acto seguido la pagas y la persona en caja la activa, tú solo tienes que rascar una casilla y se descubrirá un código que escarbaremos desde la misma App de iTunes o App Store en el iPhone, iPad o iPod Touch. La recarga es inmediata y podremos comprar lo que queramos sobre la marcha. Ahora han salido también unas tarjetas que puede recargar desde 15€ a 150€, es decir, podremos pagarle a la persona en caja 42€ y ese será el crédito en nuestra cuenta. Si por ejemplo tenemos 8€ en nuestra cuenta y nos queremos abonar a Apple Music que cuesta 10€ al mes pues iTunes cargara automáticamente esos 8€ y cogera los 2€ restantes de nuestra tarjeta de crédito, si es que tenemos, si no tenemos ninguna tarjeta directamente no podremos contratar el servicio hasta que tengamos al menos esos 10€. 

De esta manera mucha gente puede disfrutar de servicios como Apple Music, iCloud y la App Store sin tener una VISA, sin dar cuentas a nadie y sin que figure en su cuenta bancaria, pagando directamente en efectivo. Parece una tontería, pero no lo es, de hecho cada vez veo más de estas tarjetas en más comercios y si están ahí es porque la gente las compra cada vez más. Hay incluso descuentos en las tarjetas, en Fnac, Game Center u otros podemos encontrar a veces descuentos del 5% y 10% incluso, dinero gratis, como dice nuestro amigo Emilcar.

Ahora también podréis comprar vuestras tarjetas iTunes con PayPal desde la web www.startselect.com una web desde la cual sin sobre coste alguno podremos comprar una tarjeta iTunes por casi cualquier medio de pago, incluido PayPal lo cual facilita aún más las cosas, ya que si en un momento determinado te encuentras sin saldo puedes recargar desde cualquier dispositivo, el código es instantáneo, en cuanto haces el pago puedes hacer clic en el código enlazado que te llevará a la iTunes Store y recibirás también a copia por email. Por lo que ya no tendremos excusa para aumentar la capacidad de nuestra nube de iCloud, escuchar Apple Music, comprar una aplicación o película, o incluso suscribirnos a Netflix o el nuevo canal que ha llegado HBO España. 

Los 40 de Apple Music

Es increíble la manipulación que una vez más sufrimos los usuarios a la hora de consumir contenido en internet. Ahora es el turno de Apple Music puesto que si nos disponemos a pagar por una suscripción de 10€ al mes acabaremos escuchando la misma basura de siempre, es decir lo que nos ponen una y otra vez en los 40 principales. Y doy fe de ello porque actualmente me encuentro viviendo en Francia y cada vez que tagueo algo con Shazam no se encuentra disponible en Apple Music España, y no estoy hablando de música francesa, hablo de música norte americana que no tiene derechos de reproducción en España y si en Francia. No quiero ni imaginarme entonces la cantidad de buena música que nos estaremos perdiendo simplemente por no tener una VISA en USA o UK. 

Si te vas a las novedades de Apple Music en España encuentras un nuevo disco de Loquillo, otro de Enrique Iglesias, Antonio Orozco, Manuel Carrasco y Vanesa Martín. Todos estos artistas son justo los que los 40 Principales ponen una y otra vez, pagados por la SGAE, para que por narices nos gusten y los escuchemos.

Es lo mismo que ocurre con las traducciones de las películas en sus títulos y diálogos. Al final recibimos una idea algo distorsionada de la realidad, parece mentira que en el año 2016, con una sociedad tan conectada en involucrada en la red, sigamos siendo víctimas de la censura y manipulación de los medios. Algún día seremos testigos de un mundo realmente globalizado en el que podamos acceder a cualquier medio o información global, no filtrada por los gobiernos y grandes compañías. Un mundo en el que podamos acceder a Internet de forma libre y gratuita, sin restricciones, seguimientos y manipulaciones. Ese día llegará, pero aún es pronto. 

Apple InEar

Recientemente he adquirido unos auriculares de tapón de Apple. Ya los tenía de antes pero se rompieron y he decidido volver a ellos por el aislamiento que ofrecen. Es una delicia aislarte del mundo en determinados momentos y concentrarte en la tarea que estás haciendo. Con los EarPods esto no es posible porque están diseñados para ser usados sobre cualquier terreno y permiten la entrada de sonido del exterior para evitar accidentes, vamos… bajo mi punto de vista.

Los auriculares InEar gracias a los tapones de silicona que incorporan hacen el vacío en el interior de nuestro oído y permiten incluso escuchar la música a un nivel mucho más bajo que con los EarPods ya que no necesitamos sustituir el ruido del exterior.

Cuando todo el mundo echaba pestes de los auriculares de Apple, antes de que Jonathan Ive inventara los EarPods, yo decidí comprar estos auriculares InEar y quede bastante satisfecho con ellos por el aislamiento tan grande que proporcionaban y su calidad cristalina. Cuando salieron los EarPods quede maravillado por la calidad de sus bajos y por el mando a distancia con control de volumen y eliminación de ruidos, la calidad era claramente superior pero carecían de ese aislamiento que solo en determinados momentos necesitaba. Así que acabé usando los dos auriculares, según las circunstancias del momento, aunque la calidad de los EarPods era claramente superior. Al final los auriculares InEar acabaron rompiéndose y muriendo como antes de los EarPods siempre lo hacían los auriculares de Apple: solo se escuchaba por uno de los auriculares y el mando dejaba de funcionar, a parte de que el plástico de estos se cristalizó con los cambios de temperatura y acabó quebrándose.

Tras más de un año sin ellos he sufrido lo mío en determinados momentos en los que necesitaba aislarme y es por ello por lo que me he decido a comprarlos de nuevo no sin llevarme una agradable sorpresa: ahora son mejores.

Los nuevos auriculares InEar son mejores porque para empezar incorporan el mando con micro de los EarPods con control de volumen y cancelación de ruido. Pero es que además el material con el que está fabricado es superior y el sonido muy superior. Con deciros que ahora el sonido de los EarPods me parece mucho más sucio, los bajos en los InEar son mucho más finos y el sonido mucho más cristalino. El único defecto que le veo es que al aislar tanto se oye demasiado el roce de los cables con cualquier superficie como el abrigo, la barba o incluso el aire. Su precio tampoco es una ventaja la verdad costando casi el doble que los EarPods, pero sinceramente son mis favoritos y para mí merece la pena su precio.

Adoro mi Apple TV

Si es cierto, acaba de llegar y ya lo adoro porque es un producto bastante acabado, mucho mejor que el Apple Watch, por ejemplo, o el iPad Pro.

El nuevo Apple TV es un producto definido con una tienda de aplicaciones consolidada que le aporta bastante madurez al dispositivo. Y queda mucho camino por recorrer todavía, hay miles de aplicaciones y juegos que aún no han sido adaptados y que lo serán muy pronto, es solo cuestión de tiempo.

Para empezar os pongo el ejemplo del juego de Real Racing 3, el juego gratuito de carreras por excelencia de iOS con unos gráficos impresionantes, cientos de carreras, multitud de circuitos y coches. El juego había perdido algo de fuelle en iOS por el modelo freemium con publicidad, y pago por ciertas ampliaciones, que sí son de pago. Pero la realidad es que jugar en un iPhone o iPad no es lo mismo que jugar en una pantalla de 32, 40 ó 50 pulgadas. Yo ahora estoy disfrutando de nuevo como un enano con este juego en la tele. Y todavía no me he comprado el mando Nimbus Steelseries, cuando lo haga no podré serpararme de mi Apple TV ni Real Racing. Ahora incluso podemos conectar un iPad o iPhone y usarlo de mando por lo que podremos jugar hasta 4 jugadores a la vez. Es una pasada jugar a Real Racing con un iPad Mini como volante, usar Remote en el iPhone para cambiar de canción y usar el Siri Remote para moverte por los menús del juego e invocar a Siri con él también.

Muchas de estas cosas, no todas, ya las tenemos en PlayStation, Xbox y Wii. Apple TV va más allá, no sólo te abastece por internet juegos gratuitos, a 5€ o a 10€, si no que se descarga pequeños fragmentos del juego para que no tengas que esperar mucho, lo cual se hace agradable jugar a cualquier juego por muy pesado que sea. Pero existen pequeños detalles que no los tienes en las demás vídeo consolas, y es poder escuchar tu música favorita mientras juegas activando Siri y pidiéndoselo con la voz, Siri te entenderá perfectamente, es increíble el oído que tiene. Mientras conduzco mi coche puedo decirle a Siri que pase de canción, increíble. Y todo esto no sería posible sin Apple Music, poder pedirle a Siri cualquier canción es posible gracias a este increíble servicio de Apple. La calidad del audio, la rapidez a la hora de cargar tu música y la cantidad de listas de reproducción y combinaciones posibles lo hacen imprescindible. Por ejemplo mientras compito online con Real Racing le puedo decir a Siri que me ponga música rock de los 80 ¡Lo oigo y no lo creo!

La nueva App de Vevo es sencillamente genial, puedes usarla con tu usuario activándolo en la misma red Wifi con tu iPhone o iPad, tiene un diseño impecable y puedes ver los mejores vídeos musicales con una calidad sublime en HD y por su puesto gratis, con algún que otro anuncio de vez en cuando. ¡Esta es la tele 3.0!

Netflix para mí es ya la vida, sin Netflix no sabríamos bien lo que hacer con nuestras vidas, poder ver un capítulo y otro, y otro y pasar de temporada sin darte cuenta y pulirte temporadas enteras sin darte cuenta con una calidad impresionante, que le das a la pausa y parece una fotografía ¡algunos fotógrafas son admirables sin duda! Poder escuchar las voces de los actores en versión original sobre la marcha no tiene precio. Poder darle a mi hija cientos de películas de dibujos y películas infantiles con una calidad sublime y sin anuncios, es sin duda lo que siempre habíamos soñado.

Escuchar tus podcast sincronizados, seguir canales de YouTube, ver el trailer de películas que están en cartelera, alquilar películas o comprarlas en iTunes, ver tus vídeos favoritos y películas almacenadas en el NAS o disco duro inalámbrico con Infuse o Plex, las posibilidades son casi infinitas, y serán realmente infinitas cuando pase un año y este maravilloso dispositivo haya despegado del todo ¡larga vida al Apple TV!

No quiero ni pensar lo que ocurrirá cuando Apple lance un modelo superior de Apple TV, yo haré plan renove sin lugar a dudas, por 179€ voy a cambiar de Appel TV todos los años. Tampoco me quiero ni imaginar lo que ocurrirá cuando Apple lance más servicios y accesorios. Tampoco quiero ni imaginarme lo que pasará cuando salgan mas juegos en la App Store como Need For Speed, FIFA, NBA 2K, Simcity, Angry Birds, etc. ¡Esto va a ser una locura!

Sin lugar el Apple TV tiene un defecto, y es que no hay tiempo en la vida para disfrutar al 100% de él.

¡Pasada de Festival!

Un año más Apple ha puesto a disposición de cualquiera y de forma gratuita una serie de conciertos de artistas hiper conocidos y otros no tanto que han asistido como teloneros y nos han dejado como no podría ser de otra manera un muy buen sabor de boca. Desde Londres, la cuna de los mejores músicos y artistas del mundo, Apple Music Festival se retransmite cada año por estas fechas y no deja indiferente a nadie. De hecho cada año sigo preguntándome porque Apple no cobra por verlos, ya que la calidad tanto del evento como de la retransmisión es impecable.

Ver un concierto de en directo pese a los fallos o defectos que pueda presentar la actuación es todo un deleite para los sentidos, y más aún cuando asistes en cuerpo y alma. Pero si lo ves en casa ya es otro cantar, en Apple Music Festival si dispones de una buena tele en HD, una conexión decente a internet y unos buenos altavoces estéreo podrás sentirte casi como si estuvieras allí. La realización y el espectáculo en general es impresionante, el despliegue es digno de Apple y la calidad rezuma en cualquiera de sus espectáculos.

Ver un concierto en directo es la mejor forma de descubrir a un artista, verlo tocar un instrumento, cantar, bailar y hablar con el público lo dice todo de un artista y cada año con Apple Music Festival yo personalmente descubro una gran cantidad de ellos que luego escucho durante todo el año. Da igual el género que más te guste, puedes incluso descubrir géneros que desconocías, si te gusta la música, no dudes en ver estos conciertos, es gratis y altamente recomendable.

Los artistas ya ganan dinero con los conciertos, vender música para ellos ya es secundario por la piratería a consecuencia como no del salto tan grande que estamos viviendo. Hay que cambiar la forma de pensar, nuestros hábitos u la forma en la que gastar nuestro dinero. Parece que el negocio del streaming va viento en popa pero por poco tiempo, la competencia es feroz y pronto la música se distribuirá gratuitamente. Estos conciertos son ahora mismo un gran impulso y motivo para que muchos de nosotros decidamos pagar por la música y también decidamos asistir en directo a un concierto.

Si estáis leyendo esto daos prisa para ver los conciertos de Apple Music Festival ya que están disponibles por tiempo limitado en iTunes, la App Música en iOS, la web de Apple y el Apple TV.

Me quedo con Apple Music

Tras un par de semanas escuchando música en este nuevo servicio de Apple en streaming definitivamente me quedo con él, y no es que estuviera decidiendo entre este y Spotify por ejemplo, estaba decidiendo entre seguir bajando música de forma ilegal y subiendola a iTunes Match o apagar cada mes por Apple Music.

Ya te digo, prefiero Apple Music y vale su precio por es realmente un buen servicio pese a su interface algo complicada al principio y los errores que tuvo tras su lanzamiento, ya solventados. El servicio ofrece un catálogo bastante amplio, el mas grande que existe en streaming y sinceramente, aun no he echado de menos algún título que no esté disponible. A mí me gusta gran variedad de música, desde el pop internacional hasta el metal, pasando por la música electrónica y el dance. Reconozco que hay muy buena música en todos los estilos y disfrutar de cualquier genero a golpe de clic es maravilloso, pero no es como un huevo que se echa a freir, Spotify a estado ahí mucho tiempo y no me ha convencido al 100% y eso que lo he probado tres veces de forma gratuita o casi: la primera vez fue la prueba gratuita de un mes, la segunda igual pero en una cuenta francesa que tuve que abrirme al cambiar mi lugar de residencia y la tercera han sido los tres meses de prueba a 1€ que aun sigue vigente y ya no utilizo. Apple Music no es que sea excesivamente mejor que Spotify pero cuenta con un catálogo de listas de reproducción de mas calidad, una integración abismal con todos los dispositivos de Apple y Siri, el asistente de voz. Es increible que con solo levantar tu muñeca y decir “Oye Siri, ponme algo de U2” automáticamente comience a reproducirse una lista aleatoria con las mejores canciones de U2 en tu iPhone que quizás tengas conectado por Bluetooth o AirPlay a tus equipo HiFi o aunos auriculares mientras caminas o vas en el coche.

Volviendo al tema de las listas de reproducción, quizás es donde más poder tenga este servicio frente a la competencia, tenemos no solo gran variedad sino también gran calidad. Son listas creadas por profesionales de las música y no por algoritmos automatizados como ya ocurría en Spotify, y se nota… vaya si se nota. Podemos escuchar simplemente listas por géneros, listas personalizadas para cada situación (en el coche, desayunando, preparando la comida, estudiando, haciendo deporte, etc), listas por artista, emisoras de radio de música relacionada con un artista, listas de colabroaciones, listas de dj famosos o profesionales del mundillo, listas de grandes éxitos, listas de novedades, y un largo etc… Elegir una lista en Apple Music es tan complicado como elegir menú en un restaurante americano, al final lo mejor es escoger lo primero que veas y si no te gusta cambiar. Si, Spotify tambien tiene todo esto, pero en menor cantidad y la elección es de menor calidad, al final te cansas de escuchar lo mismo una y otra vez. En Apple Music descubres hasta canciones con mas de 30 años que te cautivan como si acabaran de salir del horno, no se como lo hacen.

La calidad es otro cantar, no es que tenga un oido extremadamente fino, pero se nota la calidad del audio, y eso que tiene menos bitrate que Spotify. La calidad ACC es claramente superior al MP3 y eso se nota en cualquier género que escuches. Yo para difrutar bien de la música utilizo unos monitores Edirol de 15W+15W conectados por fibra óptica al Apple TV y envío el sonido por AirPlay desde iPhone, el cual controlo desde el Apple Watch. Cuando escucho la música con auriculares utilizo los de Apple que dan una calidad bastante buena y unos bajos increíbles. No es que esta sea la mejor manera de escuchar música pero el resultado es bastante bueno y cualquier artista o profesional de la música lo hará de la misma forma, piensa que este servicio es para todos, no solo para los pobres frikis con un iPhone. Estamos hablando de Apple y de Beats, una alianza de calidad que está dando la cara al gran mundo de la música y todos los que la componen.

El control al principio se hace complicado y todavía hay algunas cosas que deberían mejorarse. Cuando llevas un tiempo utilizándolo le pillas el manejo y ya no puedes vivir sin él. Hay que saber distinguir bien el contenido que hay en cada pestaña: en “Para ti” encontrarás música actual y antigua que se amolda a tu gusto, cuando inicia sesión por primera vez debes de decirle a Apple Music cuales son tus gustos a partir del género y artistas favoritos. Haciendo bien este paso encontrarás después listas muy interesantes en esta primera sección. La siguiente sección se llama “Nuevo” y te ofrece gran cantidad de álbumes y artistas nuevos para descubrir, aunque a veces no sepas que poner, escucha cualquier álbum que acabarás descubriendo siempre algo nuevo e interesante. Cuando veas algo que te guste podrás pulsar sobre las opciones de la canción, álbum o artista y añadirlo a tu música y después si quieres añadirlo también a una lista de reproducción que tengas offline para escuchar sin conexión a internet por ejemplo. La sección Radio te permite escuchar no sólo la emisora Beats 1 sino también emisoras de radio personalizadas por género, artistas, etc. En connect puedes ver vídeos, fotos y citas interesantes de los artistas a los que sigues, incluso escribir un mensaje ¡Puede que te respondan! Por último está la sección de biblioteca con tus listas personalizadas.

Cabe destacar tres maneras de adquirir y escuchar música con iTunes y la aplicación música de iOS. La primera es la clásica, comprando las canciones en iTunes a unos 10€ el álbum y 1€ la canción. La segunda es pagando una suscripción anual a iTunes Match de 25€ con la que podrás subir todos tus CDs a la nube o música descargada ilegalmente. La tercera es pagando 10€ al mes por Apple Music o 15€ por la opción familiar (hasta 6 unidades familiares), en el momento en el que dejas de pagar no podrás reproducir tus listas. Estos tres métodos son totalmente compatibles y funcionan fusionados perfectamente, de manera que podrás comprar un álbum por 10€ y tenerlo para tí para toda la vida en tu cuenta de Apple, podrás tener toda tu música ripeada de un cd o descargada en la nube mientras pagues los 25€ de Apple Music, y podrás escuchar cualquier canción en Apple Music mientras pagues la cuota de 10€ al mes. Si dejas de pagar al final sólo podrás escuchar la música de has comprado y la que has ripeado o descargado ilegalmente, sincronizándo esta última por cable o através de WiFi o descargando desde iTunes la que hayamos comprado. Como véis las opciones son bien variadas y podremos optar por el servicio que mas nos convenza, aunque quizás con el tiempo iTunes Match acabe desapareciendo, ya que carece de sentido ya con Apple Music y la suscripción anual te limita mucho a la hora de cambiar tu cuenta de país y te obliga a pagar todo un año de golpe.

Algo que me ha llamado la atención es que podremos suscribirnos a Apple Music sin tarjeta de crédito simplemente comprando un tarjeta regalo de iTunes de 10€ por lo que Apple Music está al alcance de cualquiera, un niño con un iPod Touch puede comprar en un supermercado una tarjeta de iTunes por 10€ y probar 3 meses el servicio grátis y después di quiere continuar un mes mas usando esos 10€, después cada vez podrá recargar con tarjetas de 10, 15, 20, 50 ó 100€ como si de una cuenta prepago se tratase. Si dejas de pagar no podrás reproducir la música añadida desde Apple Music pero conservarás todas las listas por si deseas volver el mes que viene por ejemplo.

Viendo lo visto Apple ha conseguido recuperar la confianza de las discográficas y artístas, ponerse al día con sistema de distribución de música moderno y competente y deja la puerta abierta al futuro con videos músicales de producción propia y quizás porque no un servicio de televisión a la carta e incluso cine, si han triunfado con este servicio porque no con un servicio de televisión tipo Netflix, hay quien baraja incluso que Apple esté creando su propio sistema de televisión y produzca incluso series propias. Esto no ha echo mas que empezar…

Llega Apple Music

Gracias a la oferta de Spotify Premium por 0,99€ durante 3 meses he conseguido ver lo que antes no veía. El streaming es el presente, lo acepto, andaba anclado en el pasado con iTunes Match y la verdad he llegado a la conclusión de que Apple está realmente perdiendo el tiempo, tiene que lanzar un servicio igual o mejor que el de Spotify porque si no será tarde.

Ya probé Spotify hace mucho, pero no tenía nada que ver con el Spotify actual, el servicio ha mejorado mucho y ahora está altura de ser el mejor en su categoría. Apple en cambio se ha mantenido reacia al streaming y ya le está pasando factura. Si, hay mucha gente que sigue comprando álbumes en la iTunes Store, es una minoría que hasta ahora a aportado lo suficiente como para hacer oídos sordos al streaming, pero ya os digo, el servicio ha mejorado tanto, es tal la calidad que tiene ya Spotify que hasta las clases pudientes y los melamos mas acérrimos están dando su brazo a torcer también, es por ello que Apple compró Beats y quiere lanzar su propio servicio de streaming.

¿Qué tiene que hacer Apple entonces? Tiene que eliminar la barrera de comprar para escuchar, ahora tendremos que pagar cada mes como pasa ya con Spotify, pero a cambio tendremos toda la música del mundo en nuestro bolsillo. De hecho ya pagamos cada mes por iCloud Drive, y cada año por iTunes Match. Y aquí es a donde quiero llegar: Google ha lanzado un nuevo servicio de fotografía en la nube a precio cero e ilimitado, así que Apple tiene que mover ahora ficha y puede aprovechar este movimiento para matar dos pájaros de un tiro. Yo si fuera Apple lanzaría un nuevo servicio en la nube a 10€ por ejemplo al mes e incluiría en este precio almacenamiento ilimitado para fotografías y vídeos, así, de esta manera ofrecería mas que Spotify y mas que Google, seria un buen contraataque para que muchos al menos le brindáramos una oportunidad.

Y en cuanto al servicio deberían de hacer algo tan bueno como Spotify, rápido y de calidad. Innovar, se puede innovar bien poco la verdad, lo único que pueden y deben hacer es integrarlo con el sistema e incorporar continuity, así como widgets, extensiones, aplicaciones de control remoto, compatibilidad con el Apple Watch, etc.

Spotify es un servicio que ofrece casi toda la música del mercado para escuchar desde cualquier dispositivo portátil o de sobremesa de forma online o sin conexión descargando previamente la música previo pago mensual de 9,99€ sin compromiso de permanencia. El servicio es capaz de reproducir la música con gran calidad siempre y cuando paguemos por ello, si no se oirá algo peor, con anuncios publicitarios, sin modo online y de forma aleatoria en smartphones. Goza también de un navegador para encontrar artistas, álbumes y canciones. Puedes descubrir también nueva música reproduciendo la radio o las listas de tu artista favorito. Hay multitud de listas increíbles creadas por Spotify y artistas que cubrirán todas tus necesidades según la actividad que estés realizando. También puedes crear tu propia lista y compartirla con otros usuarios de Spotify, y además se conecta a Facebook compartiendo con todos tus contactos tus reproducciones y listas. Otra característica es losa posibilidad de recibir notificaciones cuando se añadan canciones nuevas a una lista. Si activas el modo offline de una lista, las canciones nuevas se descargaran. En definitiva, un servicio muy completo, que escucha a sus clientes con mucha calidad y rápido, muy rápido.

Apple ha comprado Beats también y es probable que saquen algo nuevo y revolucionario que provenga de ellos y marque la diferencia con Spotify, como por ejemplo las rumoreadas listas diseñadas por personas nooo por máquinas. En fin, ya veremos como lo hacen para ganarse al público, al de Apple, porque el usuario de Android dudo que pueda usar el servicio de Apple y como ya adelantan algunos no habrá servicio gratuito, sólo 3 meses de prueba.