Soy súper

Acabo de ver el primer capítulo de la serie Súper Girl, no soy muy amigo del cine fantástico pero estaba cansado de ver series dramáticas y me apetecía ver algo que me entretuviera y de paso me alegrara un poco el día, que bastantes dramas ya tenemos en la vida. El caso es que llevo bastante sin escribir por aquí y tenía ganas de volver, y precisamente en este gran puente, que es la fiesta nacional de España quería aprovechar el tiempo libre y ponerme de nuevo. Y ha sido esta serie la que me ha iluminado para escribir este artículo, y es que tener un Apple Watch te hace súper.

Llevo 7 días sin mi Apple Watch y lo hecho mucho de menos porque el Apple Watch como cualquier producto de Apple es mágico y te hace sentir especial. La verdad que desde que no escribo aquí he puesto los pies en la tierra y me he dado cuenta de que Apple no es perfecta, falla tanto como cualquier otra. Es el espíritu de Jobs o lo que queda de él lo que nos mantiene a algunos con esa ilusión, el que nos hace sentir diferentes y ver sus productos como mágicos “Is Magic!”. Lo cierto es que algo me queda de ese espíritu y no quiero perderlo. Tras quedarme sin Apple Watch una semana me he dado cuenta de que no sólo es un dispositivo imprescindible, no es un simple reloj, es un aparato que llevas en la muñeca y te da poderes, y cuando lo pierdes te sientes como si te lo hubieran arrebatado. Cualquiera que tenga uno sabrá de lo que hablo, pero para los que no lo saben os contaré algunas de las cosas que es capaz de hacer este pequeño dispositivo de muñeca:

Para empezar te avisa de cualquier evento cercano, te notifica los mensajes que lleguen en tu iPhone, puedes hacer casi todo a base de comandos de voz con Siri, te recuerda cualquier cosa que hayas olvidado, te avisa si llueve, puedes controlar la música y la tele, encender bombillas y apagarlas, medir la frecuencia cardiaca, los pasos y la energía que gastas, si has dormido bien esta noche, te ayuda a hacer ejercicio, te mueve por la ciudad y te avisa cuando llegará el próximo tren, te pide un taxi o te busca un vuelo, incluso puede decirte a que hora es el partido de tu equipo favorito o el resultado del último partido.

El Apple Watch es ese producto mágico que te mantiene conectado continuamente y de manera discreta sin que nadie lo note. Es algo que llevas siempre encima y te facilita mucho la vida, y es tan fácil e intuitivo de utilizar que te costará aprender a utilizarlo menos, aun si cabe, que un iPhone, iPad o Mac. Hay quien dice que será el sustituto del iPhone, ese dispositivo que sustituirá a su vez al Mac. Pero la realidad es que ya lo hace, casi sin darnos cuenta acabamos haciendo casi todo con él y dejamos el resto de tareas para el viejo iPhone que ya ha cumplido sus 10 añitos.

Quiero unos SmartPods

Año 2018, Apple lanza el Apple Watch 4, la segunda generación del reloj de Apple con conexión LTE, el primero realmente autónomo, ya no necesitaremos un iPhone para usarlo al 100%, con el Apple Watch todo es posible. Todo el mundo se está acostumbrado a usarlo y cada vez más usuarios hacen llamadas con él, así que tenemos “one more thing”, si… Apple lanza por fin unos nuevos EarPods y no son Beats, ahora son inalámbricos y están especialmente pensados para ser usados con el nuevo Apple Watch dotado con el nuevo Bluetooth más veloz, energético y estable. 

Estos nuevos EarPods suponen un nuevo concepto de auriculares que entran en la categoría “wearable” ya que se llevan colgados en el cuello a modo de colgante o collar y son tan elegantes que podríamos combinarlo con cualquier prenda, bien deportiva o bien más elegante. Definitivamente Apple se está adentrando en el mundo de la moda y ahora lo hace con algo tan necesario hoy día como unos auriculares inalámbricos. Parece una locura pero ya somos muchos los que salimos sin nuestro iPhone de casa pero nos gusta escuchar música con el Watch o realizar alguna llamada que otra. Llevar encima unos auriculares inalámbricos supone un trasto más que al final dejas o te olvidas en casa.

El dispositivo en concreto consiste en unos elegantes auriculares en diferentes colores a juego con los ya existentes para el Watch que disponen de un cordón intercambiable de acero, nylon, plata e incluso oro. Dicho cordón se une por el extremo como ya es costumbre mediante un iman a modo de broche. No disponen de botón alguno, simplemente se apagan solos cuando se abrochan y se encienden en cuestión de un instante al desabrocharlos conectándose por Bluetooth sobre la marcha. 

El diseño no es sólo cuestión de elegancia, también aporta comodidad y sencillez a la hora de usarlo. Según nos cuenta Cook es tan cómodo que apenas recuerdas llevarlo puesto y se conectan tan rápido que responder una llamada desde el Watch es toda una experiencia. Además incorporan una cajita de transporte como la de los antiguos EarPods que sirven de cargador haciéndolo por inducción y en tan solo un par de horas. Desde luego este nuevo accesorio dar mucho que hablar y por tan solo 120€ convertirás tu Apple Watch en un auténtico dispositivo independiente y podrás usarlos también con tu iPhone, iPad u otro aparato con conexión bluetooth.

Esta es una idea que se me ha ocurrido usando mi Apple Watch mientras caminaba y realizaba una llamada con él hoy, no sería descabellado que en un par de años viéramos algo parecido ¿Os lo imagináis?

La correa de Nylon

¡Esto sí que es una pijada en toda regla! Una correa original de Apple para el reloj, valorada en nada menos que 59€ ¡Casi nada! Y muy contento que estoy con ella porque cambia bastante el reloj, ahora parece más elegante y no tan Sport. La cuestión era dejar la correa de silicona para hacer deporte y el trabajo en el que suelo sudar mucho y a veces hay mucho polvo. Cuando llego a casa me ducho y me pongo esta nueva de Nylon que pega con todo, ya que al ser negra y gris casa con todo. Al final Apple se está saliendo con la suya y ha convertido un dispositivo electrónico, en principio para frikis, en un objeto de moda y salud ¡El negocio está en las correas! Y es que la calidad de Apple es innegable. Haber, hay miles de correas de todas las formas y precios pero no duran nada, se rompen, se descascarillan, se les cae la pintura, etc. Esta correa de Nylon la puedes mojar, la puedes rozar, golpear que no le pasa nada. El otro día se me manchó de sangre con un pequeño corte que me hice afeitándome y con una toallita se quitó sin problemas. 

Es una correa mucho más ligera, da la sensación que estuviera hecha de papel y el reloj parece hasta más barato, como si fuera de plástico malo. En realidad la caja del reloj no pesa nada, todo el peso se lo lleva la correa de silicona, y no me quiero ni imaginar lo que pesará con una de acero. La hebilla es de acero pintada en negro y es mucho más fácil de colocar en la muñeca, incluso a oscuras sin ver nada no supone ningún trabajo encontrar el agujero y cerrarla. A la hora de meter la correa en el reloj he de decir que está muy duro al principio, pero a fuerza de hacerlo muchas veces se ablanda y acaba encajando a la perfección. Este enganche que tiene al reloj es de plástico y sale directamente de la correa a la que está enganchado tan fuerte que por mucha fuerza que hagamos no se resiente para nada, ni cede. 

Con la correa de silicona cuesta más acostumbrarse al cierre y a veces me he llevado más de un susto al creer que se me caía el reloj al suelo por no enganchar a la primera en el agujero correcto. No con esto quiero decir que la de silicona sea una mala correa, todo lo contrario, es súper cómoda y bonita, pero lo cierto que está más destinada al ejercicio, cosa para la que está hecha este modelo de Apple Watch Sport, y que debido a su precio más bajo a tenido más éxito que el modelo de acero. Es por ello entonces que Apple ha decidido sacar correas de Nylon para conseguir que sin dejar de ser un reloj deportivo nos lo podamos poner cuando salgamos algo más arreglados. Está claro que Apple ha dado en el clavo con estas correas y aunque muchos las critiquen por su alto precio y diseño, son de alta calidad y se ajustan perfectamente a cualquier modelito que llevemos puesto.

El Apple Watch y las mujeres

Es curioso como siempre las mujeres son mas reacias a comprar gadgets nuevos, aunque… ¡Al final se vuelven auténticas adictas! Aun recuerdo el primer iPhone, era algo totalmente nuevo, con una pantalla táctil para navegar por internet y además un teléfono. Nadie salvo los mas fanáticos a la tecnología querían tenerlo, ahora… una chica no puede pasar sin su iPhone, ellas han convertido un gadget de última tecnología en toda una moda y como no, en una gran herramienta de cotilleo gracias a Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram y toda la prensa rosa. Ahora si que les gusta estar al día y cotillear en cualquier momento y desde cualquier lugar. Ahora el iPhone, el último grito en tecnología, aunque nos sigue gustando a los hombres, preferimos un Mac o cualquier artilugio mas configurable. Las mujeres aman al iPhone por lo sencillo que es de utilizar, lo rápido y la información que les proporciona.

Con el Apple watch está ocurriendo igual, todos los hombres queremos uno porque es algo nuevo que anhelamos configurar, abrir sus tripas virtuales, descargar todas las aplicaciones habidas y por haber, vacilar al vecino y convencer a los demás para que se lo compren. Cuando nos aburramos, entonces, vendrán las mujeres y lo utilizarán mas que nosotros, estoy seguro. Realmente, a mi parecer, el Apple Watch es un gadget muy femenino y causará furor entre ellas por la diversidad de correas que hay y habrá, por ser un accesorio de moda muy sexy y porque lo utilizarán cada día para enviar y consultar mensajes y como no para cotillear.

Ahora el problema lo tenemos los hombres, en Estados Unidos, además de haber mas empleo y dinero, las mujeres son mas lanzadas a la hora de comprar gadgets de última tecnología. En Europa la mujer es mas conservadora y el hombre se las ve y se las desea para conseguir este gadget, en apariencia inútil, y excesivamente caro. No digo que el Apple Watch sea barato, ni tampoco digo que sea un artículo imprescindible, pero si digo que el Apple Watch es un producto muy completo con multitud de tecnologías concentradas en un espacio muy pequeño, fabricado con materiales de primera, y diseñado concienzudamente y meticulosamente por los mejores ingenieros. El Apple Watch quizás ahora no sea necesario, pero lo será en apenas 2 años ya que nos librará del iPhone en muchos momentos y continuará haciendo las tareas que un iPhone no puede hacer continuamente, por su tamaño sobre todo y fragilidad. El Apple Watch monitorizará nuestra actividad física por ejemplo, nos dirá la hora, el tiempo, la agenda, mensajes, etc continuamente, sin llevar el móvil todo el rato encima. Yo sin ir mas lejos cuando me levanto por la mañana, lo primero que hago es desenchufar el iPhone del cargador, desactivar el modo no molestar y meterlo en el bolsillo del pijama, cosa que, aunque ya estoy acostumbrado, me sigue resultando muy molesta por lo abultado que es, el peso que tiene y que a veces lo olvidas y justo te acaban llamando o recibes algún correo o mensaje que olvidas mirar. A partir de ahora cuando nos levantemos solo habrá que despegar el Watch del cargador y ponerlo en nuestra muñeca, el solo se encargará de notificarnos todo automáticamente y tomar y aportar datos de una manera mas automática, discreta, personal y continua.

Las chicas aun no lo ven necesario, pero en unos años o quizás antes lo descubrirán y lo querrán tanto o mas que nosotros. Pero lo cierto es que a los chicos nos mata la impaciencia y cada vez que sale algo nuevo se nos hace interminable la espera, como si no hubiera un mañana ¿Y si no pudiera disfrutar de este increíble dispositivo nunca? ¡Lo queremos ya!