El ecosistema de Apple

No podemos negarlo, para disfrutar de un dispositivo de Apple tenemos que disponer de todo su ecosistema. Apple vive de vender hardware y tiene que vendernos todo: el iPhone, el Mac, el iPad, el Apple TV, el Apple Watch y los AirPods. De hecho cualquier producto de Apple nos proporciona una experiencia tan buena que acabamos cayendo en la tentación de comprar otra cosa de Apple, es el llamado efecto halo.

Apple marca la diferencia

Pero está claro que detrás de la manzana no solo hay accionistas avariciosos y economistas inquietos, también hay usuarios fieles a la marca como tú y como yo, que trabajan no sólo por conseguir un gran producto sino también por mejorar un producto que ellos mismos disfrutan a diario y que les gustaría que fuera aún mejor. He aquí entonces la gran diferencia entre Apple y cualquier otra marca, además de ser una marca que fabrica hardware dedicado y software propio, sus empleados usan los productos a diario durante su vida personal, no porque se vean obligados, sino porque lo adoran tanto o más que nosotros los usuarios fanáticos de la marca. Es por esta razón por la que Apple fábrica dispositivos tan dispares que trabajan en conjunto formado todo un ecosistema que a todos se nos antoja caro de mantener al día.

Ciclos de renovación 

Cualquier otra marca intenta crear el todo en uno para vendértelo todo de golpe y cosechar algún que otro pequeño éxito. Pongamos como ejemplo la Surface de Microsoft o cualquier tableta laptop del mercado, o también las Phablets, esos híbridos entre smartphone y tableta. Apple en cambio te vende un Mac para trabajar, un iPad para complementar a tu Mac en el trabajo o disfrutar del ocio en casa, un iPhone para tenerlo todo en movimiento, un Apple Watch como satélite del iPhone y un Apple TV para la televisión del hogar. Esto se traduce en miles de euros para completar ese ecosistema con un margen de 2 años para renovar el iPhone, 4 para renovar el iPad y 6 para renovar el Mac. Si, a priori es un gran desembolso pero a la larga es una gran inversión en la mayoría de los casos porque son productos muy bien fabricados, con materiales de primera por fuera y por dentro, con un soporte posventa digno y actualizaciones de software constantes que permiten que todos estos dispositivos no suelan dar problemas. 

¿Porque cuesta tanto comprar?

Cualquier usuario normal se enfrenta siempre a varios problemas: primero el económico, segundo el moral y en tercer lugar el miedo al cambio. El problema económico es por culpa de la competencia que ofrece siempre productos más baratos y también por el desinterés del usuario por la informática y el mundo digital en general, esto último se dá cada vez menos ya que las nuevas generaciones de usuarios tienen una mentalidad diferente y lo tienen más asumido. El problema moral es más común de lo que nos imaginamos, hay gente que considera inmoral pagar 800€ por un teléfono móvil, y ya no solo esto, es que además se avergüenzan de hacerlo por el que dirán los demás, en vez de gastar tanto… cómprale a tus hijos más ropa o apadrina un niño del tercer mundo, cada cual tiene su opinión y obra en conciencia como quiere, pero es la realidad, nos enfrentamos continuamente a situaciones que nos hacen pensarlo dos veces, aunque realmente no está definido ningún comportamiento como bueno o malo, somos nosotros realmente quienes nos juzgamos a nosotros mismos. Y por último el desinterés por la informática en usuarios más mayores es algo completamente normal, con la vejez nos cuesta más asumir las nuevas tecnologías y obviamente aunque se supone que tenemos más dinero, o al menos tenemos la vida más resuelta no somos capaces de tirarlo en un aparato tan moderno.

Tu vida conectada 

Pero ya no es solo el tenerlo todo y que Apple quiera encasquetarnos todos sus productos para hacer el agosto, es lo bien que funciona todo conectado como si fuera magia. Cuando salgo de casa nunca olvido el iPhone, creo que nadie ya lo hace, pero es que el Apple Watch me lo pongo todos los días cuando me levanto y me está todo el día informando de mi actividad física, la de mis amigos, las notificaciones, el tiempo, etc. Si alguien me llama rápidamente busco mis AirPods y utilizó uno de ellos para contestar la llamada rápidamente, así puedo seguir haciendo lo que sea sin que se me canse la mano de sujetar el iPhone en la oreja. Luego cuando cuelgo me apetece escuchar un podcast o alguna lista de reproducción, me pongo el otro AirPod y desde el Apple Watch con la multitarea o alguna complicación de música accedo rápidamente y selecciono la lista que quiero escuchar. Llegó la hora de trabajar con el Mac o el iPad, me voy a Bluetooth y seleccionó los AirPods para seguir controlando la música desde aquí. Ahora, me vuelven a llamar por teléfono y lo cojo en el Mac o el iPad directamente, sin tener que buscar el iPhone, y contesto los mensajes desde aquí también, por su puesto. Ahora me apetece escuchar mis listas en el equipo de música del salón que tengo conectado al Apple TV, así que enciendo el equipo y por AirPlay envío el sonido al Apple TV que tengo conectado a la tele, o directamente con el mando a distancia del Apple TV me voy a la aplicación de música donde tengo todas mis listas sincronizadas. Si tenemos equipos de la marca Sonos podremos enviar el sonido por AirPlay directamente sin tener que encender la tele y el Apple TV, ademas podremos crear un sistema de sonido inalámbrico por toda casa con varios de estos altavoces. Todo funciona en armonía y sincronizado por lo que disfrutaremos y nos sentiremos realmente muy afortunados de tenerlo todo, aunque siempre sentiremos la envidia y algo de cargo de conciencia del vecino que mira con recelo lo bien que nos lo hemos montado y la cantidad de dinero que hemos malgastado. 

Renovarse o morir

Lo peor es empezar, dar el salto a Apple es duro al principio por el desembolso inicial y el cambio de interface en el sistema operativo. Apple nos lo hace todo más fácil, pero entenderlo al principio es complicado, parece como que todo está al revés, ya vengas de Windows o Android, es el mismo lío al final. Pero el tiempo lo cura todo y cuando comprendes la filosofía de Apple es cuando empiezas a desear otros productos de la compañía. Lo mejor es ir poco a poco para que no se convierta tu vida en una pesadilla, y también para no gastar tanto dinero de golpe. Si realmente queremos estar al día de todo y nos gusta Apple porque disfrutamos todo a tope, te acabas dando cuenta del mercado de segunda mano que tenemos tan grande y bueno. Si dispones de todo el ecosistema, montándotelo bien, podrás ir renovándolo todo poco a poco por la mitad de un sueldo milieurista. Si, por 500€ podrás cambiar cada 2 años de iPhone, cada 4 años de iPad y cada 6 de Mac, incluso té sobra para un Apple Watch cada 3 años. Si vendes tu iPhone por eBay cada 2 años y lo haces justo en el momento oportuno necesitarás 200€, es decir 100€ al año. Para un iPad a los 4 años unos 400€ que serán otros 100€ anuales. Para renovar un Mac de gama media o baja unos 600€, o sea otros 100€ anuales. Y nos sobran 200€ de esos 500€ para un Apple Watch cada 3 años. Si os fijáis cada producto de Apple disminuye su valor unos 100€ al año, pero la esperanza de vida de cada uno es diferente y la inversión no se hará cada año en todos los productos. Una vez hayamos invertido en todo el ecosistema de Apple, si nos gusta podremos mantenerlo al día por muy poco. Esto no quita que por el camino nos encontremos con problemas y la garantía es solo de 2 años. En el caso del iPhone estaremos siempre cubiertos por la garantía si renovamos cada dos años, esta renovación es la más corta ya que el iPhone lo usamos todos los días y sufre más que un iPad o un Mac. También tenemos que tener en cuenta que debemos de proteger nuestro dispositivos con una buena funda, las mejores las de Apple, porque si no lo hacemos y se cae al suelo nuestro dispositivo tendremos que pagar el daño nosotros ya que la garantía no lo cumbre.

Un mundo de accesorios

Los accesorios son otro mundo, tenemos que tener cuidado con lo que compramos ya que volvemos a lo mismo: si gastamos poco obtendremos un mal resultado y por tanto una mala inversión. Yo siempre prefiero los de Apple porque tienen más calidad y están mejor adaptados a sus dispositivos, como es lógico. Comprar fundas protectoras, cables, auriculares, adaptadores es un gasto extra que habrá que asumir sin más remedio, pero que valorando realmente el uso que vayamos a darle y eligiendo bien el producto no tiene porque ser demasiado. Olvídate de vender los accesorios de segunda mano, probablemente no te den nada o una cantidad ridícula, quizás si están en buen estado y vendes muchos a la vez consigas algo digno.

Vende y compra

También es importante saber cuando vender porque por unos días si te despistas tu dispositivo puede bajar de valor. Hay que estar pendiente de las presentaciones de Apple, de la Apple Store y de la fecha de lanzamiento de cada producto. La página web Macsale te dice el valor de tu dispositivo y hay otras web te dicen incluso los años de vida que le quedan a tu dispositivo o el estado de la batería, los ciclos, etc. 

En definitiva…

Si te lo curras un poco, puedes disfrutar de todo un ecosistema Apple si arruinarte, otra cosa será el que dirán los demás cuando te vean con la manzana por todos lados, creerán que te ha tocado la lotería o que te dedicas a negocios de relativa legalidad.

Smart Connector III

¿Creíais que ya se me había olvidado el tema Smart Connector? Pues no, pese a rumores y desmentirás sigo creyendo que este año tendremos a la venta un iPhone Pro con Smart Connector, abriendo así un nuevo mundo de posibilidades para nuestros súper terminales. 

Esta vez se me ha ocurrido algo que Apple debería de lanzar sobre la marcha y no esperar meses o años para sacarlo. Se trata de nuevo de una funda pero esta vez con almacenamiento extra. Por ejemplo una funda de piel que engordara un poco nuestro terminal pero que duplicara la memoria de nuestro querido iPhone, si por ejemplo tenemos un iPhone de 256GB podríamos duplicar hasta obtener 512GB de almacenamiento, algo increíble hoy día para un Smart Phone. Además gracias a que está fabricado por Apple podría implementarse perfectamente en el sistema y prescindir de una aplicación para acceder a este almacenamiento, de una manera limpia y sin darnos cuenta ampliaríamos la memoria de nuestro iPhone, y claro está, esto se podría extrapolar al iPad. 

Como veis las posibilidades del Smart Connector son enormes. Apple ha abierto casi sin darnos cuenta un nuevo mundo para los usuarios de iOS y veremos muchas cosas tremendamente interesantes en el futuro. Imaginaos un accesorio que convirtiera nuestro iPad Pro en un portátil añadiendo bateria extra, más almacenamiento e incluso puertos USB, sería increíble ¿verdad? O como ya os conté antes, un monitor 4K en el que podamos insertar un iPhone y usarlo a modo de ordenador de sobremesa.  

Eso sí, los accesorios de Apple siempre son los mejores ya que su implementación es súper limpia y no dependen de aplicaciones de terceros, lo cual supone una gran ventaja. 

Si se me ocurre algo más ya lo pondré por aquí ¡Saludos!

Planta un árbol 

No te cortes, planta un árbol y compártelo con los demás, el bosque es de todos… No en serio, hay que concienciarse con la naturaleza porque el cambio climático está ahí para hacernos papilla de aquí a unos años y como no hagamos algo ya esto se nos va a pique amigos míos…

Y no sólo hay que concienciarse con la naturaleza, también con hacer ejercicio, comer sano y equilibradamente y porque no… Dejar a un lado el iPhone y disfrutar de una amena conversación con la familia, ver una película comiendo palomitas, ponerte a estudiar en serio o trabajar esas 7 horas que al final se quedan en 6. Es decir, dejar a un lado Facebook, What’sApp, Marca y en mi caso los blogs y videojuegos y ponerse a la tarea, Luego habrá tiempo para darle al cacharrín. 

Y qué mejor manera de hacer descansar a nuestro querido iPhone mientras plantamos un árbol, aunque… como no está la cosa como para ponernos a plantar árboles de verdad, podremos hacerlo en el mismo iPhone, de manera virtual. Aunque suene algo redundante dejar el iPhone para plantar un árbol en el iPhone, no… No lo es, ya que mientras el árbol crece no podremos utilizar el móvil. ¿De qué estoy hablando? Estoy hablando de una aplicación para el iPhone que consiste en eso, en plantar árboles añadiendo un tiempo determinado por nosotros mismos para dejar a un lado el iPhone mientras hacemos una tarea con la que normalmente nos distraemos si tenemos al lado dicho iPhone. 

Yo por ejemplo dejo el tiempo por defecto, 25 minutos, que es justo el tiempo recomendado por la técnica Pomodoro, 25 minutos de trabajo y 5 de descanso. Mientras transcurren esos 25 minutos el árbol va creciéndo y si desbloqueamos el iPhone y salimos de la aplicación el árbol se marchitará y habrá que comenzar de nuevo. Lo bueno es que una vez más estamos gamificando una tarea ya que podremos repoblar todo un bosque de árboles reales y muy variopintos que iremos comprando conforme ganemos monedas que nos darán al cumplir con el tiempo empleado. 

“Con este mecanismo tan interesante desarrollarás tu sentido de la responsabilidad y lograras tus objetivos. Así, nuestros usarios dejaran de estar enganchados al móvil”.

La aplicación se llama Forest, cuesta 1,99€, está en español y tiene un diseño impecable. Es todo un gran placer utilizar esta App y de paso aprovechamos más el tiempo. La recomiendo.

Logitech Keys 2 Go

Esta Navidad he podido hacerme con el nuevo teclado bluetooth de Logitech, que así, a voz de pronto viene a ser una versión del teclado de la Surface de Microssoft para el iPad. Su tacto es increíble, es lo que más me llamó la atención cuando lo vi. En realidad no deja de ser un teclado más para tabletas pero su tacto y tamaño marcan la diferencia.

Yo tengo un iPad Mini, y compré un teclado bluetooth Ultra Thing de Logitech también, pero estaba muy mal fabricado, en dos piezas de plástico que resbalaban sobre cualquier superficie y que como principal característica tenía que podía servir de funda protectora para el iPad, imantada, aunque sí querías usar el teclado había que despegarla del mismo y situar el iPad Mini en la ranura que trae al efecto. El iPad Mini quedaba muy pegado al teclado, la inclinación no era la correcta y se hacía difícil trabajar con él. Al final acaba usando el teclado por separado, pero al no tener a penas peso, resbalaba tanto que al final usarlo se hacía muy desagradable.

El nuevo teclado de Logitech está mucho mejor, para empezar tiene el tamaño de un teclado real, aunque lo uses con el iPad Mini resulta mucho más cómodo escribir on este tamaño. El teclado va por separado, no se agarra por ningún lado al iPad, cosa que aunque a priori resulte más engorroso, finalmente lo hace mucho más cómodo ya que en realidad cuando escribimos en una tableta lo queremos hacer con las comodidades de una sobremesa, y no de un portátil.

El teclado es súper delgado y al ser la parte inferior de goma se agarra a cualquier superficie y no se mueve nada, pese a lo ligero que es. La superficie del mismo tiene un tacto como de terciopelo, muy agradable que confiere una gran calidad al mismo. Al mismo tiempo es robusto y consistente dando la sensación de un buen producto de calidad y duradero. Se conecta perfectamente mediante bluetooth a cualquiera tableta, teléfono, ordenador o media center y se puede llevar cómodamente en cualquier bolsa o bandolera. Se carga mediante un cable USB convencional y la batería dura 3 meses como la de cualquier otro teclado.

Sin duda es para mi gusto el teclado definitivo que usaré cada día para escribir con mi iPad Mini, además, viene con numerosas funciones de volumen, bloqueo, botón home, etc que harán más fácil su manejo y con los comandos parecerá que estás delante un Mac. También pienso usarlo con el Apple TV cuando salga la versión 9.3 de TvOS, convirtiendo la tele en casi otro ordenador personal.

Apple Watch Phone

Ya me ha pasado muchas veces, salgo de casa tranquilamente y voy a echar mano al iPhone en mi bolsillo, y no está. Mi reacción inmediata es usar el Apple Watch, pero enseguida recapacito y caigo en la cuenta que poco puedo hacer con él. Aún sabiéndolo, sigo creyendo que el Apple Watch es un dispositivo más, no un accesorio del iPhone, es como sentir las piernas después de una amputación. El Apple Watch ha nacido para ser un teléfono, la nueva generación de teléfonos ya no serán inteligentes sino de pulsera.

Un iPhone se puede olvidar en casa con gran facilidad, y ahora más que tenemos el Watch, ya que en él miramos las notificaciones, la hora, alarmas, recordatorios y eventos. Al final lo quieras o no el iPhone se queda encima de la mesa y cuando sales a la calle lo olvidas fácilmente. Si el Apple Watch fuera también un teléfono, aunque tuviera que hacer las llamadas con unos auriculares inalámbricos, un manos libres o a través del mini altavoz que tiene no me importaría, porque al fin y al cabo sería un teléfono y seguiría conectado al mundo. Si a esto le añadimos conexión a internet y GPS, ya no haría falta un iPhone casi. Y aquí es donde está el problema, un problema mayor incluso que el de la batería, porque el problema de la batería tiene fácil solución…

El problema principal es que el iPhone es el producto estrella de Apple, es el que mayores beneficios reporta a la compañía, es que más expectación genera, y es el que mejor fama le da a Apple. Vamos que sin el iPhone, Apple no sería la misma, estaría perdida. Por lo tanto si Apple lanza un Apple Watch con llamadas, modem 4G y GPS, aunque cueste 800€, se come al iPhone con patatas. Entonces ocurriría una catástrofe, porque el iPhone dejaría de tener sentido en nuestros bolsillos, la gente optaría por un iPad Mini como dispositivo portátil o un iPod Touch y se partiría el mercados en dos: los que seguirían usando el iPhone y los que se pasarían al Watch. A Apple no le traería cuenta fabricar el iPhone y dejaría plantado a un mercado que sigue queriendo el iPhone.

El futuro ya está marcado, sólo falta que el mercado se abra a este nuevo concepto y para ello Apple ha decidido lanzar este primer modelo de Apple Watch capado, dependiente del iPhone y sin autonomía propia. Pero a los que ya poseemos uno ya nos está cambiando el concepto, por eso a Apple le interesa vender muchos relojes, no por ganar pasta gansa, sino por cambiar la mente de sus dueños y lanzar cuanto antes su Apple Watch Phone, la madre nodriza de nuestra vida, nuestra conexión al mundo exterior, la fuente que alimentará todos nuestros dispositivos algún día.

El tema de la batería es un asunto menor que tiene fácil solución, por ejemplo, Apple puede lanzar en cualquier momento una correa que duplique la batería del reloj, de hecho ya lo ha hecho con la Smart Case para el iPhone 6s. El Apple Watch tarda una hora en cargar su batería por lo que tampoco supone un trastorno cargar un par de veces el reloj Al día cuando ya lo hacemos con el iPhone. La batería es lo de menos, lo demás sería el precio y partir en dos el mercado del iPhone que tantos beneficios reporta a Apple.

Hace unos días salió el ultimo resultado de los beneficios de Apple y el mercado del iPhone también está cayendo ¿Por que? Muy sencillo, porque todo el mundo ya tiene un iPhone, y funcionan tan bien que cada vez menos personas quieren cambiarlo por otro, entre otras cosas por el desembolso que conlleva y por comodidad, el mercado de consumo medio no quiere innovaciones en su teléfono, quiere seguridad, estabilidad y conservar sus archivos más preciados.

Es el momento de cambiar, hoy he podido leer una noticia que hablaba sobre la poca vida que les queda a las tarjetas SIM, sobre todo porque los relojes quieren ser teléfonos y una tarjeta SIM es imposible de meter en estos pequeños dispositivos. El mercado lo está empezando a pedir, ya son muchos millones de usuarios los que han dejado su iPhone en casa sin querer y se han visto frustrados al no poder hacer una llamada a través del Apple Watch.

Es muy probable que no veamos un iPhone 8, creo que el iPhone 7s será el último de su estirpe y a continuación veremos iPads de todos los tamaños y formas. Un iPad de 4, 6, 10 y 12 pulgadas para llevar en el bolsillo, la bandolera o una carpeta o mochila. El reloj será nuestro compañero inseparable, el que se ocupará de todo, nuestro asistente personal, el que controlará todos nuestros pasos y nos guiará allá donde vallamos.

Las aplicaciones para el Apple Watch nunca despegarán ya que están muy limitadas, merman la batería del reloj y la mayoría de ellas intentan sustituir a las nativas de Apple que funcionan mucho mejor, no está aquí realmente el futuro del reloj de Apple, el futuro pasa por un teléfono, un modem, un GPS, Siri y las aplicaciones nativas de Apple. El Apple Watch no está muestro, no es un producto de nicho, es el futuro de Apple, de las telecomunicaciones y de los beneficios de Apple en un futuro a medio plazo.

Si el Apple Watch 2 incorporase un teléfono, modem y GPS con una batería cuya autonomía media fuera de un día y fuera capaz de conectarse a mi MacBook Air, mi iPad y cualquier otro dispositivo Apple a mi nombre, yo pagaría ahora mismo 800€ por él, así, al contado, sin pensármelo. Para empezar usaría mi iPad mini como sustituto del iPhone, pero si Apple lanzase un iPad WiFi de 4 ó 5 pulgadas por unos 400€ yo me lo compraría para seguir llevando en mi bolsillo mis aplicaciones y juegos favoritos.

¿Realmente le veis mas futuro al iPhone que al iPad? El iPod Touch sin duda está muerto, el iPad está pasando por un mal momento, pero en cuanto el Watch coja el mando de las operaciones, el iPad será sin duda la reina y el rey sin duda será el reloj, sino al tiempo…

Auriculares para zurdos

Resulta que existen auriculares para zurdos y he podido comprobarlo con mis nuevos Mpow bluetooth 4.1 que solo funcionan con el Apple Watch cuando lo llevas en la muñeca derecha, es decir, si eres zurdo. Aunque si no lo eres siempre puedes llevar encima el iPhone también, me refiero a la hora de salir a correr, pero no olvides ponerte el brazalete deportivo de el brazo derecho porque si no nada de nada, y todo esto se debe a que el receptor bluetooth de dichos auriculares se encuentra en la oreja derecha y si llevas el emisor en el lado opuesto al salir a correr se corta la conexión continuamente, lo cual hace insufrible escuchar música mientras corres.

Por lo demás no puedo quejarme ya que solo me han costado 20€ en Amazon, que es quien los fabrica y comercializa. El sonido no está nada mal, aunque hay que tener los oídos bien cerrados por los tapones que incorpora, si no es así a lo mejor necesitas cambiarlos por unos mas grandes o quizás más pequeños, que la misma caja incorpora. Lo mejor es que se acoplan súper bien a la cabeza, no se mueven absolutamente nada, la música siempre se oye igual por mucho que te muevas.

Los auriculares incorporan un mando en el auricular derecho desde el cual podemos responder a una llamada, colgar la misma, ajustar el volumen y controlar la música. La batería dura 8 horas y 1 una semana en reposo lo cual hace que te olvides de estar todo el día cargando. Si estás en casa tranquilamente se oyen bien hasta una distancia de 10 metros incluso a través de pareces. Lo que no llevan muy bien es el movimiento, que es precisamente para lo que se supone que están hechos.

Los tapones aíslan mucho, pero tampoco demasiado, lo cual me gusta ya que no me escucho el pulso ni la respiración, y se agradece la verdad. Otra cosa mala es su fragilidad, están hechos de un plástico malo que los hacen frágiles y los tornillos al no ser de aluminio acaban oxidándose con el sudor a la larga, según he leído. También el mando a distancia acaba fallando al mojarse con el sudor haciéndolo definitivamente inservible.

Otra cosa buena es que puedes parear hasta dos dispositivos, una voz en off y en inglés te avisa de que se ha establecido la conexión. La conexión es rápida y limpia. Cuando te los pruebes por primera vez te resultare extraño como quedan, no los fuerces porque son muy frágiles y podrían romperse. Deja que ellos mismo se amolden a tu cabeza y tus oídos. Los uso para realizar las tareas del hogar, para hacer spinning, para cocinar, hasta me voy al cuarto de baño con ellos y son tan cómodos y ligeros que apenas los sientes y puedo hasta cambiarme de ropa con ellos puestos, increíble.

Yo de momento estoy contento, pese a tener que llevar el iPhone encima, en el lado derecho, para evitar las interferencias, y pese a que nada mas sacarlo de la caja se le cayó un tornillo, y estoy contento porque son muy cómodos, no se oyen nada mal, son hiper baratos y definitivamente no tengo que pelearme con los cables. Con el tiempo quizás me haga con unos PowerBeats, pero por ahora la hucha no da para más, 200€ me parece excesivo.

La era inteligente

El otro día hacía referencia al Apple Watch con respecto a lo que para mí sería imprescindible en él, lo que realmente le daría un valor, un sentido y una función en el ecosistema de Apple. Hasta la fecha sólo tenemos dispositivos duplicados, triplicados e incluso cuadriplicados porque tenemos un iPhone con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestra aplicación del tiempo, nuestra biblioteca de fotos, etc; y nuestro iPad con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestro… y un Mac con lo mismo otra vez y ahora el Apple Watch comienza a tenerlo todo otra vez. Al final el consumidor que no es tonto se plantea comprar un solo producto y mandar el resto a paseo, y que mejor producto que un iPhone que lo tiene absolutamente todo incluido un módem 4G y una aplicación para hacer llamadas con la SIM de nuestro operador favorito. El iPhone es un producto con una potencia incuestionable que incluso se puede conectar a un monitor externo o un televisor con un cable HDMI por ejemplo y usarlo como un ordenador ¿Y para que queremos más? Efectivamente, comprar mas dispositivos es tirar el dinero, es por ello por lo que han comenzado a descender las ventas del iPad y del mercado de tablets en general puesto que esto mismo está ocurriendo en Android también y más ahora con móviles de pantallas mastodónticas y cámaras de fotos que rózan el acabado profesional.

Bien pues esto puede que cambie de aquí a poco, Apple lo está haciendo ya o va a comenzar a hacerlo de aquí a nada. El Apple Watch a nacido dependiente del iPhone y aunque ahora va a poder portar aplicaciones nativas va a seguir siendo una pieza clave en el ecosistema de Apple. Seguramente los ingenieros de Apple habrán puesto todos sus dispositivos sobre la mesa y el jefe habrá dicho, vamos a organizarnos… El iPhone es un móvil que dispone de GPS, 4G, WiFi y lo llevamos siempre encima, él será el encargado de rastrear todo el día donde nos encontramos, el encargado de buscar redes WiFi y conexión a redes móviles, también será nuestro dispositivo de bolsillo en el que haremos cualquier tipo de consulta, jugaremos o trabajaremos sentados en el parque o en el metro. El Apple Watch es el ayudante, el se va a encargar de medir nuestros pasos y de informarnos en cada momento, será nuestro asistente, el que nos guíe durante todo el día, él nos dirá si va a llover, si tenemos que ir a trabajar, que turno tenemos, cuanto tiempo vamos a tardar según el tráfico, donde se encuentra nuestra familia, si falta leche en el frigo y si hemos apagado todas las luces de casa. Parte de esta información estará gestionada por el Apple TV, este será nuestro mayordomo en casa, el sereno que nos abrirá la puerta y nos pondrá al día de las tareas del hogar, de las películas y series que aún no hemos visto, de la temperatura interior y del trabajo que debamos terminar en casa. El nuevo Apple TV sería una especie de servidor personal capaz de detectar todos los dispositivos que hay en casa y repartir las tareas a cada uno. Por ejemplo, estoy en el sofá, leyendo un blog en Reeder con mi iPad Mini y le digo a mi Apple Watch “Oye Siri”, “Quiero escuchar música”… si en ese momento tengo los auriculares puestos en el iPad Mini comenzaría a sonar la música en ellos, pero si no sonaría por los altavoces del mismo iPAd Mini, o sonaría por el Apple TV a través de los altavoces conectados a ellos o por un Airport Express, según la cercanía a la que nos encontremos. Si tenemos el iPad conectado a unos altavoces Bluetooth o auriculares se escuharía en ellos entonces. En el mismo sofá donde nos encontramos el Apple Watch nos informaría del tiempo que nos queda antes de salir de casa para ir al trabajo, analizaría el tráfico, si está lloviendo y las tareas a completar antes de salir. Por ejemplo, me vibraría el reloj, giro muñeca y el mismo me dice te queda media hora para salir y tienes que comer y vestirte. Llegamos a casa y el Apple Watch me informa que tenemos 3 mensajes sin leer, 30 artículos favoritos sin leer y 2 capítulos pendientes de nuestra serie favorita, pero antes nos hace una sugerencia para cenar dependiendo de los ingredientes disponibles en casa. No hace falta tener un sensor en el frigorífico para ello, sólo una lista que iremos tachando conforme acabemos y volveremos a tachar cuando compremos de nuevo. También tendremos nuestra lista de recetas organizadas en el iPad con los ingredientes que necesitamos y el tiempo que necesitamos para hacerlo.

El iPad quedaría en este caso relegado a la vida en el hogar, a la cocina, los juegos, la lectura y el trabajo incluso fuera de casa, en cuna cafetería, el tren o el avión haciendo una discriminación de las aplicaciones según la red en la que nos encontremos. La inteligencia cobraría un papel muy importante y repartiría las tareas según cuando y donde nos encontremos. Así por ejemplo si vamos conduciendo nuestro coche en ningún momento el Apple Watch nos enviaría una notificación de Real Racing por ejemplo anunciando una nueva actualización. Si estamos en la red del trabajo tampoco lo haría y si por el contrario nos encontráramos en casa tampoco lo haría del trabajo. Si estamos sentados frente al Mac en nuestro despacho de casa, trabajando, las notificaciones no llegarían al Mac para no entretenernos ni distraernos, solo llegarían las importantes al Apple Watch con una leve vibración y sin sonido. A la hora de acostarnos la alarma se fijaría automáticamente según el horario de trabajo que tenemos al día siguiente y las tareas a realizar antes. Si el reloj se queda en la muñeca sonaría una primera alarma silenciosa en forma de vibración para no molestar a la parienta, que nos despertaría en un ciclo de sueño adecuado para no comenzar el día con mal pie. Si no le hacemos mucho caso y seguimos acostados el Apple Watch volvería a intentarlo con una alarma con sonido e iría aumentando el volumen poco a poco, si seguimos acostados la alarma comenzaría a sonar en el Apple Watch de la parienta hasta que por fin nos pusiéramos en pie. Si por el contrario el Apple Watch está en la mesilla de noche sonaría directamente con una alerta sonora. Al levantarnos si es fin de semana y tenemos por costumbre poner música con el desayuno, el Apple TV se encargará de ello.

Todo esto es posible hoy día, solo se requiere un software actualizado en nuestros dispositivos y a Apple le interesa vendernos todo su arsenal así que no descarto que todo esto sea posible en breve y si a además le añadimos Apple Car Play, el futuro coche de Apple que ya se encuentra horneándose en el cuartel general de Cupertino, sin a penas darnos cuenta lo tendremos todo con nosotros muy pronto. También será posible vivir esta experiencia sólo con un iPhone por ejemplo, o con un iPhone y un Apple Watch también, pero no será lo mismo.

Me cambio al 5S

Si señoras y señores, acabo de volver a hacer plan renove de mi iPhone, he pasado del iPhone 5 al 5S, que estupidez ¿verdad? Pues no tanto ya que lo he comprado restaurado y he vendido el mío a un precio nada despreciable teniendo en cuenta los 2 años y medio que tenía ya el terminal.

Y sin duda nada entupido pensar que ahora mi iPhone tiene 64 bits y Touch ID, y por su puesto una mejor lente en la cámara y un flash duo tono. Ya era hora, por fin puedo grabar a cámara lenta los vídeos de mi hija, no tiene precio.

Pero la diferencia real esta sin duda en los 64 bits y la memoria RAM, es increíblemente más rápido y se nota en los gráficos de los juegos 3D e incluso en las pulsaciones del teclado ¡Todo va más rápido! La batería sigue siendo un castigo en este iPhone, y ahora que todavía estoy descargando toda mi fototeca se nota, vaya si se nota.

Y el co-procesador M7, se me olvidaba. Ahora puedo medir mis pasos mientras trabajo, o hago mi vida personal, es increíble lo poco que consume comparado con el iPhone 5.

Nada mas, solo deciros que pienso hacer lo mismo en unos meses, cuando salga el iPhone 6S, entonces daré el salto al 6 y luego ya veremos…