Feliz 2018

Que poco nos queda para terminar este 2017 y que mejor día que hoy para rebobinar un poco y recordar todo lo que Apple nos ha dado este año.

Y una vez más el iPhone es el rey, y más este año con el décimo aniversario, de ahí que el nuevo iPhone haya sido El X, un dispositivo adelantado a su tiempo con la tecnología Face ID que no ha dejado a nadie indiferente y ese diseño tan radicalmente diferente a su antecesor, el iPhone 8, que ha salido también en este 2017 y que aunque sus ventas no han sido las mejores, promete mucho con su carga inalámbrica y velocidad de proceso. Los precios son los que deberían bajar para que Apple recupere un poco esas ventas que se han estancado.

El iPad Pro o el iMac Pro son otros dos grandes productos que hemos visto este año y que no pasarán inadvertidos en 2018, precios altos, muy altos, pero tecnología de otro planeta. El Apple TV y el Apple Watch dos que no han evolucionado casi nada este año, al menos en diseño e interface del sistema, pero que aportan grandes novedades como es una batería de 2 días en el caso del Watch y 4K HDR en el nuevo Apple TV.

Los MacBook, Mac Mini, iMac y iPad se quedan para el año que viene y el HomePod pues va a ser que también, son las grandes promesas del 2018 que buenas nuevas nos traerá como la fusión de iOS en MacOS, nos espera una primavera de infarto y un verano eterno esperando los nuevos sistemas que cambiarán nuestras vidas un año más y nos hará sentir diferentes 😉

Soy súper

Acabo de ver el primer capítulo de la serie Súper Girl, no soy muy amigo del cine fantástico pero estaba cansado de ver series dramáticas y me apetecía ver algo que me entretuviera y de paso me alegrara un poco el día, que bastantes dramas ya tenemos en la vida. El caso es que llevo bastante sin escribir por aquí y tenía ganas de volver, y precisamente en este gran puente, que es la fiesta nacional de España quería aprovechar el tiempo libre y ponerme de nuevo. Y ha sido esta serie la que me ha iluminado para escribir este artículo, y es que tener un Apple Watch te hace súper.

Llevo 7 días sin mi Apple Watch y lo hecho mucho de menos porque el Apple Watch como cualquier producto de Apple es mágico y te hace sentir especial. La verdad que desde que no escribo aquí he puesto los pies en la tierra y me he dado cuenta de que Apple no es perfecta, falla tanto como cualquier otra. Es el espíritu de Jobs o lo que queda de él lo que nos mantiene a algunos con esa ilusión, el que nos hace sentir diferentes y ver sus productos como mágicos “Is Magic!”. Lo cierto es que algo me queda de ese espíritu y no quiero perderlo. Tras quedarme sin Apple Watch una semana me he dado cuenta de que no sólo es un dispositivo imprescindible, no es un simple reloj, es un aparato que llevas en la muñeca y te da poderes, y cuando lo pierdes te sientes como si te lo hubieran arrebatado. Cualquiera que tenga uno sabrá de lo que hablo, pero para los que no lo saben os contaré algunas de las cosas que es capaz de hacer este pequeño dispositivo de muñeca:

Para empezar te avisa de cualquier evento cercano, te notifica los mensajes que lleguen en tu iPhone, puedes hacer casi todo a base de comandos de voz con Siri, te recuerda cualquier cosa que hayas olvidado, te avisa si llueve, puedes controlar la música y la tele, encender bombillas y apagarlas, medir la frecuencia cardiaca, los pasos y la energía que gastas, si has dormido bien esta noche, te ayuda a hacer ejercicio, te mueve por la ciudad y te avisa cuando llegará el próximo tren, te pide un taxi o te busca un vuelo, incluso puede decirte a que hora es el partido de tu equipo favorito o el resultado del último partido.

El Apple Watch es ese producto mágico que te mantiene conectado continuamente y de manera discreta sin que nadie lo note. Es algo que llevas siempre encima y te facilita mucho la vida, y es tan fácil e intuitivo de utilizar que te costará aprender a utilizarlo menos, aun si cabe, que un iPhone, iPad o Mac. Hay quien dice que será el sustituto del iPhone, ese dispositivo que sustituirá a su vez al Mac. Pero la realidad es que ya lo hace, casi sin darnos cuenta acabamos haciendo casi todo con él y dejamos el resto de tareas para el viejo iPhone que ya ha cumplido sus 10 añitos.