El ecosistema de Apple

No podemos negarlo, para disfrutar de un dispositivo de Apple tenemos que disponer de todo su ecosistema. Apple vive de vender hardware y tiene que vendernos todo: el iPhone, el Mac, el iPad, el Apple TV, el Apple Watch y los AirPods. De hecho cualquier producto de Apple nos proporciona una experiencia tan buena que acabamos cayendo en la tentación de comprar otra cosa de Apple, es el llamado efecto halo.

Apple marca la diferencia

Pero está claro que detrás de la manzana no solo hay accionistas avariciosos y economistas inquietos, también hay usuarios fieles a la marca como tú y como yo, que trabajan no sólo por conseguir un gran producto sino también por mejorar un producto que ellos mismos disfrutan a diario y que les gustaría que fuera aún mejor. He aquí entonces la gran diferencia entre Apple y cualquier otra marca, además de ser una marca que fabrica hardware dedicado y software propio, sus empleados usan los productos a diario durante su vida personal, no porque se vean obligados, sino porque lo adoran tanto o más que nosotros los usuarios fanáticos de la marca. Es por esta razón por la que Apple fábrica dispositivos tan dispares que trabajan en conjunto formado todo un ecosistema que a todos se nos antoja caro de mantener al día.

Ciclos de renovación 

Cualquier otra marca intenta crear el todo en uno para vendértelo todo de golpe y cosechar algún que otro pequeño éxito. Pongamos como ejemplo la Surface de Microsoft o cualquier tableta laptop del mercado, o también las Phablets, esos híbridos entre smartphone y tableta. Apple en cambio te vende un Mac para trabajar, un iPad para complementar a tu Mac en el trabajo o disfrutar del ocio en casa, un iPhone para tenerlo todo en movimiento, un Apple Watch como satélite del iPhone y un Apple TV para la televisión del hogar. Esto se traduce en miles de euros para completar ese ecosistema con un margen de 2 años para renovar el iPhone, 4 para renovar el iPad y 6 para renovar el Mac. Si, a priori es un gran desembolso pero a la larga es una gran inversión en la mayoría de los casos porque son productos muy bien fabricados, con materiales de primera por fuera y por dentro, con un soporte posventa digno y actualizaciones de software constantes que permiten que todos estos dispositivos no suelan dar problemas. 

¿Porque cuesta tanto comprar?

Cualquier usuario normal se enfrenta siempre a varios problemas: primero el económico, segundo el moral y en tercer lugar el miedo al cambio. El problema económico es por culpa de la competencia que ofrece siempre productos más baratos y también por el desinterés del usuario por la informática y el mundo digital en general, esto último se dá cada vez menos ya que las nuevas generaciones de usuarios tienen una mentalidad diferente y lo tienen más asumido. El problema moral es más común de lo que nos imaginamos, hay gente que considera inmoral pagar 800€ por un teléfono móvil, y ya no solo esto, es que además se avergüenzan de hacerlo por el que dirán los demás, en vez de gastar tanto… cómprale a tus hijos más ropa o apadrina un niño del tercer mundo, cada cual tiene su opinión y obra en conciencia como quiere, pero es la realidad, nos enfrentamos continuamente a situaciones que nos hacen pensarlo dos veces, aunque realmente no está definido ningún comportamiento como bueno o malo, somos nosotros realmente quienes nos juzgamos a nosotros mismos. Y por último el desinterés por la informática en usuarios más mayores es algo completamente normal, con la vejez nos cuesta más asumir las nuevas tecnologías y obviamente aunque se supone que tenemos más dinero, o al menos tenemos la vida más resuelta no somos capaces de tirarlo en un aparato tan moderno.

Tu vida conectada 

Pero ya no es solo el tenerlo todo y que Apple quiera encasquetarnos todos sus productos para hacer el agosto, es lo bien que funciona todo conectado como si fuera magia. Cuando salgo de casa nunca olvido el iPhone, creo que nadie ya lo hace, pero es que el Apple Watch me lo pongo todos los días cuando me levanto y me está todo el día informando de mi actividad física, la de mis amigos, las notificaciones, el tiempo, etc. Si alguien me llama rápidamente busco mis AirPods y utilizó uno de ellos para contestar la llamada rápidamente, así puedo seguir haciendo lo que sea sin que se me canse la mano de sujetar el iPhone en la oreja. Luego cuando cuelgo me apetece escuchar un podcast o alguna lista de reproducción, me pongo el otro AirPod y desde el Apple Watch con la multitarea o alguna complicación de música accedo rápidamente y selecciono la lista que quiero escuchar. Llegó la hora de trabajar con el Mac o el iPad, me voy a Bluetooth y seleccionó los AirPods para seguir controlando la música desde aquí. Ahora, me vuelven a llamar por teléfono y lo cojo en el Mac o el iPad directamente, sin tener que buscar el iPhone, y contesto los mensajes desde aquí también, por su puesto. Ahora me apetece escuchar mis listas en el equipo de música del salón que tengo conectado al Apple TV, así que enciendo el equipo y por AirPlay envío el sonido al Apple TV que tengo conectado a la tele, o directamente con el mando a distancia del Apple TV me voy a la aplicación de música donde tengo todas mis listas sincronizadas. Si tenemos equipos de la marca Sonos podremos enviar el sonido por AirPlay directamente sin tener que encender la tele y el Apple TV, ademas podremos crear un sistema de sonido inalámbrico por toda casa con varios de estos altavoces. Todo funciona en armonía y sincronizado por lo que disfrutaremos y nos sentiremos realmente muy afortunados de tenerlo todo, aunque siempre sentiremos la envidia y algo de cargo de conciencia del vecino que mira con recelo lo bien que nos lo hemos montado y la cantidad de dinero que hemos malgastado. 

Renovarse o morir

Lo peor es empezar, dar el salto a Apple es duro al principio por el desembolso inicial y el cambio de interface en el sistema operativo. Apple nos lo hace todo más fácil, pero entenderlo al principio es complicado, parece como que todo está al revés, ya vengas de Windows o Android, es el mismo lío al final. Pero el tiempo lo cura todo y cuando comprendes la filosofía de Apple es cuando empiezas a desear otros productos de la compañía. Lo mejor es ir poco a poco para que no se convierta tu vida en una pesadilla, y también para no gastar tanto dinero de golpe. Si realmente queremos estar al día de todo y nos gusta Apple porque disfrutamos todo a tope, te acabas dando cuenta del mercado de segunda mano que tenemos tan grande y bueno. Si dispones de todo el ecosistema, montándotelo bien, podrás ir renovándolo todo poco a poco por la mitad de un sueldo milieurista. Si, por 500€ podrás cambiar cada 2 años de iPhone, cada 4 años de iPad y cada 6 de Mac, incluso té sobra para un Apple Watch cada 3 años. Si vendes tu iPhone por eBay cada 2 años y lo haces justo en el momento oportuno necesitarás 200€, es decir 100€ al año. Para un iPad a los 4 años unos 400€ que serán otros 100€ anuales. Para renovar un Mac de gama media o baja unos 600€, o sea otros 100€ anuales. Y nos sobran 200€ de esos 500€ para un Apple Watch cada 3 años. Si os fijáis cada producto de Apple disminuye su valor unos 100€ al año, pero la esperanza de vida de cada uno es diferente y la inversión no se hará cada año en todos los productos. Una vez hayamos invertido en todo el ecosistema de Apple, si nos gusta podremos mantenerlo al día por muy poco. Esto no quita que por el camino nos encontremos con problemas y la garantía es solo de 2 años. En el caso del iPhone estaremos siempre cubiertos por la garantía si renovamos cada dos años, esta renovación es la más corta ya que el iPhone lo usamos todos los días y sufre más que un iPad o un Mac. También tenemos que tener en cuenta que debemos de proteger nuestro dispositivos con una buena funda, las mejores las de Apple, porque si no lo hacemos y se cae al suelo nuestro dispositivo tendremos que pagar el daño nosotros ya que la garantía no lo cumbre.

Un mundo de accesorios

Los accesorios son otro mundo, tenemos que tener cuidado con lo que compramos ya que volvemos a lo mismo: si gastamos poco obtendremos un mal resultado y por tanto una mala inversión. Yo siempre prefiero los de Apple porque tienen más calidad y están mejor adaptados a sus dispositivos, como es lógico. Comprar fundas protectoras, cables, auriculares, adaptadores es un gasto extra que habrá que asumir sin más remedio, pero que valorando realmente el uso que vayamos a darle y eligiendo bien el producto no tiene porque ser demasiado. Olvídate de vender los accesorios de segunda mano, probablemente no te den nada o una cantidad ridícula, quizás si están en buen estado y vendes muchos a la vez consigas algo digno.

Vende y compra

También es importante saber cuando vender porque por unos días si te despistas tu dispositivo puede bajar de valor. Hay que estar pendiente de las presentaciones de Apple, de la Apple Store y de la fecha de lanzamiento de cada producto. La página web Macsale te dice el valor de tu dispositivo y hay otras web te dicen incluso los años de vida que le quedan a tu dispositivo o el estado de la batería, los ciclos, etc. 

En definitiva…

Si te lo curras un poco, puedes disfrutar de todo un ecosistema Apple si arruinarte, otra cosa será el que dirán los demás cuando te vean con la manzana por todos lados, creerán que te ha tocado la lotería o que te dedicas a negocios de relativa legalidad.