Soy súper

Acabo de ver el primer capítulo de la serie Súper Girl, no soy muy amigo del cine fantástico pero estaba cansado de ver series dramáticas y me apetecía ver algo que me entretuviera y de paso me alegrara un poco el día, que bastantes dramas ya tenemos en la vida. El caso es que llevo bastante sin escribir por aquí y tenía ganas de volver, y precisamente en este gran puente, que es la fiesta nacional de España quería aprovechar el tiempo libre y ponerme de nuevo. Y ha sido esta serie la que me ha iluminado para escribir este artículo, y es que tener un Apple Watch te hace súper.

Llevo 7 días sin mi Apple Watch y lo hecho mucho de menos porque el Apple Watch como cualquier producto de Apple es mágico y te hace sentir especial. La verdad que desde que no escribo aquí he puesto los pies en la tierra y me he dado cuenta de que Apple no es perfecta, falla tanto como cualquier otra. Es el espíritu de Jobs o lo que queda de él lo que nos mantiene a algunos con esa ilusión, el que nos hace sentir diferentes y ver sus productos como mágicos “Is Magic!”. Lo cierto es que algo me queda de ese espíritu y no quiero perderlo. Tras quedarme sin Apple Watch una semana me he dado cuenta de que no sólo es un dispositivo imprescindible, no es un simple reloj, es un aparato que llevas en la muñeca y te da poderes, y cuando lo pierdes te sientes como si te lo hubieran arrebatado. Cualquiera que tenga uno sabrá de lo que hablo, pero para los que no lo saben os contaré algunas de las cosas que es capaz de hacer este pequeño dispositivo de muñeca:

Para empezar te avisa de cualquier evento cercano, te notifica los mensajes que lleguen en tu iPhone, puedes hacer casi todo a base de comandos de voz con Siri, te recuerda cualquier cosa que hayas olvidado, te avisa si llueve, puedes controlar la música y la tele, encender bombillas y apagarlas, medir la frecuencia cardiaca, los pasos y la energía que gastas, si has dormido bien esta noche, te ayuda a hacer ejercicio, te mueve por la ciudad y te avisa cuando llegará el próximo tren, te pide un taxi o te busca un vuelo, incluso puede decirte a que hora es el partido de tu equipo favorito o el resultado del último partido.

El Apple Watch es ese producto mágico que te mantiene conectado continuamente y de manera discreta sin que nadie lo note. Es algo que llevas siempre encima y te facilita mucho la vida, y es tan fácil e intuitivo de utilizar que te costará aprender a utilizarlo menos, aun si cabe, que un iPhone, iPad o Mac. Hay quien dice que será el sustituto del iPhone, ese dispositivo que sustituirá a su vez al Mac. Pero la realidad es que ya lo hace, casi sin darnos cuenta acabamos haciendo casi todo con él y dejamos el resto de tareas para el viejo iPhone que ya ha cumplido sus 10 añitos.

El ecosistema de Apple

No podemos negarlo, para disfrutar de un dispositivo de Apple tenemos que disponer de todo su ecosistema. Apple vive de vender hardware y tiene que vendernos todo: el iPhone, el Mac, el iPad, el Apple TV, el Apple Watch y los AirPods. De hecho cualquier producto de Apple nos proporciona una experiencia tan buena que acabamos cayendo en la tentación de comprar otra cosa de Apple, es el llamado efecto halo.

Apple marca la diferencia

Pero está claro que detrás de la manzana no solo hay accionistas avariciosos y economistas inquietos, también hay usuarios fieles a la marca como tú y como yo, que trabajan no sólo por conseguir un gran producto sino también por mejorar un producto que ellos mismos disfrutan a diario y que les gustaría que fuera aún mejor. He aquí entonces la gran diferencia entre Apple y cualquier otra marca, además de ser una marca que fabrica hardware dedicado y software propio, sus empleados usan los productos a diario durante su vida personal, no porque se vean obligados, sino porque lo adoran tanto o más que nosotros los usuarios fanáticos de la marca. Es por esta razón por la que Apple fábrica dispositivos tan dispares que trabajan en conjunto formado todo un ecosistema que a todos se nos antoja caro de mantener al día.

Ciclos de renovación 

Cualquier otra marca intenta crear el todo en uno para vendértelo todo de golpe y cosechar algún que otro pequeño éxito. Pongamos como ejemplo la Surface de Microsoft o cualquier tableta laptop del mercado, o también las Phablets, esos híbridos entre smartphone y tableta. Apple en cambio te vende un Mac para trabajar, un iPad para complementar a tu Mac en el trabajo o disfrutar del ocio en casa, un iPhone para tenerlo todo en movimiento, un Apple Watch como satélite del iPhone y un Apple TV para la televisión del hogar. Esto se traduce en miles de euros para completar ese ecosistema con un margen de 2 años para renovar el iPhone, 4 para renovar el iPad y 6 para renovar el Mac. Si, a priori es un gran desembolso pero a la larga es una gran inversión en la mayoría de los casos porque son productos muy bien fabricados, con materiales de primera por fuera y por dentro, con un soporte posventa digno y actualizaciones de software constantes que permiten que todos estos dispositivos no suelan dar problemas. 

¿Porque cuesta tanto comprar?

Cualquier usuario normal se enfrenta siempre a varios problemas: primero el económico, segundo el moral y en tercer lugar el miedo al cambio. El problema económico es por culpa de la competencia que ofrece siempre productos más baratos y también por el desinterés del usuario por la informática y el mundo digital en general, esto último se dá cada vez menos ya que las nuevas generaciones de usuarios tienen una mentalidad diferente y lo tienen más asumido. El problema moral es más común de lo que nos imaginamos, hay gente que considera inmoral pagar 800€ por un teléfono móvil, y ya no solo esto, es que además se avergüenzan de hacerlo por el que dirán los demás, en vez de gastar tanto… cómprale a tus hijos más ropa o apadrina un niño del tercer mundo, cada cual tiene su opinión y obra en conciencia como quiere, pero es la realidad, nos enfrentamos continuamente a situaciones que nos hacen pensarlo dos veces, aunque realmente no está definido ningún comportamiento como bueno o malo, somos nosotros realmente quienes nos juzgamos a nosotros mismos. Y por último el desinterés por la informática en usuarios más mayores es algo completamente normal, con la vejez nos cuesta más asumir las nuevas tecnologías y obviamente aunque se supone que tenemos más dinero, o al menos tenemos la vida más resuelta no somos capaces de tirarlo en un aparato tan moderno.

Tu vida conectada 

Pero ya no es solo el tenerlo todo y que Apple quiera encasquetarnos todos sus productos para hacer el agosto, es lo bien que funciona todo conectado como si fuera magia. Cuando salgo de casa nunca olvido el iPhone, creo que nadie ya lo hace, pero es que el Apple Watch me lo pongo todos los días cuando me levanto y me está todo el día informando de mi actividad física, la de mis amigos, las notificaciones, el tiempo, etc. Si alguien me llama rápidamente busco mis AirPods y utilizó uno de ellos para contestar la llamada rápidamente, así puedo seguir haciendo lo que sea sin que se me canse la mano de sujetar el iPhone en la oreja. Luego cuando cuelgo me apetece escuchar un podcast o alguna lista de reproducción, me pongo el otro AirPod y desde el Apple Watch con la multitarea o alguna complicación de música accedo rápidamente y selecciono la lista que quiero escuchar. Llegó la hora de trabajar con el Mac o el iPad, me voy a Bluetooth y seleccionó los AirPods para seguir controlando la música desde aquí. Ahora, me vuelven a llamar por teléfono y lo cojo en el Mac o el iPad directamente, sin tener que buscar el iPhone, y contesto los mensajes desde aquí también, por su puesto. Ahora me apetece escuchar mis listas en el equipo de música del salón que tengo conectado al Apple TV, así que enciendo el equipo y por AirPlay envío el sonido al Apple TV que tengo conectado a la tele, o directamente con el mando a distancia del Apple TV me voy a la aplicación de música donde tengo todas mis listas sincronizadas. Si tenemos equipos de la marca Sonos podremos enviar el sonido por AirPlay directamente sin tener que encender la tele y el Apple TV, ademas podremos crear un sistema de sonido inalámbrico por toda casa con varios de estos altavoces. Todo funciona en armonía y sincronizado por lo que disfrutaremos y nos sentiremos realmente muy afortunados de tenerlo todo, aunque siempre sentiremos la envidia y algo de cargo de conciencia del vecino que mira con recelo lo bien que nos lo hemos montado y la cantidad de dinero que hemos malgastado. 

Renovarse o morir

Lo peor es empezar, dar el salto a Apple es duro al principio por el desembolso inicial y el cambio de interface en el sistema operativo. Apple nos lo hace todo más fácil, pero entenderlo al principio es complicado, parece como que todo está al revés, ya vengas de Windows o Android, es el mismo lío al final. Pero el tiempo lo cura todo y cuando comprendes la filosofía de Apple es cuando empiezas a desear otros productos de la compañía. Lo mejor es ir poco a poco para que no se convierta tu vida en una pesadilla, y también para no gastar tanto dinero de golpe. Si realmente queremos estar al día de todo y nos gusta Apple porque disfrutamos todo a tope, te acabas dando cuenta del mercado de segunda mano que tenemos tan grande y bueno. Si dispones de todo el ecosistema, montándotelo bien, podrás ir renovándolo todo poco a poco por la mitad de un sueldo milieurista. Si, por 500€ podrás cambiar cada 2 años de iPhone, cada 4 años de iPad y cada 6 de Mac, incluso té sobra para un Apple Watch cada 3 años. Si vendes tu iPhone por eBay cada 2 años y lo haces justo en el momento oportuno necesitarás 200€, es decir 100€ al año. Para un iPad a los 4 años unos 400€ que serán otros 100€ anuales. Para renovar un Mac de gama media o baja unos 600€, o sea otros 100€ anuales. Y nos sobran 200€ de esos 500€ para un Apple Watch cada 3 años. Si os fijáis cada producto de Apple disminuye su valor unos 100€ al año, pero la esperanza de vida de cada uno es diferente y la inversión no se hará cada año en todos los productos. Una vez hayamos invertido en todo el ecosistema de Apple, si nos gusta podremos mantenerlo al día por muy poco. Esto no quita que por el camino nos encontremos con problemas y la garantía es solo de 2 años. En el caso del iPhone estaremos siempre cubiertos por la garantía si renovamos cada dos años, esta renovación es la más corta ya que el iPhone lo usamos todos los días y sufre más que un iPad o un Mac. También tenemos que tener en cuenta que debemos de proteger nuestro dispositivos con una buena funda, las mejores las de Apple, porque si no lo hacemos y se cae al suelo nuestro dispositivo tendremos que pagar el daño nosotros ya que la garantía no lo cumbre.

Un mundo de accesorios

Los accesorios son otro mundo, tenemos que tener cuidado con lo que compramos ya que volvemos a lo mismo: si gastamos poco obtendremos un mal resultado y por tanto una mala inversión. Yo siempre prefiero los de Apple porque tienen más calidad y están mejor adaptados a sus dispositivos, como es lógico. Comprar fundas protectoras, cables, auriculares, adaptadores es un gasto extra que habrá que asumir sin más remedio, pero que valorando realmente el uso que vayamos a darle y eligiendo bien el producto no tiene porque ser demasiado. Olvídate de vender los accesorios de segunda mano, probablemente no te den nada o una cantidad ridícula, quizás si están en buen estado y vendes muchos a la vez consigas algo digno.

Vende y compra

También es importante saber cuando vender porque por unos días si te despistas tu dispositivo puede bajar de valor. Hay que estar pendiente de las presentaciones de Apple, de la Apple Store y de la fecha de lanzamiento de cada producto. La página web Macsale te dice el valor de tu dispositivo y hay otras web te dicen incluso los años de vida que le quedan a tu dispositivo o el estado de la batería, los ciclos, etc. 

En definitiva…

Si te lo curras un poco, puedes disfrutar de todo un ecosistema Apple si arruinarte, otra cosa será el que dirán los demás cuando te vean con la manzana por todos lados, creerán que te ha tocado la lotería o que te dedicas a negocios de relativa legalidad.

Mis imprescindibles

Ya no puedo vivir sin ellos, los uso cada día a todas horas y los sigo queriendo como el primer día.

Hablo del iPhone 7 de 128GB, los 2 GB de RAM, el 3D Touch, el Taptic Engine, el Touch ID, el estabilizador óptico, de la resistencia al agua y como no esos 128GB imposibles de llenar lo hacen para mi una herramienta totalmente imprescindible en mi vida ya que es mi iPad, mi Mac y mi teléfono, es decir, lo es todo.

Hablo también del Apple Watch, un gran aliado del iPhone, su mano derecha: las notificaciones, la App de actividad, el control de Apple Music, predicción del tiempo, las alarmas, el temporizador, el cronómetro, las esferas modulares, las correas intercambiables, la corona digital, la carga por inducción, etc… es decir, todo un mundo de posibilidades que hacen aún más interesante, si cabe, al iPhone.

Hablo también de los nuevos miembros de la familia, los AirPods, esos grandes que son tan pequeños que apenas los sientes, salvo por el cosquilleo de sus bajos en tus oídos, esos que acarician hora tras hora tus sentidos, con una batería inagotable, la caja para guardarlos ¡Parece magia! Es un placer llevarlos, es un placer usarlos y es un placer guardarlos, solo quiero salir a la calle y ponérmelos.

Hablo de la Smart Battery Case, solo para el iPhone 7, con la que tendrás más del doble de batería, es decir, que podrás usar el iPhone sin parar durante el todo el día, SIN PARAR, TODO EL DÍA, y te sobrará al final del día, TE SOBRARÁ. Todavía no puedo creerlo. Además, el iPhone y la funda se cargan con un mismo cable, a la vez, dando prioridad siempre al iPhone, quiero decir que el iPhone se carga primero y se descarga el último, de forma automática, sin que tengas que hacer nada, más del doble de batería, INCREÍBLE. Un iPhone que no se queda sin batería, el sueño de cualquiera.

Hablo de Apple Music, un servicio de música perfecto, que está actualizándose continuamente con TOOODA la música, TODA. Descarga, borra, vuelve a descargar, crea infinitas listas, y si te cansas siempre hay algo nuevo para escuchar. Es como ser rico y permitirte un disco cada día o diez, los que quieras y con mucha calidad, chapeau !

Hablo de Netflix, tu serie favorita al instante, con ADSL, con fibra, 3G o LTE, que más da, ahí lo tienes todo, en tu iPhone, faltan horas al día y días a la semana para verlo todo, sigue viéndolo en la tele luego, con el Apple TV, el Chromecast, el iPad, el Mac, etc. El precio, de risa y puedes descargar, borrar y volver a descargar todo lo que quieras, ver una serie en mitad de la calle, en la cama o en la cocina, HD o 4K, donde quieras y como quieras, un placer, digno de los dioses.

Y ya no es cada una de ellas, son todas juntas: guardar cientos de episodios, miles de canciones, y grabar cientos de vídeos de 1080p a 60 fps para luego verlos tranquilamente, sin problemas de batería, controlar la reproducción o enviar un mensaje con el Apple Watch mientras lo ves y escuchas todo y con unos AirPods que no molestan en tus oídos y cuya batería parece inagotable. Todo esto es el ecosistema de Apple y funciona, tan bien que parece mentira, el primer día, el segundo, la semana siguiente, 2 meses después y 4 años más tarde ¡Esto es Apple!

Protege tu Apple Watch

Tras más de un año de uso del Applek Watch he podido saber de primera mano los puntos débiles de este dispositivo y me siento bastante afortunado de haber conseguido que mi Apple Watch siga prácticamente intacto, aunque nunca se sabe, no estamos libres de que ocurra cualquier cosa. Así que he decidido comprarme una funda de silicona, de la marca Spigen, y en color transparente.

El mayor punto débil del reloj es la pantalla, sin lugar a dudas, pero para dañarla hace falta o bien tener mala suerte, o bien ser una persona muy descuidada. Por eso hay fundas también de Spigen que protegen toda la caja, incluida la pantalla. Esto tiene también su lado malo, ya que el cristal de la funda no es tan bueno como el del Apple Watch y se acaba rayando con cualquier roce que le demos. Yo ya le he dado más de un roce a mi pantalla sin protección y no tengo ni una raya, es muy resistente. Otra cosa es que al ponértelo se te caiga de la muñeca al suelo, entonces sí la caída es desafortunada lo más probable es que se rompa.

En cambio en el caso del Apple Watch Sport, que tiene una caja de aluminio, sí que puede salir perjudicado con cualquier roce o un golpe pequeño, y más el modelo en negro, ya que es de aluminio anodizado y con nada le puedes hacer un piquete o abollarlo, y se desluce mucho.

Como yo soy un usuario cuidadoso he decidido ponerle esta funda de silicona solo para proteger la caja de aluminio, y cuando me voy a trabajar, que es cuando más descuido y más expuesto está a golpes. Y le sienta como un guante, estoy muy contento porque no lo desluce para nada, al revés, lo hace mas interesante y cambia bastante su aspecto, con lo que parece que tengo un reloj nuevo. Si a esta funda transparente le añades una correa de silicona de color, puede quedar bastante bonito, pese a ser la caja en aluminio negro.

Su material es bastante bueno, llevo dos meses usándola y la pongo y quito cada día, y todavía, he de decir, que no he notado desgaste alguno en ella ni holgura, es increíble. Es fácil de poner, primero introduces la parte de la corona y el botón de encendido y luego la parte opuesta. Entra fácilmente y sale igualmente bien, eso sí, tendrás que quitar la correa antes y ponerla luego después.

Su precio no es para nada caro, en Amazon está normalmente rebajada. Yo la recibí en un par de días y no me he arrepentido de comprarla.

Algunos clientes de Amazon se han quejado de que se pone amarillenta con el tiempo, y tienen razón. Yo personalmente la uso cuando le voy a dar guerra, así que quizás no me importe tanto si esta un poco amarillenta. El resto del tiempo lo tengo sin la funda.

También he leído quejas de que el polvo se almacena entre la funda y el armazón, cierto. Pero ya os digo, yo la pongo y la quito cada día y limpio ambas partes.

En definitiva, una funda pensada para proteger la caja de aluminio de nuestro Apple Watch de rayas y piquetes a un precio razonable, con la calidad de Spijen y para usar y quitar, no dejarla mucho tiempo puesto ya que podría ensuciar mucho la caja y acabar dañandola. 

Quiero unos SmartPods

Año 2018, Apple lanza el Apple Watch 4, la segunda generación del reloj de Apple con conexión LTE, el primero realmente autónomo, ya no necesitaremos un iPhone para usarlo al 100%, con el Apple Watch todo es posible. Todo el mundo se está acostumbrado a usarlo y cada vez más usuarios hacen llamadas con él, así que tenemos “one more thing”, si… Apple lanza por fin unos nuevos EarPods y no son Beats, ahora son inalámbricos y están especialmente pensados para ser usados con el nuevo Apple Watch dotado con el nuevo Bluetooth más veloz, energético y estable. 

Estos nuevos EarPods suponen un nuevo concepto de auriculares que entran en la categoría “wearable” ya que se llevan colgados en el cuello a modo de colgante o collar y son tan elegantes que podríamos combinarlo con cualquier prenda, bien deportiva o bien más elegante. Definitivamente Apple se está adentrando en el mundo de la moda y ahora lo hace con algo tan necesario hoy día como unos auriculares inalámbricos. Parece una locura pero ya somos muchos los que salimos sin nuestro iPhone de casa pero nos gusta escuchar música con el Watch o realizar alguna llamada que otra. Llevar encima unos auriculares inalámbricos supone un trasto más que al final dejas o te olvidas en casa.

El dispositivo en concreto consiste en unos elegantes auriculares en diferentes colores a juego con los ya existentes para el Watch que disponen de un cordón intercambiable de acero, nylon, plata e incluso oro. Dicho cordón se une por el extremo como ya es costumbre mediante un iman a modo de broche. No disponen de botón alguno, simplemente se apagan solos cuando se abrochan y se encienden en cuestión de un instante al desabrocharlos conectándose por Bluetooth sobre la marcha. 

El diseño no es sólo cuestión de elegancia, también aporta comodidad y sencillez a la hora de usarlo. Según nos cuenta Cook es tan cómodo que apenas recuerdas llevarlo puesto y se conectan tan rápido que responder una llamada desde el Watch es toda una experiencia. Además incorporan una cajita de transporte como la de los antiguos EarPods que sirven de cargador haciéndolo por inducción y en tan solo un par de horas. Desde luego este nuevo accesorio dar mucho que hablar y por tan solo 120€ convertirás tu Apple Watch en un auténtico dispositivo independiente y podrás usarlos también con tu iPhone, iPad u otro aparato con conexión bluetooth.

Esta es una idea que se me ha ocurrido usando mi Apple Watch mientras caminaba y realizaba una llamada con él hoy, no sería descabellado que en un par de años viéramos algo parecido ¿Os lo imagináis?

La correa de Nylon

¡Esto sí que es una pijada en toda regla! Una correa original de Apple para el reloj, valorada en nada menos que 59€ ¡Casi nada! Y muy contento que estoy con ella porque cambia bastante el reloj, ahora parece más elegante y no tan Sport. La cuestión era dejar la correa de silicona para hacer deporte y el trabajo en el que suelo sudar mucho y a veces hay mucho polvo. Cuando llego a casa me ducho y me pongo esta nueva de Nylon que pega con todo, ya que al ser negra y gris casa con todo. Al final Apple se está saliendo con la suya y ha convertido un dispositivo electrónico, en principio para frikis, en un objeto de moda y salud ¡El negocio está en las correas! Y es que la calidad de Apple es innegable. Haber, hay miles de correas de todas las formas y precios pero no duran nada, se rompen, se descascarillan, se les cae la pintura, etc. Esta correa de Nylon la puedes mojar, la puedes rozar, golpear que no le pasa nada. El otro día se me manchó de sangre con un pequeño corte que me hice afeitándome y con una toallita se quitó sin problemas. 

Es una correa mucho más ligera, da la sensación que estuviera hecha de papel y el reloj parece hasta más barato, como si fuera de plástico malo. En realidad la caja del reloj no pesa nada, todo el peso se lo lleva la correa de silicona, y no me quiero ni imaginar lo que pesará con una de acero. La hebilla es de acero pintada en negro y es mucho más fácil de colocar en la muñeca, incluso a oscuras sin ver nada no supone ningún trabajo encontrar el agujero y cerrarla. A la hora de meter la correa en el reloj he de decir que está muy duro al principio, pero a fuerza de hacerlo muchas veces se ablanda y acaba encajando a la perfección. Este enganche que tiene al reloj es de plástico y sale directamente de la correa a la que está enganchado tan fuerte que por mucha fuerza que hagamos no se resiente para nada, ni cede. 

Con la correa de silicona cuesta más acostumbrarse al cierre y a veces me he llevado más de un susto al creer que se me caía el reloj al suelo por no enganchar a la primera en el agujero correcto. No con esto quiero decir que la de silicona sea una mala correa, todo lo contrario, es súper cómoda y bonita, pero lo cierto que está más destinada al ejercicio, cosa para la que está hecha este modelo de Apple Watch Sport, y que debido a su precio más bajo a tenido más éxito que el modelo de acero. Es por ello entonces que Apple ha decidido sacar correas de Nylon para conseguir que sin dejar de ser un reloj deportivo nos lo podamos poner cuando salgamos algo más arreglados. Está claro que Apple ha dado en el clavo con estas correas y aunque muchos las critiquen por su alto precio y diseño, son de alta calidad y se ajustan perfectamente a cualquier modelito que llevemos puesto.

Apple Watch Phone

Ya me ha pasado muchas veces, salgo de casa tranquilamente y voy a echar mano al iPhone en mi bolsillo, y no está. Mi reacción inmediata es usar el Apple Watch, pero enseguida recapacito y caigo en la cuenta que poco puedo hacer con él. Aún sabiéndolo, sigo creyendo que el Apple Watch es un dispositivo más, no un accesorio del iPhone, es como sentir las piernas después de una amputación. El Apple Watch ha nacido para ser un teléfono, la nueva generación de teléfonos ya no serán inteligentes sino de pulsera.

Un iPhone se puede olvidar en casa con gran facilidad, y ahora más que tenemos el Watch, ya que en él miramos las notificaciones, la hora, alarmas, recordatorios y eventos. Al final lo quieras o no el iPhone se queda encima de la mesa y cuando sales a la calle lo olvidas fácilmente. Si el Apple Watch fuera también un teléfono, aunque tuviera que hacer las llamadas con unos auriculares inalámbricos, un manos libres o a través del mini altavoz que tiene no me importaría, porque al fin y al cabo sería un teléfono y seguiría conectado al mundo. Si a esto le añadimos conexión a internet y GPS, ya no haría falta un iPhone casi. Y aquí es donde está el problema, un problema mayor incluso que el de la batería, porque el problema de la batería tiene fácil solución…

El problema principal es que el iPhone es el producto estrella de Apple, es el que mayores beneficios reporta a la compañía, es que más expectación genera, y es el que mejor fama le da a Apple. Vamos que sin el iPhone, Apple no sería la misma, estaría perdida. Por lo tanto si Apple lanza un Apple Watch con llamadas, modem 4G y GPS, aunque cueste 800€, se come al iPhone con patatas. Entonces ocurriría una catástrofe, porque el iPhone dejaría de tener sentido en nuestros bolsillos, la gente optaría por un iPad Mini como dispositivo portátil o un iPod Touch y se partiría el mercados en dos: los que seguirían usando el iPhone y los que se pasarían al Watch. A Apple no le traería cuenta fabricar el iPhone y dejaría plantado a un mercado que sigue queriendo el iPhone.

El futuro ya está marcado, sólo falta que el mercado se abra a este nuevo concepto y para ello Apple ha decidido lanzar este primer modelo de Apple Watch capado, dependiente del iPhone y sin autonomía propia. Pero a los que ya poseemos uno ya nos está cambiando el concepto, por eso a Apple le interesa vender muchos relojes, no por ganar pasta gansa, sino por cambiar la mente de sus dueños y lanzar cuanto antes su Apple Watch Phone, la madre nodriza de nuestra vida, nuestra conexión al mundo exterior, la fuente que alimentará todos nuestros dispositivos algún día.

El tema de la batería es un asunto menor que tiene fácil solución, por ejemplo, Apple puede lanzar en cualquier momento una correa que duplique la batería del reloj, de hecho ya lo ha hecho con la Smart Case para el iPhone 6s. El Apple Watch tarda una hora en cargar su batería por lo que tampoco supone un trastorno cargar un par de veces el reloj Al día cuando ya lo hacemos con el iPhone. La batería es lo de menos, lo demás sería el precio y partir en dos el mercado del iPhone que tantos beneficios reporta a Apple.

Hace unos días salió el ultimo resultado de los beneficios de Apple y el mercado del iPhone también está cayendo ¿Por que? Muy sencillo, porque todo el mundo ya tiene un iPhone, y funcionan tan bien que cada vez menos personas quieren cambiarlo por otro, entre otras cosas por el desembolso que conlleva y por comodidad, el mercado de consumo medio no quiere innovaciones en su teléfono, quiere seguridad, estabilidad y conservar sus archivos más preciados.

Es el momento de cambiar, hoy he podido leer una noticia que hablaba sobre la poca vida que les queda a las tarjetas SIM, sobre todo porque los relojes quieren ser teléfonos y una tarjeta SIM es imposible de meter en estos pequeños dispositivos. El mercado lo está empezando a pedir, ya son muchos millones de usuarios los que han dejado su iPhone en casa sin querer y se han visto frustrados al no poder hacer una llamada a través del Apple Watch.

Es muy probable que no veamos un iPhone 8, creo que el iPhone 7s será el último de su estirpe y a continuación veremos iPads de todos los tamaños y formas. Un iPad de 4, 6, 10 y 12 pulgadas para llevar en el bolsillo, la bandolera o una carpeta o mochila. El reloj será nuestro compañero inseparable, el que se ocupará de todo, nuestro asistente personal, el que controlará todos nuestros pasos y nos guiará allá donde vallamos.

Las aplicaciones para el Apple Watch nunca despegarán ya que están muy limitadas, merman la batería del reloj y la mayoría de ellas intentan sustituir a las nativas de Apple que funcionan mucho mejor, no está aquí realmente el futuro del reloj de Apple, el futuro pasa por un teléfono, un modem, un GPS, Siri y las aplicaciones nativas de Apple. El Apple Watch no está muestro, no es un producto de nicho, es el futuro de Apple, de las telecomunicaciones y de los beneficios de Apple en un futuro a medio plazo.

Si el Apple Watch 2 incorporase un teléfono, modem y GPS con una batería cuya autonomía media fuera de un día y fuera capaz de conectarse a mi MacBook Air, mi iPad y cualquier otro dispositivo Apple a mi nombre, yo pagaría ahora mismo 800€ por él, así, al contado, sin pensármelo. Para empezar usaría mi iPad mini como sustituto del iPhone, pero si Apple lanzase un iPad WiFi de 4 ó 5 pulgadas por unos 400€ yo me lo compraría para seguir llevando en mi bolsillo mis aplicaciones y juegos favoritos.

¿Realmente le veis mas futuro al iPhone que al iPad? El iPod Touch sin duda está muerto, el iPad está pasando por un mal momento, pero en cuanto el Watch coja el mando de las operaciones, el iPad será sin duda la reina y el rey sin duda será el reloj, sino al tiempo…

Mi Apple Watch

Tras muchos meses con mi Apple Watch, n ome acuerdo cuantos, pero muchos, mi impresión ha mejorado un poco la verdad. Hubo unas primeras semanas de euforia predecible seguidas de un descenso ininterrumpido de la euforia hasta llegar realmente a plantearme vender el dispositivo por el poco uso, la escasez de aplicaciones y el rendimiento del mismo. Ahora me encuentro en una fase de incremento de satisfacción ya que los desarrolladores ya están mas desahogados con el iPhone 6S y su Touch 3D, con el nuevo iPad PRO y con el Apple TV 4, y por fin comienzan a verse apps nativas para el reloj que aportan esa dosis de usabilidad que los usuarios demandamos desde que prácticamente salió WatchOS 2, hacía falta desde luego apps para contabilizar nuestras tareas diarias, apps para reproducir podcast, apps para grabar notas con la voz, apps para responder mensajes, etc. Está claro que el Apple Watch 1 es un producto inacabado, un prototipo con una batería de escasa duración que impide sacar un rendimiento óptimo al procesador que opera en su interior, traduciéndose esto en lags continuos y tiempos de espera absurdos en un reloj de pulsera que traen como consecuencia la desesperación de tanto esperar sin resultado en el 50% de las veces y por ende salir a buscar el teléfono para completar la operación. Hay multitud de ventajas no obstante, esto y la esperanza de que alguna vez tanto Apple como los desarrolladores hagan su trabajo es lo que me hace no vender el reloj, sinceramente. Además, en cuanto salga un reloj que funcione en condiciones pienso vender el que tengo para, por un precio asequible, hacerme con el modelo nuevo. Es decir una vez que tienes ya un dispositivo es más fácil hacerte con una nueva versión vendiendo el modelo antiguo, cosa que no es lo mismo si partes de cero, el desembolso es mucho mayor.

Yo ahora estoy muy entretenido con Overcast para el Apple Watch que funciona mas bien mal, pero que cuando lo hace merece la pena ya que puedes controlar la velocidad de reproducción y que podcast quieres escuchar. También he comprado la app Fantastical que por fin me permite ver y editar mis recordatorios desde el reloj y que funciona algo mejor, aunque también falla de vez en cuando y fastidia mucho la verdad. Otra app que uso mucho es la Instapaper que hasta el momento no va mal. La App Things ha sacado hace muy poco su versión nativa para el Apple Watch y estoy francamente muy contento por lo bien que funciona y lo rápida que es, creo que es la mejor de todas las que han pasado por mi reloj. La verdad que después de WatchOS 2 la app música ha mejorado mucho y poco a poco van apareciendo complicaciones realmente útiles que sirven de vistazo rápido y acceso directo a la aplicación.

Ya os digo, no hay grandes mejoras por el momento, pero hay que ser fuerte y aguantar con él hasta futuras versiones que mejoraran a bien seguro, ya que el reloj es un dispositivo estupendo que realmente tiene una utilidad y aunque a priori parezca un capricho, se me hace cada día mas indispensable.

Siri, tenemos un problema

Tenemos un problema y grave que debe ser solucionado pronto. Me refiero al comportamiento de Siri en prácticamente el 80% de las veces que lo uso, y es que el asistente de voz de Apple, el que le da vida al Apple Watch funciona bien en muy pocas ocasiones hasta el punto de que resulta ya un suplicio usarlo. El problema es que Siri necesita una conexión continúa a internet y buena, porque con apenas cobertura puedo enviar un SMS o un simplemente mensaje de iMessage pero si no hay una excelente cobertura 3G, una comunicación Bluetooth de primera y una conexión WiFi alta y a gran velocidad, de nada sirve el asistente de voz.

El Apple Watch no tiene teclado, la pantalla es muy pequeña y resulta imposible escribir sobre ella. La gran característica del Apple Watch es que es un reloj inteligente, que es mucho más de lo que hace una pulsera de actividad física, si hay algo que caracteriza a Apple es que todo lo que fabrica funciona. En este caso no es así, Siri no funciona, y no parece que vaya a hacerlo en mucho tiempo por lo que el Apple Watch queda reducido a un simple artículo de moda y lujo.

Esta mañana he intentado enviar un mensaje más de 10 veces sin éxito, lo he probado todo, pero al final Siri se ha rendido y ni siquiera era capaz de recoger el texto que le iba dictando. Ya no es que sea problema solo de comunicación, es ya problema de software, así que si quieren realmente vender relojes que se apliquen el cuento porque si no les puede costar un verdadero fracaso.

En mi opinión en problema quedaría resuelto si Apple guardada las respuestas en el mismo dispositivo y las actualizará cuando se actualiza el sistema, de esta manera las respuestas serían mucho más rápidas cuando se prescinde de una buena conexión a internet y no se requiere su uso. Pero Apple se empeña en que hay que tener una buena comunicación siempre, y ese problema me temo que lo tendremos siempre, a no ser que Apple monte su propia operadora con n redes propias de comunicación y solucione el problema de usan vez por todas, hasta entonces poco habrá que hacer.

WatchOS 2

Después de recibir mi Apple Watch de reemplazo tras la mancha que surgió en la pantalla lo primero que he hecho ha sido instalar como no podía ser de otra manera la primera actualización de WatchOS 2 que trae algunas mejoras sobre todo en velocidad y estabilidad.

La descarga ha sido lenta, casi una hora de espera para tan sólo 512MB de peso. La actualización hay que hacerla desde la App del Apple Watch en el iPhone donde se descarga y luego es transferida al mismo por bluetooth. Para hacer dicha transferencia hay que poner a cargar el Apple Watch y además ha de estar al 50% de carga cómo mínimo para comenzar a hacer la transferencia. En ningún momento podemos desconectar el Apple Watch porque si no la transferencia se pausa y no avanza. El iPhone también es recomendable que se encuentre cerca del reloj ya que sino podría también interrumpirse la transferencia. Terminada esta, el Apple Watch comienza a instalar la actualización que tarda otra eternidad y culmina re-iniciando unas cuentas veces para rematar la faena.

Para comenzar el nuevo sistema operativo tarda lo mismo en iniciarse que la versión anterior presentando ahora una manzana completamente blanca sobre fondo negro, nada de degradados como ocurría antes, gracias a Jobs, o a Ive más bien.

Todo queda tal cual estaba y para ver los nuevos cambios hay que ponerse manos a la obra. Así de primeras notamos que el sistema en general va mas fluido, el menú de aplicaciones se mueve ahora mucho mejor y más rápido, si apretamos la corona estando en el menú de aplicaciones, la App reloj queda centrada en la esfera y ahora además se abre con la animación típica de zoom si tener que girar la corona, antes había que apretar la corona y después girar esta, ahora nos ahorramos un paso. Los vistazos ahora se cargan en el acto sin los molestos lags de antes, da igual que App abras, todas cargan rápido. En la App reloj es muy bonito girar la corona y ver la evolución del reloj en el tiempo y las complicaciones también, es una opción imprescindible que debería haber estado ahí desde el principio.

Las esferas ahora pueden colorearse no solo de manera multicolor sino en multitud de colores pastel a juego con las nuevas correas que en el caso de mi Apple Watch negro combinan todas muy bien y que además ahora puedo cambiar según el color de la camisa que lleve, estos colores son mucho mas atractivos que los chillones que venían por defecto en la anterior versión y me gustan incluso mas que la versión multicolor. Las esferas Time-lapse son muy bonitas y varían según la hora del día aunque no aportan ninguna información extra por lo que carecen de mucho sentido la verdad, ya puesto prefiero poner una foto de mi hija o un pase de diapositivas que quedan muy bien, se ven muy bonitas, sobre todo las más coloridas y con filtros.

El menú de reproducción de la música ahora ha mejorado con la opción de Beats 1 y para ti que pondrá música adecuada a tus gustos para que descubras nuevos temas. Ahora es más fácil seleccionar la fuente de audio y añadir a favoritos una canción. En el vistazo de batería ahora podemos seleccionar el dispositivo AirPlay o bluetooth que deseemos.

Cuando ponemos el reloj sobre la mesilla de noche el reloj cambia a modo horizontal sobre la pantalla y se ve más grande, visualizando también el día del mes y de la semana, la alarma que tengamos puesta, el modo avión o no molestar, y la barra circular de carga del dispositivo. Yo le he probado esta noche y con un leve toque del reloj, este lo detecta con el acelerómetro y se enciende enseguida. Lo mejor es la alarma, que 5 minutos antes hace que se encienda la pantalla aumentando el brillo al máximo hasta que suena la misma y puedes apagarla con el botón de acceso a contactos o aplazar la alarma 10 minutos con la corona. Muy bonito sin duda y efectivo, me gusta mucho esta novedad.

En cuanto a las aplicaciones nativas solo he podido probar iTranslate y StarWalk 2 puesto que las demás todavía no se han actualizado. Estas ciertamente van mucho más rápido, se nota, van como la seda, antes parecía que el Apple Watch era un modelo antiguo ya que tenía lags por todos lados, iba muy lento. iTranslate ahora detecta donde te encuentras y te traduce al idioma de la zona donde te encuentras automáticamente, además de presentar una complicación que te da acceso al micro diretamente para traducir cualquier cosa y si lo pones en la esfera modular puedes incluso ver traducciones de saludos, como bonjour o bonsoir por ejemplo en mi caso que vivo en Francia. Un detalle muy curioso que no sirve para mucho la verdad pero ahí queda, ya es más de lo que han hecho otros. StarWalk 2 tiene otra complicación con el porcentaje de visibilidad del cielo para ver las estrellas, muy práctico para los usuarios que tengan un telescopio y practiquen esta modalidad con frecuencia.

Además de todo esto ahora podemos hacer una llamada por FaceTime Audio desde el reloj, cosa que se agradece mucho la verdad. También podemos añadir más contactos en la ruleta en forma de páginas, personalizando cada una con nombres, como por ejemplo una para la familia, otra para trabajo y otra para amigos.

Poco a poco con el uso iré descubriendo alguna que otra cosa más, aunque no espero mucho más ya que se trata de un reloj, no es un teléfono ni una tableta, ni mucho menos una Mac, así que con lo visto vamos servidos este año y el que viene ya veremos.