El ecosistema de Apple

No podemos negarlo, para disfrutar de un dispositivo de Apple tenemos que disponer de todo su ecosistema. Apple vive de vender hardware y tiene que vendernos todo: el iPhone, el Mac, el iPad, el Apple TV, el Apple Watch y los AirPods. De hecho cualquier producto de Apple nos proporciona una experiencia tan buena que acabamos cayendo en la tentación de comprar otra cosa de Apple, es el llamado efecto halo.

Apple marca la diferencia

Pero está claro que detrás de la manzana no solo hay accionistas avariciosos y economistas inquietos, también hay usuarios fieles a la marca como tú y como yo, que trabajan no sólo por conseguir un gran producto sino también por mejorar un producto que ellos mismos disfrutan a diario y que les gustaría que fuera aún mejor. He aquí entonces la gran diferencia entre Apple y cualquier otra marca, además de ser una marca que fabrica hardware dedicado y software propio, sus empleados usan los productos a diario durante su vida personal, no porque se vean obligados, sino porque lo adoran tanto o más que nosotros los usuarios fanáticos de la marca. Es por esta razón por la que Apple fábrica dispositivos tan dispares que trabajan en conjunto formado todo un ecosistema que a todos se nos antoja caro de mantener al día.

Ciclos de renovación 

Cualquier otra marca intenta crear el todo en uno para vendértelo todo de golpe y cosechar algún que otro pequeño éxito. Pongamos como ejemplo la Surface de Microsoft o cualquier tableta laptop del mercado, o también las Phablets, esos híbridos entre smartphone y tableta. Apple en cambio te vende un Mac para trabajar, un iPad para complementar a tu Mac en el trabajo o disfrutar del ocio en casa, un iPhone para tenerlo todo en movimiento, un Apple Watch como satélite del iPhone y un Apple TV para la televisión del hogar. Esto se traduce en miles de euros para completar ese ecosistema con un margen de 2 años para renovar el iPhone, 4 para renovar el iPad y 6 para renovar el Mac. Si, a priori es un gran desembolso pero a la larga es una gran inversión en la mayoría de los casos porque son productos muy bien fabricados, con materiales de primera por fuera y por dentro, con un soporte posventa digno y actualizaciones de software constantes que permiten que todos estos dispositivos no suelan dar problemas. 

¿Porque cuesta tanto comprar?

Cualquier usuario normal se enfrenta siempre a varios problemas: primero el económico, segundo el moral y en tercer lugar el miedo al cambio. El problema económico es por culpa de la competencia que ofrece siempre productos más baratos y también por el desinterés del usuario por la informática y el mundo digital en general, esto último se dá cada vez menos ya que las nuevas generaciones de usuarios tienen una mentalidad diferente y lo tienen más asumido. El problema moral es más común de lo que nos imaginamos, hay gente que considera inmoral pagar 800€ por un teléfono móvil, y ya no solo esto, es que además se avergüenzan de hacerlo por el que dirán los demás, en vez de gastar tanto… cómprale a tus hijos más ropa o apadrina un niño del tercer mundo, cada cual tiene su opinión y obra en conciencia como quiere, pero es la realidad, nos enfrentamos continuamente a situaciones que nos hacen pensarlo dos veces, aunque realmente no está definido ningún comportamiento como bueno o malo, somos nosotros realmente quienes nos juzgamos a nosotros mismos. Y por último el desinterés por la informática en usuarios más mayores es algo completamente normal, con la vejez nos cuesta más asumir las nuevas tecnologías y obviamente aunque se supone que tenemos más dinero, o al menos tenemos la vida más resuelta no somos capaces de tirarlo en un aparato tan moderno.

Tu vida conectada 

Pero ya no es solo el tenerlo todo y que Apple quiera encasquetarnos todos sus productos para hacer el agosto, es lo bien que funciona todo conectado como si fuera magia. Cuando salgo de casa nunca olvido el iPhone, creo que nadie ya lo hace, pero es que el Apple Watch me lo pongo todos los días cuando me levanto y me está todo el día informando de mi actividad física, la de mis amigos, las notificaciones, el tiempo, etc. Si alguien me llama rápidamente busco mis AirPods y utilizó uno de ellos para contestar la llamada rápidamente, así puedo seguir haciendo lo que sea sin que se me canse la mano de sujetar el iPhone en la oreja. Luego cuando cuelgo me apetece escuchar un podcast o alguna lista de reproducción, me pongo el otro AirPod y desde el Apple Watch con la multitarea o alguna complicación de música accedo rápidamente y selecciono la lista que quiero escuchar. Llegó la hora de trabajar con el Mac o el iPad, me voy a Bluetooth y seleccionó los AirPods para seguir controlando la música desde aquí. Ahora, me vuelven a llamar por teléfono y lo cojo en el Mac o el iPad directamente, sin tener que buscar el iPhone, y contesto los mensajes desde aquí también, por su puesto. Ahora me apetece escuchar mis listas en el equipo de música del salón que tengo conectado al Apple TV, así que enciendo el equipo y por AirPlay envío el sonido al Apple TV que tengo conectado a la tele, o directamente con el mando a distancia del Apple TV me voy a la aplicación de música donde tengo todas mis listas sincronizadas. Si tenemos equipos de la marca Sonos podremos enviar el sonido por AirPlay directamente sin tener que encender la tele y el Apple TV, ademas podremos crear un sistema de sonido inalámbrico por toda casa con varios de estos altavoces. Todo funciona en armonía y sincronizado por lo que disfrutaremos y nos sentiremos realmente muy afortunados de tenerlo todo, aunque siempre sentiremos la envidia y algo de cargo de conciencia del vecino que mira con recelo lo bien que nos lo hemos montado y la cantidad de dinero que hemos malgastado. 

Renovarse o morir

Lo peor es empezar, dar el salto a Apple es duro al principio por el desembolso inicial y el cambio de interface en el sistema operativo. Apple nos lo hace todo más fácil, pero entenderlo al principio es complicado, parece como que todo está al revés, ya vengas de Windows o Android, es el mismo lío al final. Pero el tiempo lo cura todo y cuando comprendes la filosofía de Apple es cuando empiezas a desear otros productos de la compañía. Lo mejor es ir poco a poco para que no se convierta tu vida en una pesadilla, y también para no gastar tanto dinero de golpe. Si realmente queremos estar al día de todo y nos gusta Apple porque disfrutamos todo a tope, te acabas dando cuenta del mercado de segunda mano que tenemos tan grande y bueno. Si dispones de todo el ecosistema, montándotelo bien, podrás ir renovándolo todo poco a poco por la mitad de un sueldo milieurista. Si, por 500€ podrás cambiar cada 2 años de iPhone, cada 4 años de iPad y cada 6 de Mac, incluso té sobra para un Apple Watch cada 3 años. Si vendes tu iPhone por eBay cada 2 años y lo haces justo en el momento oportuno necesitarás 200€, es decir 100€ al año. Para un iPad a los 4 años unos 400€ que serán otros 100€ anuales. Para renovar un Mac de gama media o baja unos 600€, o sea otros 100€ anuales. Y nos sobran 200€ de esos 500€ para un Apple Watch cada 3 años. Si os fijáis cada producto de Apple disminuye su valor unos 100€ al año, pero la esperanza de vida de cada uno es diferente y la inversión no se hará cada año en todos los productos. Una vez hayamos invertido en todo el ecosistema de Apple, si nos gusta podremos mantenerlo al día por muy poco. Esto no quita que por el camino nos encontremos con problemas y la garantía es solo de 2 años. En el caso del iPhone estaremos siempre cubiertos por la garantía si renovamos cada dos años, esta renovación es la más corta ya que el iPhone lo usamos todos los días y sufre más que un iPad o un Mac. También tenemos que tener en cuenta que debemos de proteger nuestro dispositivos con una buena funda, las mejores las de Apple, porque si no lo hacemos y se cae al suelo nuestro dispositivo tendremos que pagar el daño nosotros ya que la garantía no lo cumbre.

Un mundo de accesorios

Los accesorios son otro mundo, tenemos que tener cuidado con lo que compramos ya que volvemos a lo mismo: si gastamos poco obtendremos un mal resultado y por tanto una mala inversión. Yo siempre prefiero los de Apple porque tienen más calidad y están mejor adaptados a sus dispositivos, como es lógico. Comprar fundas protectoras, cables, auriculares, adaptadores es un gasto extra que habrá que asumir sin más remedio, pero que valorando realmente el uso que vayamos a darle y eligiendo bien el producto no tiene porque ser demasiado. Olvídate de vender los accesorios de segunda mano, probablemente no te den nada o una cantidad ridícula, quizás si están en buen estado y vendes muchos a la vez consigas algo digno.

Vende y compra

También es importante saber cuando vender porque por unos días si te despistas tu dispositivo puede bajar de valor. Hay que estar pendiente de las presentaciones de Apple, de la Apple Store y de la fecha de lanzamiento de cada producto. La página web Macsale te dice el valor de tu dispositivo y hay otras web te dicen incluso los años de vida que le quedan a tu dispositivo o el estado de la batería, los ciclos, etc. 

En definitiva…

Si te lo curras un poco, puedes disfrutar de todo un ecosistema Apple si arruinarte, otra cosa será el que dirán los demás cuando te vean con la manzana por todos lados, creerán que te ha tocado la lotería o que te dedicas a negocios de relativa legalidad.

Se avecinan cambios

Cuando me decidí a comprar el nuevo Apple TV tenía una gran duda, si elegir el modelo de 32 ó el de 64GB. La verdad que aún sigo teniendo esa duda porque por más que busco y rebusco no encuentro la manera de saber cuanta memoria he consumido en juegos y aplicaciones. Esta es la diferencia con el resto, la despreocupación a la hora de organizar y mantener el Apple TV. La verdad que pese a tener grandes juegos el Apple TV, todavía miramos con recelo a la PS4 o XBOX ONE y sus increíbles juegos hiper realistas. Pienso que algún día el Apple TV tendrá estos juegos también y mejores ¿Y porque no ahora?

Son varias razones por las Apple aún no ha dado el paso. En primer lugar el Apple TV no tiene ni un año de vida, hay que comenzar desde abajo y luego ir subiendo, si no te das el batacazo. Segundo, Apple quiere plena compatibilidad entre dispositivos: me encanta jugar en mi Apple TV y seguir haciéndolo en mi iPhone, si no fuera así el Apple TV acabaría canibalizando las ventas del iPhone y iPad en cuando a juegos se refiere. Tercero, el procesador A9 actual no da más de sí y dudo que Apple quiera volver a Intel, más bien, a mi entender, los planes de Apple son justo lo contrario, no depender de Intel y fabricar sus propios chips para todo. Cuarto, para ponerse al nivel de las consolas Apple debería cambiar por completo su modelo de negocio de la App Store y negocio con los desarrolladores, sería un paso atrás que podría acabar con la App Store.

La solución la dará el tiempo, así que no esperéis grandes avances hasta por lo menos dentro de un par de generaciones más de Apple TV (Apple TV 7 más o menos). Para el 2018 aproximadamente ya tendremos el A12 que irá como un tiro y podrá competir con las grandes o ponerse al menos a su nivel. Por otro lado Apple ha comenzado a formar a desarrolladores en Italia y parece que acabara haciéndolo por todo el mundo, su misión a mi parecer será la de reclutar a desarrolladores para crear aplicaciones y juegos propios a otro nivel, es decir, aplicaciones profesionales para iOS y juegos de gran envergadura. Y partir de aquí lanzar una especie de servicio por suscripción de videojuegos que por un módico precio (10€ por ejemplo) nos ofrecería toda una amalgama de videojuegos de calidad, por ahí acabaría Apple matando al resto de competidores en este campo.

Y ya de camino esto pondría el broche de oro con esas aplicaciones Pro que encajarían perfectamente con la era post pc en la que Apple aún no ha despegado, aunque Tim Cook diga lo contrario. Me refiero a que por fin de crearían aplicaciones realmente profesionales a la altura de un Mac o un PC sobre iOS acabando definitivamente con OSX y claro que está también con la era Intel.

Pero ya os digo, que no esperéis esto para septiembre ni para el año que viene, hay que echarle muchas horas a esto y Apple hace las cosas despacio, ya sabéis, pero con buena letra. Además de que hoy por hoy no interesa ya que mataría mercados muy fructíferos que en un par de años acabarán siendo moribundos. Apple se mueve con el mercado porque es realmente quien lo maneja, los demás lanzan castillos al aire y nos anteponen el futuro pero no lanzan productos sólidos realmente, el resto de marcas realmente compiten en otra liga, la liga para venderle a Apple su materia prima, los usuarios son el mercado de Apple.

Adoro mi Apple TV

Si es cierto, acaba de llegar y ya lo adoro porque es un producto bastante acabado, mucho mejor que el Apple Watch, por ejemplo, o el iPad Pro.

El nuevo Apple TV es un producto definido con una tienda de aplicaciones consolidada que le aporta bastante madurez al dispositivo. Y queda mucho camino por recorrer todavía, hay miles de aplicaciones y juegos que aún no han sido adaptados y que lo serán muy pronto, es solo cuestión de tiempo.

Para empezar os pongo el ejemplo del juego de Real Racing 3, el juego gratuito de carreras por excelencia de iOS con unos gráficos impresionantes, cientos de carreras, multitud de circuitos y coches. El juego había perdido algo de fuelle en iOS por el modelo freemium con publicidad, y pago por ciertas ampliaciones, que sí son de pago. Pero la realidad es que jugar en un iPhone o iPad no es lo mismo que jugar en una pantalla de 32, 40 ó 50 pulgadas. Yo ahora estoy disfrutando de nuevo como un enano con este juego en la tele. Y todavía no me he comprado el mando Nimbus Steelseries, cuando lo haga no podré serpararme de mi Apple TV ni Real Racing. Ahora incluso podemos conectar un iPad o iPhone y usarlo de mando por lo que podremos jugar hasta 4 jugadores a la vez. Es una pasada jugar a Real Racing con un iPad Mini como volante, usar Remote en el iPhone para cambiar de canción y usar el Siri Remote para moverte por los menús del juego e invocar a Siri con él también.

Muchas de estas cosas, no todas, ya las tenemos en PlayStation, Xbox y Wii. Apple TV va más allá, no sólo te abastece por internet juegos gratuitos, a 5€ o a 10€, si no que se descarga pequeños fragmentos del juego para que no tengas que esperar mucho, lo cual se hace agradable jugar a cualquier juego por muy pesado que sea. Pero existen pequeños detalles que no los tienes en las demás vídeo consolas, y es poder escuchar tu música favorita mientras juegas activando Siri y pidiéndoselo con la voz, Siri te entenderá perfectamente, es increíble el oído que tiene. Mientras conduzco mi coche puedo decirle a Siri que pase de canción, increíble. Y todo esto no sería posible sin Apple Music, poder pedirle a Siri cualquier canción es posible gracias a este increíble servicio de Apple. La calidad del audio, la rapidez a la hora de cargar tu música y la cantidad de listas de reproducción y combinaciones posibles lo hacen imprescindible. Por ejemplo mientras compito online con Real Racing le puedo decir a Siri que me ponga música rock de los 80 ¡Lo oigo y no lo creo!

La nueva App de Vevo es sencillamente genial, puedes usarla con tu usuario activándolo en la misma red Wifi con tu iPhone o iPad, tiene un diseño impecable y puedes ver los mejores vídeos musicales con una calidad sublime en HD y por su puesto gratis, con algún que otro anuncio de vez en cuando. ¡Esta es la tele 3.0!

Netflix para mí es ya la vida, sin Netflix no sabríamos bien lo que hacer con nuestras vidas, poder ver un capítulo y otro, y otro y pasar de temporada sin darte cuenta y pulirte temporadas enteras sin darte cuenta con una calidad impresionante, que le das a la pausa y parece una fotografía ¡algunos fotógrafas son admirables sin duda! Poder escuchar las voces de los actores en versión original sobre la marcha no tiene precio. Poder darle a mi hija cientos de películas de dibujos y películas infantiles con una calidad sublime y sin anuncios, es sin duda lo que siempre habíamos soñado.

Escuchar tus podcast sincronizados, seguir canales de YouTube, ver el trailer de películas que están en cartelera, alquilar películas o comprarlas en iTunes, ver tus vídeos favoritos y películas almacenadas en el NAS o disco duro inalámbrico con Infuse o Plex, las posibilidades son casi infinitas, y serán realmente infinitas cuando pase un año y este maravilloso dispositivo haya despegado del todo ¡larga vida al Apple TV!

No quiero ni pensar lo que ocurrirá cuando Apple lance un modelo superior de Apple TV, yo haré plan renove sin lugar a dudas, por 179€ voy a cambiar de Appel TV todos los años. Tampoco me quiero ni imaginar lo que ocurrirá cuando Apple lance más servicios y accesorios. Tampoco quiero ni imaginarme lo que pasará cuando salgan mas juegos en la App Store como Need For Speed, FIFA, NBA 2K, Simcity, Angry Birds, etc. ¡Esto va a ser una locura!

Sin lugar el Apple TV tiene un defecto, y es que no hay tiempo en la vida para disfrutar al 100% de él.

La tele cambia

¡Ahora sí! Por fin la tele está cambiando, ya se encargó de ello un fiel cliente de Blockbuster en Estados Unidos que no contento con tener que devolver la película al día siguiente se le ocurrió crear una compañía llamada Netflix a partir de 8$ te permite ver un gran catálogo de cine y televisión en streaming sin salir de casa. Netflix lleva ya en Estados Unidos muchos años y junto con otros como Hulu, HBO y otros están ofreciendo por fin algo impensable hasta hace poco, disponer de todo un video club en casa de calidad.

Hasta ahora en España hemos tenido que aguantarnos con servicios de risa como Yombi de Canal+, Movistar Series, Ono, Etc. Pero Netflix llegó al fin y ha venido para quedarse, y tras más de un mes usándolo os aseguro que marcará un antes y un después en la historia del cine y la televisión.

¿Porque Netflix va a cambiarlo todo? Al fin y al cabo es lo mismo de siempre pero con un catálogo de películas y series muy reducido. Para algunos seguirá siendo mejor comprar cine o televisión en una tienda, grandes almacenes o a través de tiendas online. Para otros será, en cambio, mejor seguir descargando “ilegalmente” las películas y series aunque suponga una gran pérdida de tiempo, ancho de banda y disco duro.

Netflix va a cambiarlo todo porque está creando sus propias series de televisión y películas, y no son para nada malas, es más, me atrevería a decir que incluso son las mejores. Netflix está creando un nuevo formato de cine t televisión que a la larga acabará con el resto que al fina y al cabo está quemado, la industria del cine está acabada y aunque las series están en auge, van por el mismo camino y se van a quemar en poco tiempo dado la masificación que existe y que se basan siempre en lo mismo: violencia, sexo, efectos especiales y explosiones. Netflix apuesta por un modelo diferente que roza el cine independiente pero para cualquier tipo de público. Lo mejor, es que al disponer de contenido propio, todos los derechos son propios y las barreras de la localización desaparecen. Si normas lejos, yo que vivo en Francia puedo contratar Netflix en Francia y ver todas las series y pelis de Netflix no sólo en francés, también puedo verlas en Español, Inglés, Alemán, Italiano, etc. No importa dónde me encuentre ni en qué país resida, las barreras se terminaron.

Apple parece ser que está haciendo algo parecido y pronto veremos un servicio de streaming similar al de Netflix y con parte de contenido propio también. El futuro estará reñido por los servicios de streaming y no por las productoras y canales de televisión.

Si a todo esto le añadimos el nuevo Apple TV con una tienda de aplicaciones espectacular, videojuegos de calidad, diversión en familia con juegos tipo Wii, el asistente de voz Siri y acceso al emergente YouTube, Periscope, etc tenemos pues la televisión perfecta, una tele del siglo XXI ¡al fin!

Con todo esto, siempre queda un hueco para vez auténticas joyas del cine de los 80, 90 o de hace tan solo un par de años. Netflix funciona tan bien, es tan rápido y tiene tanta calidad que ahora adoro más que nunca los fines de semana. Hacer palomitas y poner una película en familia, con la manta, en el sofá, no tiene precio. Ya no hay que salir corriendo a ultima hora al videoclub y pasar frío para devolver la película. Esto es el futuro y por fin a llegado a casa.

El nuevo Apple TV

Una vez más nos preguntamos si realmente estaremos ante un nuevo producto de masas que venderá millones como ocurre con el iPhone. La respuesta es no porque el nuevo Apple TV no es un teléfono móvil, no habrá uno por cabeza, habrá uno o dos como mucho por familia.

El nuevo Apple TV se venderá por unos 200€ y el margen de beneficio será bastante bajo, entonces ¿Porque Apple va a lanzarlo? La respuesta está en el servicio de streaming ya que Apple quiere llegar a acuerdos con las cadenas de TV y necesita un producto sólido, que se venda mucho, y quizás ahora mismo la única forma de hacerlo es trasladando la App Store a este nuevo Apple TV.

Estamos hablando de un producto totalmente diferente, no es un Apple Watch, no es un iPad, es una especie de video consola casual en la que podremos ver películas y series, escuchar Apple Music y consultar la predicción meteorológica.

Aquí al no ser una pantalla táctil, y verse en una tele tan grande los desarrolladores se lo tendrán que currar para hacer sus aplicaciones mucho más atractivas, no vale con portar una aplicación del iPad como sí ocurrirá con los videojuegos. Por ejemplo, una aplicación del tiempo además de mostrarnos un dibujo de un sol y un numero enorme con los grados habrá que mostrar una animación con una voz en off hablando de la previsión para las próximas horas.

Veremos una enorme cantidad de aplicaciones tipo Plex para ver películas en streaming, pero Apple como es lógico hará criba con estas y los que lo quieran tendrán que recurrir al jailbreak. Lo interesante será por ejemplo ver los mapas en la tele, controlar donde esta la familia y hacer una llamada desde la tele ¿Os imagináis un FaceTime en la tele usando en iPhone como cámara? Podremos jugar online y acceder a redes sociales como Periscope para ver retransmisiones en vivo. Las posibilidades son enormes. A partir de ahora cuando el Apple Watch nos diga que nos levantemos, muchas menos personas le harán caso.

Estamos ante un nuevo producto que aportará nuevas aplicaciones visualmente diferentes a lo que estamos hasta ahora acostumbrados. Seguro que asistiremos a una nueva era de aplicaciones adoptadas a este dispositivo. Pronto lo sabremos, ya hay ganas de que llegue el día 9 y salgamos de dudas.

La era inteligente

El otro día hacía referencia al Apple Watch con respecto a lo que para mí sería imprescindible en él, lo que realmente le daría un valor, un sentido y una función en el ecosistema de Apple. Hasta la fecha sólo tenemos dispositivos duplicados, triplicados e incluso cuadriplicados porque tenemos un iPhone con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestra aplicación del tiempo, nuestra biblioteca de fotos, etc; y nuestro iPad con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestro… y un Mac con lo mismo otra vez y ahora el Apple Watch comienza a tenerlo todo otra vez. Al final el consumidor que no es tonto se plantea comprar un solo producto y mandar el resto a paseo, y que mejor producto que un iPhone que lo tiene absolutamente todo incluido un módem 4G y una aplicación para hacer llamadas con la SIM de nuestro operador favorito. El iPhone es un producto con una potencia incuestionable que incluso se puede conectar a un monitor externo o un televisor con un cable HDMI por ejemplo y usarlo como un ordenador ¿Y para que queremos más? Efectivamente, comprar mas dispositivos es tirar el dinero, es por ello por lo que han comenzado a descender las ventas del iPad y del mercado de tablets en general puesto que esto mismo está ocurriendo en Android también y más ahora con móviles de pantallas mastodónticas y cámaras de fotos que rózan el acabado profesional.

Bien pues esto puede que cambie de aquí a poco, Apple lo está haciendo ya o va a comenzar a hacerlo de aquí a nada. El Apple Watch a nacido dependiente del iPhone y aunque ahora va a poder portar aplicaciones nativas va a seguir siendo una pieza clave en el ecosistema de Apple. Seguramente los ingenieros de Apple habrán puesto todos sus dispositivos sobre la mesa y el jefe habrá dicho, vamos a organizarnos… El iPhone es un móvil que dispone de GPS, 4G, WiFi y lo llevamos siempre encima, él será el encargado de rastrear todo el día donde nos encontramos, el encargado de buscar redes WiFi y conexión a redes móviles, también será nuestro dispositivo de bolsillo en el que haremos cualquier tipo de consulta, jugaremos o trabajaremos sentados en el parque o en el metro. El Apple Watch es el ayudante, el se va a encargar de medir nuestros pasos y de informarnos en cada momento, será nuestro asistente, el que nos guíe durante todo el día, él nos dirá si va a llover, si tenemos que ir a trabajar, que turno tenemos, cuanto tiempo vamos a tardar según el tráfico, donde se encuentra nuestra familia, si falta leche en el frigo y si hemos apagado todas las luces de casa. Parte de esta información estará gestionada por el Apple TV, este será nuestro mayordomo en casa, el sereno que nos abrirá la puerta y nos pondrá al día de las tareas del hogar, de las películas y series que aún no hemos visto, de la temperatura interior y del trabajo que debamos terminar en casa. El nuevo Apple TV sería una especie de servidor personal capaz de detectar todos los dispositivos que hay en casa y repartir las tareas a cada uno. Por ejemplo, estoy en el sofá, leyendo un blog en Reeder con mi iPad Mini y le digo a mi Apple Watch “Oye Siri”, “Quiero escuchar música”… si en ese momento tengo los auriculares puestos en el iPad Mini comenzaría a sonar la música en ellos, pero si no sonaría por los altavoces del mismo iPAd Mini, o sonaría por el Apple TV a través de los altavoces conectados a ellos o por un Airport Express, según la cercanía a la que nos encontremos. Si tenemos el iPad conectado a unos altavoces Bluetooth o auriculares se escuharía en ellos entonces. En el mismo sofá donde nos encontramos el Apple Watch nos informaría del tiempo que nos queda antes de salir de casa para ir al trabajo, analizaría el tráfico, si está lloviendo y las tareas a completar antes de salir. Por ejemplo, me vibraría el reloj, giro muñeca y el mismo me dice te queda media hora para salir y tienes que comer y vestirte. Llegamos a casa y el Apple Watch me informa que tenemos 3 mensajes sin leer, 30 artículos favoritos sin leer y 2 capítulos pendientes de nuestra serie favorita, pero antes nos hace una sugerencia para cenar dependiendo de los ingredientes disponibles en casa. No hace falta tener un sensor en el frigorífico para ello, sólo una lista que iremos tachando conforme acabemos y volveremos a tachar cuando compremos de nuevo. También tendremos nuestra lista de recetas organizadas en el iPad con los ingredientes que necesitamos y el tiempo que necesitamos para hacerlo.

El iPad quedaría en este caso relegado a la vida en el hogar, a la cocina, los juegos, la lectura y el trabajo incluso fuera de casa, en cuna cafetería, el tren o el avión haciendo una discriminación de las aplicaciones según la red en la que nos encontremos. La inteligencia cobraría un papel muy importante y repartiría las tareas según cuando y donde nos encontremos. Así por ejemplo si vamos conduciendo nuestro coche en ningún momento el Apple Watch nos enviaría una notificación de Real Racing por ejemplo anunciando una nueva actualización. Si estamos en la red del trabajo tampoco lo haría y si por el contrario nos encontráramos en casa tampoco lo haría del trabajo. Si estamos sentados frente al Mac en nuestro despacho de casa, trabajando, las notificaciones no llegarían al Mac para no entretenernos ni distraernos, solo llegarían las importantes al Apple Watch con una leve vibración y sin sonido. A la hora de acostarnos la alarma se fijaría automáticamente según el horario de trabajo que tenemos al día siguiente y las tareas a realizar antes. Si el reloj se queda en la muñeca sonaría una primera alarma silenciosa en forma de vibración para no molestar a la parienta, que nos despertaría en un ciclo de sueño adecuado para no comenzar el día con mal pie. Si no le hacemos mucho caso y seguimos acostados el Apple Watch volvería a intentarlo con una alarma con sonido e iría aumentando el volumen poco a poco, si seguimos acostados la alarma comenzaría a sonar en el Apple Watch de la parienta hasta que por fin nos pusiéramos en pie. Si por el contrario el Apple Watch está en la mesilla de noche sonaría directamente con una alerta sonora. Al levantarnos si es fin de semana y tenemos por costumbre poner música con el desayuno, el Apple TV se encargará de ello.

Todo esto es posible hoy día, solo se requiere un software actualizado en nuestros dispositivos y a Apple le interesa vendernos todo su arsenal así que no descarto que todo esto sea posible en breve y si a además le añadimos Apple Car Play, el futuro coche de Apple que ya se encuentra horneándose en el cuartel general de Cupertino, sin a penas darnos cuenta lo tendremos todo con nosotros muy pronto. También será posible vivir esta experiencia sólo con un iPhone por ejemplo, o con un iPhone y un Apple Watch también, pero no será lo mismo.