Me quedo con Apple Music

Tras un par de semanas escuchando música en este nuevo servicio de Apple en streaming definitivamente me quedo con él, y no es que estuviera decidiendo entre este y Spotify por ejemplo, estaba decidiendo entre seguir bajando música de forma ilegal y subiendola a iTunes Match o apagar cada mes por Apple Music.

Ya te digo, prefiero Apple Music y vale su precio por es realmente un buen servicio pese a su interface algo complicada al principio y los errores que tuvo tras su lanzamiento, ya solventados. El servicio ofrece un catálogo bastante amplio, el mas grande que existe en streaming y sinceramente, aun no he echado de menos algún título que no esté disponible. A mí me gusta gran variedad de música, desde el pop internacional hasta el metal, pasando por la música electrónica y el dance. Reconozco que hay muy buena música en todos los estilos y disfrutar de cualquier genero a golpe de clic es maravilloso, pero no es como un huevo que se echa a freir, Spotify a estado ahí mucho tiempo y no me ha convencido al 100% y eso que lo he probado tres veces de forma gratuita o casi: la primera vez fue la prueba gratuita de un mes, la segunda igual pero en una cuenta francesa que tuve que abrirme al cambiar mi lugar de residencia y la tercera han sido los tres meses de prueba a 1€ que aun sigue vigente y ya no utilizo. Apple Music no es que sea excesivamente mejor que Spotify pero cuenta con un catálogo de listas de reproducción de mas calidad, una integración abismal con todos los dispositivos de Apple y Siri, el asistente de voz. Es increible que con solo levantar tu muñeca y decir “Oye Siri, ponme algo de U2” automáticamente comience a reproducirse una lista aleatoria con las mejores canciones de U2 en tu iPhone que quizás tengas conectado por Bluetooth o AirPlay a tus equipo HiFi o aunos auriculares mientras caminas o vas en el coche.

Volviendo al tema de las listas de reproducción, quizás es donde más poder tenga este servicio frente a la competencia, tenemos no solo gran variedad sino también gran calidad. Son listas creadas por profesionales de las música y no por algoritmos automatizados como ya ocurría en Spotify, y se nota… vaya si se nota. Podemos escuchar simplemente listas por géneros, listas personalizadas para cada situación (en el coche, desayunando, preparando la comida, estudiando, haciendo deporte, etc), listas por artista, emisoras de radio de música relacionada con un artista, listas de colabroaciones, listas de dj famosos o profesionales del mundillo, listas de grandes éxitos, listas de novedades, y un largo etc… Elegir una lista en Apple Music es tan complicado como elegir menú en un restaurante americano, al final lo mejor es escoger lo primero que veas y si no te gusta cambiar. Si, Spotify tambien tiene todo esto, pero en menor cantidad y la elección es de menor calidad, al final te cansas de escuchar lo mismo una y otra vez. En Apple Music descubres hasta canciones con mas de 30 años que te cautivan como si acabaran de salir del horno, no se como lo hacen.

La calidad es otro cantar, no es que tenga un oido extremadamente fino, pero se nota la calidad del audio, y eso que tiene menos bitrate que Spotify. La calidad ACC es claramente superior al MP3 y eso se nota en cualquier género que escuches. Yo para difrutar bien de la música utilizo unos monitores Edirol de 15W+15W conectados por fibra óptica al Apple TV y envío el sonido por AirPlay desde iPhone, el cual controlo desde el Apple Watch. Cuando escucho la música con auriculares utilizo los de Apple que dan una calidad bastante buena y unos bajos increíbles. No es que esta sea la mejor manera de escuchar música pero el resultado es bastante bueno y cualquier artista o profesional de la música lo hará de la misma forma, piensa que este servicio es para todos, no solo para los pobres frikis con un iPhone. Estamos hablando de Apple y de Beats, una alianza de calidad que está dando la cara al gran mundo de la música y todos los que la componen.

El control al principio se hace complicado y todavía hay algunas cosas que deberían mejorarse. Cuando llevas un tiempo utilizándolo le pillas el manejo y ya no puedes vivir sin él. Hay que saber distinguir bien el contenido que hay en cada pestaña: en “Para ti” encontrarás música actual y antigua que se amolda a tu gusto, cuando inicia sesión por primera vez debes de decirle a Apple Music cuales son tus gustos a partir del género y artistas favoritos. Haciendo bien este paso encontrarás después listas muy interesantes en esta primera sección. La siguiente sección se llama “Nuevo” y te ofrece gran cantidad de álbumes y artistas nuevos para descubrir, aunque a veces no sepas que poner, escucha cualquier álbum que acabarás descubriendo siempre algo nuevo e interesante. Cuando veas algo que te guste podrás pulsar sobre las opciones de la canción, álbum o artista y añadirlo a tu música y después si quieres añadirlo también a una lista de reproducción que tengas offline para escuchar sin conexión a internet por ejemplo. La sección Radio te permite escuchar no sólo la emisora Beats 1 sino también emisoras de radio personalizadas por género, artistas, etc. En connect puedes ver vídeos, fotos y citas interesantes de los artistas a los que sigues, incluso escribir un mensaje ¡Puede que te respondan! Por último está la sección de biblioteca con tus listas personalizadas.

Cabe destacar tres maneras de adquirir y escuchar música con iTunes y la aplicación música de iOS. La primera es la clásica, comprando las canciones en iTunes a unos 10€ el álbum y 1€ la canción. La segunda es pagando una suscripción anual a iTunes Match de 25€ con la que podrás subir todos tus CDs a la nube o música descargada ilegalmente. La tercera es pagando 10€ al mes por Apple Music o 15€ por la opción familiar (hasta 6 unidades familiares), en el momento en el que dejas de pagar no podrás reproducir tus listas. Estos tres métodos son totalmente compatibles y funcionan fusionados perfectamente, de manera que podrás comprar un álbum por 10€ y tenerlo para tí para toda la vida en tu cuenta de Apple, podrás tener toda tu música ripeada de un cd o descargada en la nube mientras pagues los 25€ de Apple Music, y podrás escuchar cualquier canción en Apple Music mientras pagues la cuota de 10€ al mes. Si dejas de pagar al final sólo podrás escuchar la música de has comprado y la que has ripeado o descargado ilegalmente, sincronizándo esta última por cable o através de WiFi o descargando desde iTunes la que hayamos comprado. Como véis las opciones son bien variadas y podremos optar por el servicio que mas nos convenza, aunque quizás con el tiempo iTunes Match acabe desapareciendo, ya que carece de sentido ya con Apple Music y la suscripción anual te limita mucho a la hora de cambiar tu cuenta de país y te obliga a pagar todo un año de golpe.

Algo que me ha llamado la atención es que podremos suscribirnos a Apple Music sin tarjeta de crédito simplemente comprando un tarjeta regalo de iTunes de 10€ por lo que Apple Music está al alcance de cualquiera, un niño con un iPod Touch puede comprar en un supermercado una tarjeta de iTunes por 10€ y probar 3 meses el servicio grátis y después di quiere continuar un mes mas usando esos 10€, después cada vez podrá recargar con tarjetas de 10, 15, 20, 50 ó 100€ como si de una cuenta prepago se tratase. Si dejas de pagar no podrás reproducir la música añadida desde Apple Music pero conservarás todas las listas por si deseas volver el mes que viene por ejemplo.

Viendo lo visto Apple ha conseguido recuperar la confianza de las discográficas y artístas, ponerse al día con sistema de distribución de música moderno y competente y deja la puerta abierta al futuro con videos músicales de producción propia y quizás porque no un servicio de televisión a la carta e incluso cine, si han triunfado con este servicio porque no con un servicio de televisión tipo Netflix, hay quien baraja incluso que Apple esté creando su propio sistema de televisión y produzca incluso series propias. Esto no ha echo mas que empezar…

Publicado por

Jorge Mingorance Sánchez

Usuario Mac desde 2001, apasionado a la tecnología y auténtico fanboy de Apple.