Más de un mes con reloj

Ya ha pasado más de un mes con el Apple Watch y os voy a contar la experiencia de tener un dispositivo tan diferente a lo que estamos acostumbrados y sacarle provecho, porque mas de 400€ es mucho dinero por una pantalla tan pequeña.

En general la sensación que tengo es positiva aunque no es un dispositivo, como ya he dicho en repetidas veces, para usando todo el rato. Hay que saber apreciarlo y valorar realmente lo bien hecho que está, de momento, es un accesorio de moda, la publicidad en su primer lanzamiento que ha hecho Apple ha sido la correcta. En realidad es una especie de accesorio de lujo que se vincula a tu iPhone y con el que podemos ver las notificaciones y hacer un seguimiento de la actividad física. Al contrario que ocurre con el iPhone o el Mac, no sientes la necesidad de tener uno, no es algo imprescindible de momento. La sensación al llevarlo es como la de llevar un reloj bueno, el cual admiras cada vez que consultas la hora, no deja de ser un reloj pero está muy bien hecho, lo cual tiene sentido aunque puede despistar a más de uno pensando que es muy útil o necesario, es más un artículo de moda que una navaja suiza, no se si me entendéis. Yo lo que mas admiro es el tacto que tiene, al cogerlo da una sensación muy agradable, aunque tengas el modelo Sport, la sensación al tacto es la de un artículo de lujo, tanto la caja de aluminio como la correa que es increíblemente suave, y no deja para nada marcas en la piel, ni da pellizcos ni molestias al llevarlo.

El cristal que lleva es la mejor funda protectora, lo digo por experiencia, ya que numerosas veces sin querer he pasado el reloj por superficies que pueden rayar el cristal y al mirar si había algún arañazo he podido comprobar que no, increíble. En cambio hay que tener especial atención a la caja de aluminio que si se puede abollar o rallar con facilidad, la mía está bien aunque ya presenta una minúscula muesca por uno de los lados, era irremediable. No obstante al tener un cristal curvo que envuelve gran parte del reloj es difícil arañar la caja, el cristal hace como de carcaza protectora.

Y en cuanto a la utilidad real del dispositivo hay que tener muy en cuenta que WatchOS 2 aún no ha llegado y que cuando lo haga multiplicará por mil su utilidad, eso está claro. Por ahora es magnífico llevarlo, mirar la hora, cronometrar, poner el temporizador, controlar la música, mirar el tiempo y sobre todo recibir las notificaciones de una manera mucho más discreta, pudiendo controlar en todo momento cualquier cosa con tan solo levantar la muñeca. El sonido que emite el reloj es super discreto, se oye, pero no mucho, lo justo para que los demás apenas lo perciban, e incluso podemos ponerlo en silencio y seguiremos enterándonos con una sutil vibración en la muñeca. Atrás quedan los molestos sonidos del móvil con el volumen demasiado alto o demasiado bajo, las vibraciones de este sobre la mesa que molestan a cualquiera que esté a nuestro alrededor y la mirada indiscreta en centro de notificaciones del mismo. Ahora todo está en nuestra muñeca, y en cualquier caso nos enteraremos de una llamada o un mensaje, ya no hay excusa si te dejas el iPhone en otra habitación.

Si estás con el iPhone las notificaciones te seguirán llegando a este y no al reloj ya que el foco de atención está en el iPhone. Igual ocurre con el iPad, si estás en el iPad los mensajes y cualquier notificación que use Handoff llegarán al iPad antes que al Apple Watch. En caso de no tener Handoff la aplicación la notificación llegará al Apple Watch si la aplicación está en el iPhone.

En cuanto a la autonomía de la batería no puedo estar mas contento, no me he visto nunca en el aprieto de tener que cargarlo a media tarde, a no ser que haga un uso anormal de él como instalar muchas aplicaciones, trastear y configurar demasiado el reloj. Por uso normal me refiero a realizar cualquier uso del mismo, usar cualquier aplicación ya sea de actividad física, música o Siri. Si nuestro trabajo requiere realizar mucho ejercicio físico y nos movemos con mucha frecuencia si que es necesario apagar el encendido automático de la pantalla al levantar la muñeca ya que al movernos continuamente podemos agotar la batería más rápido ya que la pantalla se enciende continuamente.

A la hora de realizar una actividad física es más cómodo para mi gusto usar la aplicación de actividad en el Apple Watch ya que la de Nike o Runtastic necesitan al iPhone para adquirir las coordenadas del GPS y trazar el recorrido en el mapa, cosa que apenas echo de menos y me libera de llevar otro trasto encima. Además ahora me he hecho con unos auriculares bluetooth para escuchar la música directamente del reloj y que ya os contaré que tal me va mas adelante en el siguiente artículo.

También me gustaría comentar la usabilidad del sistema operativo que para mi gusto tiene algunas lagunas que deben resolverse cuanto antes como es el acceso a las aplicaciones. La disposición de las aplicaciones en el menú principal con el tiempo se me sigue haciendo lioso, es difícil encontrar cualquier aplicación a la primera en una pantalla tan pequeña por lo que tenemos que recurrir a los vistazos, que son ilimitados ya que si ponemos muchos también se hace muy pesado navegar entre todos los vistazos hasta llegar al último.

Lo mejor sin duda es lo poco que molesta llevarlo encima, apenas lo notas de lo suave que es la correa deportiva y lo ligera que es la caja de aluminio. Solo te acuerdas cuando recibes alguna notificación y es súper cómodo verlas a golpe de muñeca.

Publicado por

Jorge Mingorance Sánchez

Usuario Mac desde 2001, apasionado a la tecnología y auténtico fanboy de Apple.