El reloj es la clave

Ya tenemos fecha para la WWDC 2016 que será el 13 de junio a las 19h en España. Y comienzan los rumores, como que tendremos un nuevo Apple Watch que será totalmente independiente del iPhone y esto me lleva a pensar muchas cosas, cosas que deberán cambiar para que esto sea real. 

En primer lugar este nuevo Apple Watch necesitará conectarse a una red WiFi y como no a una red LTE si estamos en plena calle, ya que si esto no es posible no podremos utilizar Siri que es la herramienta imprescindible del reloj. Por lo cual será necesario una tarjeta SIM, aunque sí Apple pretende crear un reloj muy altamente resistente al agua y al polvo deberán incluir una SIM soldada en placa, por lo que a la hora de elegir una operadora deberemos hacerlo vía software desde la misma pantalla del reloj. 

Por otro lado está independencia me lleva a pensar que veremos un servicio de iCloud muy mejorado ya que las copias de seguridad del reloj deberán hacerse directamente vía OTA y todos los datos sobre nuestro ejercicio y salud se subirán también a la nube. Por otro lado al no estar este nuevo Apple Watch vinculado directamente al iPhone sí que lo estará a la nube, por lo que podrá estarlo de manera indirecta a un iPad o a un Mac. Y ahora me pregunto ¿podremos ver todos los datos de salud también en el iPad y el Mac? Yo creo que si, puesto que dicha información estaria ahora en la nube. 

Las llamadas ahora se recibirían directamente en el reloj, pero si tenemos un duplicado de la SIM, también llegarían al iPhone ¿Como es esto? ¿El iPhone se vincularía al reloj? Otra gran incógnita. Por eso digo, que la clave de esta nueva WWDC 2016 estará en el reloj, porque al iPhone, iPad y Mac pocas novedades se podrán añadir, Apple necesita abrir mercado por donde sea, y no se va a rendir con el Watch que está perdiendo cuota de mercado a pasos agigantados. 

También veremos, estoy seguro, alguna gran novedad para el iPad Pro, iOS es el futuro y hay que adaptarlo de manera que trabajar con él sea todo un placer como ya ocurre con OSX y el Mac. A nivel de hardware veremos cómo el smart connector gana protagonismo con nuevos periféricos adaptados a él y software para utilizarlo con aplicaciones y gadgets de terceros. 

Y por último señalar que los nuevos iPhone subirán de precio y aumentarán sus características pasando a subir a la gama Pro como ya ha ocurrido con el iPad, y por otro lado bajando el precio de la gama básica para favorecer a ese mercado que con la crisis no se atreve a cambiar su terminal. Pero esto último ya lo veremos en septiembre. 

Publicado por

Jorge Mingorance Sánchez

Usuario Mac desde 2001, apasionado a la tecnología y auténtico fanboy de Apple.