El reloj es la clave

Ya tenemos fecha para la WWDC 2016 que será el 13 de junio a las 19h en España. Y comienzan los rumores, como que tendremos un nuevo Apple Watch que será totalmente independiente del iPhone y esto me lleva a pensar muchas cosas, cosas que deberán cambiar para que esto sea real. 

En primer lugar este nuevo Apple Watch necesitará conectarse a una red WiFi y como no a una red LTE si estamos en plena calle, ya que si esto no es posible no podremos utilizar Siri que es la herramienta imprescindible del reloj. Por lo cual será necesario una tarjeta SIM, aunque sí Apple pretende crear un reloj muy altamente resistente al agua y al polvo deberán incluir una SIM soldada en placa, por lo que a la hora de elegir una operadora deberemos hacerlo vía software desde la misma pantalla del reloj. 

Por otro lado está independencia me lleva a pensar que veremos un servicio de iCloud muy mejorado ya que las copias de seguridad del reloj deberán hacerse directamente vía OTA y todos los datos sobre nuestro ejercicio y salud se subirán también a la nube. Por otro lado al no estar este nuevo Apple Watch vinculado directamente al iPhone sí que lo estará a la nube, por lo que podrá estarlo de manera indirecta a un iPad o a un Mac. Y ahora me pregunto ¿podremos ver todos los datos de salud también en el iPad y el Mac? Yo creo que si, puesto que dicha información estaria ahora en la nube. 

Las llamadas ahora se recibirían directamente en el reloj, pero si tenemos un duplicado de la SIM, también llegarían al iPhone ¿Como es esto? ¿El iPhone se vincularía al reloj? Otra gran incógnita. Por eso digo, que la clave de esta nueva WWDC 2016 estará en el reloj, porque al iPhone, iPad y Mac pocas novedades se podrán añadir, Apple necesita abrir mercado por donde sea, y no se va a rendir con el Watch que está perdiendo cuota de mercado a pasos agigantados. 

También veremos, estoy seguro, alguna gran novedad para el iPad Pro, iOS es el futuro y hay que adaptarlo de manera que trabajar con él sea todo un placer como ya ocurre con OSX y el Mac. A nivel de hardware veremos cómo el smart connector gana protagonismo con nuevos periféricos adaptados a él y software para utilizarlo con aplicaciones y gadgets de terceros. 

Y por último señalar que los nuevos iPhone subirán de precio y aumentarán sus características pasando a subir a la gama Pro como ya ha ocurrido con el iPad, y por otro lado bajando el precio de la gama básica para favorecer a ese mercado que con la crisis no se atreve a cambiar su terminal. Pero esto último ya lo veremos en septiembre. 

Conclusiones keynote

El pasado lunes hubo Keynote de Apple y ya va siendo hora de hablar sobre ella por aquí. Realmente no tengo mucho que decir puesto que fue muy sencilla, pero bueno. Mi opinión es que ha traído dos productos bastante importantes, por un lado el iPad Pro de 9,7 pulgadas y por otro el iPhone SE.

El nuevo iPad Proes un iPad que marcará el antes y el después de los iPad como ya ocurrió en su momento con el Air y el modelo de la pantalla retina. Y lo hará este modelo y no el anterior porque trae grandes avances que el Pro de mayor tamaño no trae, como una cámara a la altura: 12 megapixels, flash led y mayor resolución a la hora de grabar vídeo. También incorpora la función oye Siri, mejor conectividad LTE y Wifi, Apple SIM integrada y la opción en color oro rosa. El precio para mi gusto es 100€ más caro de lo que debería, pero quiero comprarlo cuando pueda porque es un buen producto, tiene un tamaño ideal y en gris espacial con el teclado de Apple queda de miedo, me está empezando a gustar más que incluso el MacBook gris. Es un buen cacharro salvo por los 2GB de RAM de menos que incorpora con respecto a su hermano mayor y el Touch ID de primera generación, y como antes he dicho, por el precio que me parece excesivo pese a que el modelo de partida tenga 32GB.

El iPhone SE es precioso, como ya lo era el iPhone 5S, pero ahora incorpora unos cantos biselados en mate que le dan un toque diferente y en oro rosa queda precioso. Este nuevo teléfono además de ser atractivo por su diseño es atractivo por su tamaño, sobre todo para aquellas personas que odian la pantalla grande del iPhone 6 y 6S, es atractivo por su precio partiendo de los 489€ para el modelo de 16GB y por su interior que alberga toda la maquinaria del iPhone 6S salvo el Touch ID, que es de primera generación, la cámara iSight y la pantalla con 3D Touch. Sinceramente no me lo voy a comprar porque ya tengo un iPhone 5S que me va de lujo y si alguna vez cambio será a mayor tamaño de pantalla, probablemente a 4,7 pulgadas, la pantalla de 4 pulgadas se me hace ya demasiado pequeña, sinceramente.

El Apple Watch es el nuevo hobby de Apple y ahora ha bajado de precio unos 50€. Se ha vendido bien y se seguirá vendiendo, pero no va a ser de momento un producto de masas ni vamos a ver actualizaciones anuales. Seguirá ahí avanzando lentamente hasta que algún día asome la cabeza como ha ocurrido con el Apple TV. Ahora tenemos nuevas correas de Nylon a 59€ que a mí personalmente me gustan, creo que me voy a hacer con negra a juego con mi Sport gris espacial. También hay una nueva Milanese en negro por 169€.

A parte de estos productos vimos una mejora en el tema de salud para la prevención y tratamiento de enfermedades en hospitales estadounidenses y la forma en la que recicla y ahorra energía la compañía. Lo que más llamó la atención fue Liam el robot que desmonta un iPhone y poco más de un minuto y señora sus piezas sin dañarlas, increíble. No me extrañaría nada que los nuevos iPhone SE hubiesen pasado por las manos de Liam.

Además de todo esto hemos teniendo actualizaciones de iOS, TvOS, WatchOS y OSX. Como novedad destacada la protección con contraseña y huya de las notas, nuevas opciones en la aplicación mapas del Apple Watch, Night Shift para iOS y las carpetas, teclados bluetooth, dictado con Siri y nuevo diseño en la multitarea del Apple TV. También hemos visto tras la Keynote la aparición de nuevos modelos de iMac con mejores procesadores y nuevos adaptadores USB y SD para el iPad Pro junto con un nuevo cable de Lightning a USB-C para cargar el iPad Pro en el MacBook con este puerto.

En junio nos espera una nueva Keynote en la WWDC donde veremos los nuevos sistemas operativos de Apple y según rumores nuevos MacBook de 13 y 15 pulgadas y seguramente un refresco de los MacBook Pro. Hasta entonces toca esperar y disfrutar de lo que ya tenemos.

Vuelvo a usar apps

Si, vuelvo a ser un chico conectado, con multitud de apps en mi iPhone y miles de notificaciones diarias en él.

La semana pasada decidí usar sola y exclusivamente las aplicaciones nativas de Apple para demostrar que sobrevivir sin el gasto que conllevan las aplicaciones de terceros y la memoria extra que ocupan es posible. Y si, se puede sobrevivir sin problemas, queda demostrado, pero eso sí, todo se vuelve gris y triste.

Las aplicaciones de terceros le dan la alegría a cualquier dispositivo ya sea un iPhone, un iPad, un Apple Watch o el mismísimo Apple TV. Con este último tenemos un claro ejemplo, desde que salió el Apple TV 4 con aplicaciones y juegos de terceros es la noche y el día con respecto a la versión anterior.

Es imprescindible abrir un dispositivo y crear competencia porque si no nuestros aparatos quedaría obsoletos y perderían todo nuestro interés, está claro. El Apple Watch incluso pese a los escasos recursos que tiene necesita las aplicaciones de terceros también, se abren tantas posibilidades que ya es imparable y por mucho que Apple incluya mejoras en su sistema las aplicaciones nos darán más.

Tenemos Keynote

Será el lunes que viene, el día 21 de marzo, y traerá por fin un soplo de aire fresco a los que seguimos la marca con tanto ímpetu y a veces fanatismo ya que la última Keynote fue la del iPhone en septiembre del año pasado y desde entonces no hemos sabido más salvo pequeñas actualizaciones y accesorios que han ido saliendo con cuenta gotas.

Para el lunes se espera un nuevo iPad que será Pro pero con el tamaño de un Air, no se sabe aún si se llamara iPad Air, Pro o simplemente iPad. Yo personalmente apuesto por esto último y la diferencia radicará en los tamaños de pantalla. Por otro lado dicen que se llamara Pro ya que el Air seguirá existiendo y seguirá apostando por la delgadez, cosa que no va a ocurrir con el iPad Pro.

También se espera el iPhone SE, un iPhone 5S mejorado con pantalla de 4 pulgadas, chip A9 y la misma cámara del actual iPhone 6S. Hay quien dice que no veremos este a septiembre y otros que el 21 se anunciará. Yo pienso que son mercados diferentes y que podríamos ver este la semana que viene para amortiguar el bajón de ventas en invierno y primavera. Por otro lado podría verse perfectamente en septiembre junto con los dos otros modelos como una opción más, pero entonces no tendría sentido el nombre SE, Special Edition.

También se esperan nuevos MacBook y bajada de precios, que falta va haciendo ya. Puede que el MacBook Air desaparezca, actualmente es el único modelo sin pantalla retina y no me parece lógico prolongar más su existencia, pese a ser un gran modelo que funciona francamente bien y todos echaríamos de menos. En cuanto a los modelos Pro puede que veamos alguna que otra actualización pero nada importante bajo mi punto de vista.

Veremos también un adelanto de los nuevos OSX, iOS, WatchOS y TvOS. Aún no se sabe nada al respecto, puede que haya mejoras estéticas o que simplemente Apple decida hacer pequeñas actualizaciones y dejarse de sacar un sistema nuevo cada año. Quizás así podríamos ver novedades más pulidas y sin fallos. Eso sí, el hecho de no lanzar algo nuevo cada año podría afectar a las ventas de hardware. Yo pienso y opino que Apple tiene un mercado muy diversificado y debería olvidarse de tanto nombre y número, y llamar a todos por el mismo nombre diferenciándolos por el tamaño de la pantalla como ya ocurre por ejemplo con los Mac. En cuanto al sistema operativo yo si fuera Apple dejaría de lanzar versiones cada año y haría actualizaciones menores.

En cuanto al Apple Watch todo indica a que no veremos nada nuevo, salvo algún modelo nuevo Sport y correas nuevas, alguna incluso súper vitaminada. La verdad que el reloj de Apple es una maravilla pero necesitas grandes mejoras para hacerse un hueco real en el usuario medio. Habría que mejorar batería, rendimiento y funcionalidades. Espero que Apple nos sorprenda gratamente con alguna gran novedad para el Apple Watch o incluso con un modelo nuevo o versión renovada.

El Apple TV traerá novedades en esta Keynote y puede que sea en forma de nuevo servicio de Apple relacionado con las series de televisión, el hardware permanecerá un intacto y no veremos novedades menores hasta septiembre, aunque siendo un mercado tan emergente me atrevería a decir que veremos nuevos periféricos para el pequeño de Apple e incluso un servicio en forma de juegos a la carta, quién sabe, soñar es gratis.

En definitiva, una Keynote que llega después de un largo tiempo sin novedades y plagada de incógnitas. Apple debería de impresionarnos a todos el lunes porque si no tendremos que esperar a septiembre y para eso queda mucho todavía. Seguiremos el evento y comentaré por aquí mi opinión y las buenas nuevas.

El móvil ya es historia

Si amigos míos, nos ha costado una década conseguir que todo el mundo tenga un teléfono inteligente y lo use, pero estamos tocando techo, esto se acaba, comenzamos una nueva era en la que llevar un teléfono en la oreja estará hasta mal visto.

Todo el mundo adora su smartphone, ya nadie podría vivir sin él, se nota porque vivimos pegado a él sin perderlo de vista un segundo y parece ser la salvación y la solución a todos nuestros problemas. Pero si lo miramos desde otra perspectiva es un poco cutre reducir toda nuestra vida a una pantallita que cabe en cualquier bolsillo o bolso.

¿A dónde quiero llegar? Fácil, el smartphone es un producto caro, difícil de usar, complejo de fabricar y demasiado adictivo.

Remontémonos a sus orígenes, Steve Jobs inventó el primer smartphone y lo llamó iPhone. Un par de años después él mismo confesó que había inventado primero el iPad y que luego redujo su tamaño y le añadió una interface para realizar llamadas. También llegó a un acuerdo con distintas operadoras de telefonía y lo vendió a bajo precio con permanencia y el bloqueo del mismo. Eran otros tiempos, estábamos acostumbrados a depender de las compañías para todo. Ahora hay mucha más competencia y libertad, los teléfonos se venden libres y en algunos casos, como el mío, apenas usamos las llamadas convencionales salvo para una urgencia.

¿Entonces para qué queremos un smartphone? Ahora lo queremos para comunicarnos con mensajes, publicaciones en redes sociales, fotos, vídeos y emojis. Estamos online todo el día, participamos en redes sociales, pertenecemos a grupos de What’sApp e incluso hacemos nuestros pinitos con la cámara. La ventaja esencial de un smartphone sobre el resto de dispositivos, es su autonomía de conexión, el tamaño que tiene, su capacidad para realizar llamadas y que es la mejor cámara compacta que nos podemos echar en el bolsillo.

Imaginemos que Apple deja de fabricar el iPhone. Para estar comunicados recurriríamos a un iPad 4G, con el que podríamos realizar llamadas a través de Internet, hacer fotos con la cámara y hacer el resto de cosas que ya hacemos a través de internet. Sería igual que el iPhone pero con una pantalla más grande con la que podríamos ver todo mucho mejor, tendría una batería con 10 horas de autonomía, costaría menos fabricarlo y por consiguiente su precio seguiría siendo la mitad de lo que cuesta un iPhone. Otra ventaja sería no estar obligado a contratar los servicios de una operadora y a lo sumo solo usaríamos tarifas de datos ¡adiós a las llamadas y sms! Porque si amigos míos, ya todo el mundo tiene What’sApp y lo usa hasta para el trabajo, cada vez usamos menos las llamadas convencionales, y en la mayoría de los casos estas se realizan a través de Internet por la misma compañía, sin darnos cuenta.

Si además existiera un Apple Watch con acceso a internet y GPS y este se pudiera conectar a un iPad, Mac o lo que sea… Podríamos usar nuestro reloj como punto de acceso a la red y toma de datos (localización, ritmo cardiaco, pasos, altitud, humedad, etc) el iPad sería nuestro nuevo iPhone e incluso Apple podría lanzar un tamaño más pequeño, quizás 6 pulgadas… No se.

Todo está por llegar, y si os soy sincero apenas siento la necesidad de cambiar mi iPhone 5s por uno nuevo porque me aporta perfectamente lo que necesito: punto de acceso a internet, una cámara de fotos estupenda, y soporte para el Apple Watch. Si quiero una pantalla más grande uso mi iPad Mini y si quiero gráfica y potencia para jugar uso el Apple TV 4. Si en algún momento quisiera mas pantalla o potencia para trabajar optaría por un iPad Pro. Dicho esto y repito, el iPhone y como ya he mencionado más de una vez, el iPod y el Mac también, están muertos, fiambres, extinguidos.

Bienvenido sea el iPad, el Apple Watch y el Apple TV.

Apple Ring

No hace mucho fue aprobada una patente de Apple relacionada con un anillo que iría conectado al estilo Apple Watch ¿os lo imagináis?

El Apple Watch no siempre lo llevamos encima ya que cuando nos bañamos o dormimos solemos quitárnoslo. Un anillo entonces sería perfecto, ya que iría siempre con nosotros midiendo nuestros pasos, llevaría un GPS y mediría nuestro ritmo cardiaco. Podríamos incluso medir la calidad de nuestro sueño.

Su carga sería por inducción aunque no sé muy bien cómo podríamos cargarlo sin tener que quitárnoslo. Lo bueno es que su batería sería tan pequeña que bastaría con unos minutos para hacerlo.

Esta puede ser otra de esas patentes que quedan en nada o no, muchas veces no estamos preparados para ciertos dispositivos que en el futuro sí que pueden ser viables y bien aceptados por el público en general pero hoy por hoy pienso que no.

Usando Apps nativas

Estoy haciendo un experimento y por ahora me gusta. Consiste en dar prioridad de uso a las aplicaciones nativas de iOS y Apple, prescindiendo de las aplicaciones de terceros que podemos encontrar en la App Store. La razón de hacer esto es principalmente por tres motivos:

1. Muchas de estas apps duplican a las nativas.
2. Ocupan espacio en nuestro dispositivo que podemos utilizar para guardar fotos, música, películas, etc.
3. La mayor parte de estas apps cuestan dinero, y algunas incluso requieren suscripción.

Actualmente tengo un iPhone 5s de 32GB en el que siempre he guardado cientos de aplicaciones pero al final siempre ocurre lo mismo: las aplicaciones que siempre funcionan y son más seguras son las de Apple, por mucho espacio que tengamos en el iPhone o iPad se acaba llenando y por último, aunque los precios de estas apps son generalmente muy ajustados, no hay dinero en el mundo para comprar tanta aplicación.

Llegado a este punto he comenzado a recordar las keynotes pasadas en las que Apple ha ido mostrando las nuevas implementaciones del sistema, que vienen a cubrir prácticamente todas las necesidades y que al final acabamos olvidando.

La aplicación de notas es la última actualización más importante que ha hecho Apple en iOS y OSX. Esta aplicación me viene a suplir perfectamente a Evernote, One Password, Paprika, Day One, etc. Y todo esto por culpa de que ahora podemos crear carpetas, dibujar, tanguear e importar casi cualquier cosa. Incluso pronto también podremos también añadir un código y usar nuestra huella para acceder a estas notas.

Otro aliado es la aplicación recordatorios que junto a calendario nos puede organizar la vida bastante bien. Además recordad que todas estas aplicaciones son compatibles con todos los dispositivos de Apple y se sincronizan a la perfección. Además siempre podemos usar Siri desde el Apple Watch o cualquier dispositivo iOS evitándonos así tener que usar el teclado.

Safari es otra gran aplicación que bien puede suplir a Reeder por ejemplo añadiendo suscripciones RSS a los favoritos para luego visualizarlos con el lector de Safari que nos permite cambiar el color de fondo, el tipo de letra y el tamaño. También podemos pasar de una articulo a otro con solo arrastrar el dedo hacia arriba al igual que podemos hacer con Reeder. Y si queremos podemos guardar un artículo para leerlo después a la lista de lectura y usar la voz de Siri para escucharlo, supliendo perfectamente a Instapaper.

Si lo que queremos es compartir fotos podemos usar iCloud y los filtros de fotos para hacer el mismo trabajo de Facebook, What’sApp o Instagram, ya que podremos compartir con cualquier persona que tenga correo electrónico nuestras fotos de forma pública o privada y tus contactos hacer comentarios y poner un me gusta. Es como una red social completamente implementada en el sistema.

Con los Mensajes y What’sApp ocurre igual, con la aplicación Podcast, Mapas, iCloud Drive, etc lo mismo. Apple tiene prácticamente resueltas todas tus necesidades para que no haya que gastar ni un céntimo más, ni ocupar ese espacio libre para tus fotos, vídeos y juegos.

Y recalco: con la seguridad estabilidad, compatibilidad y optimización que solo Apple puede ofrecer.

No obstante, y a pesar de esto podemos seguir usando algunas aplicaciones. Yo por ejemplo sigo usando Tomtom, YouTube, Shazam, Netflix, eBay, Amazon, Fnac, Tuenti, What’sApp, Twitter, iTranslate, Periscope, Scanbot, Documents, Vevo, Infuse y iShows TV.

Apple Watch Phone

Ya me ha pasado muchas veces, salgo de casa tranquilamente y voy a echar mano al iPhone en mi bolsillo, y no está. Mi reacción inmediata es usar el Apple Watch, pero enseguida recapacito y caigo en la cuenta que poco puedo hacer con él. Aún sabiéndolo, sigo creyendo que el Apple Watch es un dispositivo más, no un accesorio del iPhone, es como sentir las piernas después de una amputación. El Apple Watch ha nacido para ser un teléfono, la nueva generación de teléfonos ya no serán inteligentes sino de pulsera.

Un iPhone se puede olvidar en casa con gran facilidad, y ahora más que tenemos el Watch, ya que en él miramos las notificaciones, la hora, alarmas, recordatorios y eventos. Al final lo quieras o no el iPhone se queda encima de la mesa y cuando sales a la calle lo olvidas fácilmente. Si el Apple Watch fuera también un teléfono, aunque tuviera que hacer las llamadas con unos auriculares inalámbricos, un manos libres o a través del mini altavoz que tiene no me importaría, porque al fin y al cabo sería un teléfono y seguiría conectado al mundo. Si a esto le añadimos conexión a internet y GPS, ya no haría falta un iPhone casi. Y aquí es donde está el problema, un problema mayor incluso que el de la batería, porque el problema de la batería tiene fácil solución…

El problema principal es que el iPhone es el producto estrella de Apple, es el que mayores beneficios reporta a la compañía, es que más expectación genera, y es el que mejor fama le da a Apple. Vamos que sin el iPhone, Apple no sería la misma, estaría perdida. Por lo tanto si Apple lanza un Apple Watch con llamadas, modem 4G y GPS, aunque cueste 800€, se come al iPhone con patatas. Entonces ocurriría una catástrofe, porque el iPhone dejaría de tener sentido en nuestros bolsillos, la gente optaría por un iPad Mini como dispositivo portátil o un iPod Touch y se partiría el mercados en dos: los que seguirían usando el iPhone y los que se pasarían al Watch. A Apple no le traería cuenta fabricar el iPhone y dejaría plantado a un mercado que sigue queriendo el iPhone.

El futuro ya está marcado, sólo falta que el mercado se abra a este nuevo concepto y para ello Apple ha decidido lanzar este primer modelo de Apple Watch capado, dependiente del iPhone y sin autonomía propia. Pero a los que ya poseemos uno ya nos está cambiando el concepto, por eso a Apple le interesa vender muchos relojes, no por ganar pasta gansa, sino por cambiar la mente de sus dueños y lanzar cuanto antes su Apple Watch Phone, la madre nodriza de nuestra vida, nuestra conexión al mundo exterior, la fuente que alimentará todos nuestros dispositivos algún día.

El tema de la batería es un asunto menor que tiene fácil solución, por ejemplo, Apple puede lanzar en cualquier momento una correa que duplique la batería del reloj, de hecho ya lo ha hecho con la Smart Case para el iPhone 6s. El Apple Watch tarda una hora en cargar su batería por lo que tampoco supone un trastorno cargar un par de veces el reloj Al día cuando ya lo hacemos con el iPhone. La batería es lo de menos, lo demás sería el precio y partir en dos el mercado del iPhone que tantos beneficios reporta a Apple.

Hace unos días salió el ultimo resultado de los beneficios de Apple y el mercado del iPhone también está cayendo ¿Por que? Muy sencillo, porque todo el mundo ya tiene un iPhone, y funcionan tan bien que cada vez menos personas quieren cambiarlo por otro, entre otras cosas por el desembolso que conlleva y por comodidad, el mercado de consumo medio no quiere innovaciones en su teléfono, quiere seguridad, estabilidad y conservar sus archivos más preciados.

Es el momento de cambiar, hoy he podido leer una noticia que hablaba sobre la poca vida que les queda a las tarjetas SIM, sobre todo porque los relojes quieren ser teléfonos y una tarjeta SIM es imposible de meter en estos pequeños dispositivos. El mercado lo está empezando a pedir, ya son muchos millones de usuarios los que han dejado su iPhone en casa sin querer y se han visto frustrados al no poder hacer una llamada a través del Apple Watch.

Es muy probable que no veamos un iPhone 8, creo que el iPhone 7s será el último de su estirpe y a continuación veremos iPads de todos los tamaños y formas. Un iPad de 4, 6, 10 y 12 pulgadas para llevar en el bolsillo, la bandolera o una carpeta o mochila. El reloj será nuestro compañero inseparable, el que se ocupará de todo, nuestro asistente personal, el que controlará todos nuestros pasos y nos guiará allá donde vallamos.

Las aplicaciones para el Apple Watch nunca despegarán ya que están muy limitadas, merman la batería del reloj y la mayoría de ellas intentan sustituir a las nativas de Apple que funcionan mucho mejor, no está aquí realmente el futuro del reloj de Apple, el futuro pasa por un teléfono, un modem, un GPS, Siri y las aplicaciones nativas de Apple. El Apple Watch no está muestro, no es un producto de nicho, es el futuro de Apple, de las telecomunicaciones y de los beneficios de Apple en un futuro a medio plazo.

Si el Apple Watch 2 incorporase un teléfono, modem y GPS con una batería cuya autonomía media fuera de un día y fuera capaz de conectarse a mi MacBook Air, mi iPad y cualquier otro dispositivo Apple a mi nombre, yo pagaría ahora mismo 800€ por él, así, al contado, sin pensármelo. Para empezar usaría mi iPad mini como sustituto del iPhone, pero si Apple lanzase un iPad WiFi de 4 ó 5 pulgadas por unos 400€ yo me lo compraría para seguir llevando en mi bolsillo mis aplicaciones y juegos favoritos.

¿Realmente le veis mas futuro al iPhone que al iPad? El iPod Touch sin duda está muerto, el iPad está pasando por un mal momento, pero en cuanto el Watch coja el mando de las operaciones, el iPad será sin duda la reina y el rey sin duda será el reloj, sino al tiempo…

Mi Apple Watch

Tras muchos meses con mi Apple Watch, n ome acuerdo cuantos, pero muchos, mi impresión ha mejorado un poco la verdad. Hubo unas primeras semanas de euforia predecible seguidas de un descenso ininterrumpido de la euforia hasta llegar realmente a plantearme vender el dispositivo por el poco uso, la escasez de aplicaciones y el rendimiento del mismo. Ahora me encuentro en una fase de incremento de satisfacción ya que los desarrolladores ya están mas desahogados con el iPhone 6S y su Touch 3D, con el nuevo iPad PRO y con el Apple TV 4, y por fin comienzan a verse apps nativas para el reloj que aportan esa dosis de usabilidad que los usuarios demandamos desde que prácticamente salió WatchOS 2, hacía falta desde luego apps para contabilizar nuestras tareas diarias, apps para reproducir podcast, apps para grabar notas con la voz, apps para responder mensajes, etc. Está claro que el Apple Watch 1 es un producto inacabado, un prototipo con una batería de escasa duración que impide sacar un rendimiento óptimo al procesador que opera en su interior, traduciéndose esto en lags continuos y tiempos de espera absurdos en un reloj de pulsera que traen como consecuencia la desesperación de tanto esperar sin resultado en el 50% de las veces y por ende salir a buscar el teléfono para completar la operación. Hay multitud de ventajas no obstante, esto y la esperanza de que alguna vez tanto Apple como los desarrolladores hagan su trabajo es lo que me hace no vender el reloj, sinceramente. Además, en cuanto salga un reloj que funcione en condiciones pienso vender el que tengo para, por un precio asequible, hacerme con el modelo nuevo. Es decir una vez que tienes ya un dispositivo es más fácil hacerte con una nueva versión vendiendo el modelo antiguo, cosa que no es lo mismo si partes de cero, el desembolso es mucho mayor.

Yo ahora estoy muy entretenido con Overcast para el Apple Watch que funciona mas bien mal, pero que cuando lo hace merece la pena ya que puedes controlar la velocidad de reproducción y que podcast quieres escuchar. También he comprado la app Fantastical que por fin me permite ver y editar mis recordatorios desde el reloj y que funciona algo mejor, aunque también falla de vez en cuando y fastidia mucho la verdad. Otra app que uso mucho es la Instapaper que hasta el momento no va mal. La App Things ha sacado hace muy poco su versión nativa para el Apple Watch y estoy francamente muy contento por lo bien que funciona y lo rápida que es, creo que es la mejor de todas las que han pasado por mi reloj. La verdad que después de WatchOS 2 la app música ha mejorado mucho y poco a poco van apareciendo complicaciones realmente útiles que sirven de vistazo rápido y acceso directo a la aplicación.

Ya os digo, no hay grandes mejoras por el momento, pero hay que ser fuerte y aguantar con él hasta futuras versiones que mejoraran a bien seguro, ya que el reloj es un dispositivo estupendo que realmente tiene una utilidad y aunque a priori parezca un capricho, se me hace cada día mas indispensable.

Siri, tenemos un problema

Tenemos un problema y grave que debe ser solucionado pronto. Me refiero al comportamiento de Siri en prácticamente el 80% de las veces que lo uso, y es que el asistente de voz de Apple, el que le da vida al Apple Watch funciona bien en muy pocas ocasiones hasta el punto de que resulta ya un suplicio usarlo. El problema es que Siri necesita una conexión continúa a internet y buena, porque con apenas cobertura puedo enviar un SMS o un simplemente mensaje de iMessage pero si no hay una excelente cobertura 3G, una comunicación Bluetooth de primera y una conexión WiFi alta y a gran velocidad, de nada sirve el asistente de voz.

El Apple Watch no tiene teclado, la pantalla es muy pequeña y resulta imposible escribir sobre ella. La gran característica del Apple Watch es que es un reloj inteligente, que es mucho más de lo que hace una pulsera de actividad física, si hay algo que caracteriza a Apple es que todo lo que fabrica funciona. En este caso no es así, Siri no funciona, y no parece que vaya a hacerlo en mucho tiempo por lo que el Apple Watch queda reducido a un simple artículo de moda y lujo.

Esta mañana he intentado enviar un mensaje más de 10 veces sin éxito, lo he probado todo, pero al final Siri se ha rendido y ni siquiera era capaz de recoger el texto que le iba dictando. Ya no es que sea problema solo de comunicación, es ya problema de software, así que si quieren realmente vender relojes que se apliquen el cuento porque si no les puede costar un verdadero fracaso.

En mi opinión en problema quedaría resuelto si Apple guardada las respuestas en el mismo dispositivo y las actualizará cuando se actualiza el sistema, de esta manera las respuestas serían mucho más rápidas cuando se prescinde de una buena conexión a internet y no se requiere su uso. Pero Apple se empeña en que hay que tener una buena comunicación siempre, y ese problema me temo que lo tendremos siempre, a no ser que Apple monte su propia operadora con n redes propias de comunicación y solucione el problema de usan vez por todas, hasta entonces poco habrá que hacer.