¡Oye Siri!

Llevo mucho tiempo detrás de unos buenos altavoces y que sean inalámbricos. Los mejores sin duda en cuanto a calidad son los de la compañía Sonos, que además son compatibles con AirPlay y funcionan a través de la WiFi. Estos auriculares tienen por contra que son para el hogar, quiero decir, que no tienen batería y están todo el rato enchufados a la corriente. El objetivo de los altavoces de Sonos es permanecer fijos en puntos estratégicos de la casa y proporcionar sonido de calidad por todo el hogar como si de un hilo musical se tratase.

Por otro lado están los clásicos ya altavoces Bluetooth que son más pequeños y portátiles y tienen su batería propia. Pero no es mi objetivo este último, ya que resulta tedioso parearlos con cada dispositivo y solo puedes hacerlo con uno, con que con los de Sonos puedes conectar cualquier dispositivo que se encuentre dentro de la red.

La solución está al caer, pero no existe aún en el ecosistema Apple. Los usuarios de la marca necesitamos ya como el comer unos altavoces de gran calidad que se conecten por WiFi a través de AirPlay y ya de paso controle la domótica del hogar y sirva de asistente a su vez con Siri. No es que Apple se vaya a copiar de Alexa, Cortana o el Google Home, es que ha llegado el momento para este producto y después del éxito de los AirPods, la mejora de Siri y un Home Kit en auge, no cabe otra.

Dicen que iría unido al Apple TV también, pero yo no lo creo. Sería un altavoz independiente que nos permitiría escuchar música con gran calidad, invocar a Siri y su conexión seria tan sencilla como la de los AirPods. Aunque la conexión por AirPlay nunca ha sido complicada realmente. Obviamente llegará para navidades y habrá tanta demanda que hasta primavera de 2018 no podremos hacernos con uno. Así que hay tiempo para ahorrar.

El ecosistema de Apple

No podemos negarlo, para disfrutar de un dispositivo de Apple tenemos que disponer de todo su ecosistema. Apple vive de vender hardware y tiene que vendernos todo: el iPhone, el Mac, el iPad, el Apple TV, el Apple Watch y los AirPods. De hecho cualquier producto de Apple nos proporciona una experiencia tan buena que acabamos cayendo en la tentación de comprar otra cosa de Apple, es el llamado efecto halo.

Apple marca la diferencia

Pero está claro que detrás de la manzana no solo hay accionistas avariciosos y economistas inquietos, también hay usuarios fieles a la marca como tú y como yo, que trabajan no sólo por conseguir un gran producto sino también por mejorar un producto que ellos mismos disfrutan a diario y que les gustaría que fuera aún mejor. He aquí entonces la gran diferencia entre Apple y cualquier otra marca, además de ser una marca que fabrica hardware dedicado y software propio, sus empleados usan los productos a diario durante su vida personal, no porque se vean obligados, sino porque lo adoran tanto o más que nosotros los usuarios fanáticos de la marca. Es por esta razón por la que Apple fábrica dispositivos tan dispares que trabajan en conjunto formado todo un ecosistema que a todos se nos antoja caro de mantener al día.

Ciclos de renovación 

Cualquier otra marca intenta crear el todo en uno para vendértelo todo de golpe y cosechar algún que otro pequeño éxito. Pongamos como ejemplo la Surface de Microsoft o cualquier tableta laptop del mercado, o también las Phablets, esos híbridos entre smartphone y tableta. Apple en cambio te vende un Mac para trabajar, un iPad para complementar a tu Mac en el trabajo o disfrutar del ocio en casa, un iPhone para tenerlo todo en movimiento, un Apple Watch como satélite del iPhone y un Apple TV para la televisión del hogar. Esto se traduce en miles de euros para completar ese ecosistema con un margen de 2 años para renovar el iPhone, 4 para renovar el iPad y 6 para renovar el Mac. Si, a priori es un gran desembolso pero a la larga es una gran inversión en la mayoría de los casos porque son productos muy bien fabricados, con materiales de primera por fuera y por dentro, con un soporte posventa digno y actualizaciones de software constantes que permiten que todos estos dispositivos no suelan dar problemas. 

¿Porque cuesta tanto comprar?

Cualquier usuario normal se enfrenta siempre a varios problemas: primero el económico, segundo el moral y en tercer lugar el miedo al cambio. El problema económico es por culpa de la competencia que ofrece siempre productos más baratos y también por el desinterés del usuario por la informática y el mundo digital en general, esto último se dá cada vez menos ya que las nuevas generaciones de usuarios tienen una mentalidad diferente y lo tienen más asumido. El problema moral es más común de lo que nos imaginamos, hay gente que considera inmoral pagar 800€ por un teléfono móvil, y ya no solo esto, es que además se avergüenzan de hacerlo por el que dirán los demás, en vez de gastar tanto… cómprale a tus hijos más ropa o apadrina un niño del tercer mundo, cada cual tiene su opinión y obra en conciencia como quiere, pero es la realidad, nos enfrentamos continuamente a situaciones que nos hacen pensarlo dos veces, aunque realmente no está definido ningún comportamiento como bueno o malo, somos nosotros realmente quienes nos juzgamos a nosotros mismos. Y por último el desinterés por la informática en usuarios más mayores es algo completamente normal, con la vejez nos cuesta más asumir las nuevas tecnologías y obviamente aunque se supone que tenemos más dinero, o al menos tenemos la vida más resuelta no somos capaces de tirarlo en un aparato tan moderno.

Tu vida conectada 

Pero ya no es solo el tenerlo todo y que Apple quiera encasquetarnos todos sus productos para hacer el agosto, es lo bien que funciona todo conectado como si fuera magia. Cuando salgo de casa nunca olvido el iPhone, creo que nadie ya lo hace, pero es que el Apple Watch me lo pongo todos los días cuando me levanto y me está todo el día informando de mi actividad física, la de mis amigos, las notificaciones, el tiempo, etc. Si alguien me llama rápidamente busco mis AirPods y utilizó uno de ellos para contestar la llamada rápidamente, así puedo seguir haciendo lo que sea sin que se me canse la mano de sujetar el iPhone en la oreja. Luego cuando cuelgo me apetece escuchar un podcast o alguna lista de reproducción, me pongo el otro AirPod y desde el Apple Watch con la multitarea o alguna complicación de música accedo rápidamente y selecciono la lista que quiero escuchar. Llegó la hora de trabajar con el Mac o el iPad, me voy a Bluetooth y seleccionó los AirPods para seguir controlando la música desde aquí. Ahora, me vuelven a llamar por teléfono y lo cojo en el Mac o el iPad directamente, sin tener que buscar el iPhone, y contesto los mensajes desde aquí también, por su puesto. Ahora me apetece escuchar mis listas en el equipo de música del salón que tengo conectado al Apple TV, así que enciendo el equipo y por AirPlay envío el sonido al Apple TV que tengo conectado a la tele, o directamente con el mando a distancia del Apple TV me voy a la aplicación de música donde tengo todas mis listas sincronizadas. Si tenemos equipos de la marca Sonos podremos enviar el sonido por AirPlay directamente sin tener que encender la tele y el Apple TV, ademas podremos crear un sistema de sonido inalámbrico por toda casa con varios de estos altavoces. Todo funciona en armonía y sincronizado por lo que disfrutaremos y nos sentiremos realmente muy afortunados de tenerlo todo, aunque siempre sentiremos la envidia y algo de cargo de conciencia del vecino que mira con recelo lo bien que nos lo hemos montado y la cantidad de dinero que hemos malgastado. 

Renovarse o morir

Lo peor es empezar, dar el salto a Apple es duro al principio por el desembolso inicial y el cambio de interface en el sistema operativo. Apple nos lo hace todo más fácil, pero entenderlo al principio es complicado, parece como que todo está al revés, ya vengas de Windows o Android, es el mismo lío al final. Pero el tiempo lo cura todo y cuando comprendes la filosofía de Apple es cuando empiezas a desear otros productos de la compañía. Lo mejor es ir poco a poco para que no se convierta tu vida en una pesadilla, y también para no gastar tanto dinero de golpe. Si realmente queremos estar al día de todo y nos gusta Apple porque disfrutamos todo a tope, te acabas dando cuenta del mercado de segunda mano que tenemos tan grande y bueno. Si dispones de todo el ecosistema, montándotelo bien, podrás ir renovándolo todo poco a poco por la mitad de un sueldo milieurista. Si, por 500€ podrás cambiar cada 2 años de iPhone, cada 4 años de iPad y cada 6 de Mac, incluso té sobra para un Apple Watch cada 3 años. Si vendes tu iPhone por eBay cada 2 años y lo haces justo en el momento oportuno necesitarás 200€, es decir 100€ al año. Para un iPad a los 4 años unos 400€ que serán otros 100€ anuales. Para renovar un Mac de gama media o baja unos 600€, o sea otros 100€ anuales. Y nos sobran 200€ de esos 500€ para un Apple Watch cada 3 años. Si os fijáis cada producto de Apple disminuye su valor unos 100€ al año, pero la esperanza de vida de cada uno es diferente y la inversión no se hará cada año en todos los productos. Una vez hayamos invertido en todo el ecosistema de Apple, si nos gusta podremos mantenerlo al día por muy poco. Esto no quita que por el camino nos encontremos con problemas y la garantía es solo de 2 años. En el caso del iPhone estaremos siempre cubiertos por la garantía si renovamos cada dos años, esta renovación es la más corta ya que el iPhone lo usamos todos los días y sufre más que un iPad o un Mac. También tenemos que tener en cuenta que debemos de proteger nuestro dispositivos con una buena funda, las mejores las de Apple, porque si no lo hacemos y se cae al suelo nuestro dispositivo tendremos que pagar el daño nosotros ya que la garantía no lo cumbre.

Un mundo de accesorios

Los accesorios son otro mundo, tenemos que tener cuidado con lo que compramos ya que volvemos a lo mismo: si gastamos poco obtendremos un mal resultado y por tanto una mala inversión. Yo siempre prefiero los de Apple porque tienen más calidad y están mejor adaptados a sus dispositivos, como es lógico. Comprar fundas protectoras, cables, auriculares, adaptadores es un gasto extra que habrá que asumir sin más remedio, pero que valorando realmente el uso que vayamos a darle y eligiendo bien el producto no tiene porque ser demasiado. Olvídate de vender los accesorios de segunda mano, probablemente no te den nada o una cantidad ridícula, quizás si están en buen estado y vendes muchos a la vez consigas algo digno.

Vende y compra

También es importante saber cuando vender porque por unos días si te despistas tu dispositivo puede bajar de valor. Hay que estar pendiente de las presentaciones de Apple, de la Apple Store y de la fecha de lanzamiento de cada producto. La página web Macsale te dice el valor de tu dispositivo y hay otras web te dicen incluso los años de vida que le quedan a tu dispositivo o el estado de la batería, los ciclos, etc. 

En definitiva…

Si te lo curras un poco, puedes disfrutar de todo un ecosistema Apple si arruinarte, otra cosa será el que dirán los demás cuando te vean con la manzana por todos lados, creerán que te ha tocado la lotería o que te dedicas a negocios de relativa legalidad.

Google Chromecast

No os confundáis, detesto a la compañía de Google porque se dedican a ganar dinero vendiendo información de sus clientes, consiguiendo a cambio más de estos que otras compañías como Apple que al cambio tienen una política de confidencialidad mucho más estricta y por su puesto precios mucho más elevados en dispositivos y servicios.

Os vuelvo a hablar de este pequeño dispositivo que se conecta a la tele y sirve de receptor de audio y vídeo, sistema muy parecido al de Apple, llamado AirPlay, pero que tiene una “ventaja” sobre el sistema de Apple. Dicha ventaja es que no está integrada con el sistema iOS, es decir, una app en concreto se conecta al receptor y transmite el contenido independientemente de lo que este realizando el sistema y resto de aplicaciones. Así, por ejemplo puedo conectar la app de Netflix y ver una película en la tele y al mismo tiempo enviar una canción de Apple Music por bluetooth a unos altavoces, o puedo escuchar música de Spotify por la tele o altavoces conectados con un Google Chromecast Audio y a la vez jugar al Supermario o enviar por AirPlay música  de Apple Music, o una película, o hacer duplicación de un juego en la tele conectada a un Apple TV. Es decir, con Google Chromecast es como si tuviéramos dos dispositivos en uno, puedes hacer dos cosas a la vez sin que una interfiera con la otra ¡Esto si que es multitarea! Y el iPhone 7 no se despeina al hacerlo, estamos hablando de todo un ordenador personal con forma de teléfono, cuya potencia queda bien demostrada con estas cosas.

Por eso, aunque tengas un Apple TV me siento muy feliz de tener un Chromecast porque puedo enviar por Streaming un vídeo a la tele y a la vez, ver otro en el iPhone sin que haya cortes, también porque son baratos y fácil de instalar en casa de familiares o televisiones adicionales que tengamos en casa, un Apple TV es mucho más caro y comprar varios de estos es demasiado para casi cualquiera.

Y también me gusta mucho el Chromecast porque puedes organizar lo que vas a ver desde el móvil, sin tener que cortar la reproducción, me explico: yo estoy viendo vídeos musicales de YouTube en la tele con Chromecast desde el móvil y mientras los veo puedo ir añadiendo a la cola más vídeos sin cortar el que estoy viendo, y todo desde el móvil. Con el Apple TV esto es imposible ya que tengo que salir del vídeo, navegar por los menús y seleccionar otro vídeo y así una y otra vez, y cada vez que quieres cambiar tienes que cortar el vídeo, no es contínuo. Con Netflix igual, mientras termino de ver un capítulo voy buscando el siguiente que quiero ver de otra serie, y así engancha con el siguiente como si estuvieras viendo la tele, sin interrupciones al navegar por menús. Esto podría hacerse con un Apple TV si Apple ser lo propusiera, y la verdad que funciona a las perfección, sin cortes ni pérdidas de calidad en la transmisión, es perfecto.

Con esto no quiero decir que voy a dejar de usar el Apple TV, pero por ejemplo si que voy a ver YouTube con Chromecast y lo usaré para ver películas en otras teles de casa o de familiares. Además, aunque el Apple TV es pequeño, el Chromecast es aún más pequeño y ligero, es sólo un cable, por lo que para llevárselo de viaje es ideal.

Inconvenientes del Chromecast, muchísimos: sólo podemos controlar la reproducción desde la pantalla de bloqueo o panel de control con YouTube, Chromecast no es compatible con todo ni lo será nunca (Apple Music por ejemplo), tampoco se puede controlar desde el Apple Watch (salvo la app de YouTube que ya si ser puede).

El iPhone 7

El pasado lunes 21 de noviembre en cuanto puse mis pies en territorio español rompí la hucha y me lancé de cabeza a comprar el nuevo iPhone 7 de Apple junto a una funda negra de silicona en El Corte Inglés con sus dos años de garantía, un seguro de robo o atraco por 3 meses y financiado en 3 meses sin intereses, con la tarjeta de El Corte Inglés.

El terminal es un iPhone 7 de 128GB en color negro mate, la pantalla es de 4’7 pulgadas y cuesta 879€. Al principio me planteé dar el salto directamente a las 5’5 pulgadas y suplantar definitivamente mi iPad Mini con el Plus, pero al agarrar el iPhone de 4’7 me di cuenta que tenía una pantalla impresionante y que quizás un salto de las 4 pulgadas a las 5’5 sería demasiado.

Tras un par de meses con él tengo que decir que estoy encantado, han sido muchos cambios: ahora tengo 3D Touch, Taptic Engine, resistencia al agua, altavoces estéreo, Touch ID más rápido, el doble de capacidad, 2GB de RAM, procesador A10 Fusion, cámara de 12MPX con estabilizador óptico, cámara FaceTime de 7MPX, flash cuatritono, conexiones inalámbricas mucho más rápidas, mejor batería, carcasa de aluminio 7000 en color negro mate, pantalla LCD muy mejorada con unos colores y contraste más naturales. No si me dejo algo, pero la lista de novedades para mí es interminable, por lo que no puedo estar más contento.

La primera diferencia que encontré fue el tamaño de la pantalla que ahora me permite escribir mejor y cometo menos errores al tener teclas más grandes. La velocidad en todos los aspectos es inmejorable, todo se abre rápido y fluido, sin excepción: Real Racing 3, un juego que se caracteriza por sus largas esperas para cargar los circuitos ahora es hiper-rápido y da gusto jugar con el sin duda. En este mismo juego se puede apreciar el salto de procesador y la pantalla mejorada: ahora los colores, brillos, reflejos, sobras, etc son mucho más realistas, adoro este juego.

El tacto al cogerlo y manejarlo, sobre todo con la funda de silicona es, como dicen, adictivo. Y al ser el teléfono de mayor tamaño es más agradable sujetarlo, es más fácil agarrarlo sin que se te caiga. Los cantos curvos de la pantalla son mucho más agradables al tacto que los cortados del diseño anterior, es otro gran placer deslizar nuestro dedo por los bordes de la pantalla y comprobar que no hay límites, salvo los impuestos por la funda que estemos usando, la cual a menudo dificulta realizar ciertas maniobras con el sistema, al menos con la silicona de Apple.

Al final te encuentras con todo un ordenador en la palma de tu mano, en mi caso tengo 128GB de almacenamiento con el cual puedo guardar fotos y vídeos para aburrir, música en cantidades industriales y juegos para echar las 24 horas del día por lo que bajo mi punto de vista y el de cada vez más gente se hace prescindible cualquier otro artilugio, llámese iPad o MacBook. La velocidad, calidad de la pantalla, almacenamiento y velocidad de escritura, memoria RAM y un parque enorme de aplicaciones de calidad lo hacen prácticamente la herramienta definitiva.

Si dudas entre un iPhone 7 o un iPhone 6S Plus, tienen el mismo precio, en mi opinión lánzate a por el pezqueñín último modelo porque supera con creces a su predecesor y a buen seguro no te arrepentirás, aunque su pantalla sea más pequeña, que para nada me parece a mí pequeña, eso si, siempre y cuando vengas de un modelo de 4,7 pulgadas o inferior. No, no he echado de menos el puerto de auriculares porque suelo utilizar los auriculares de Apple, porque uso otros Bluetooth y porque algún día si Jobs quiere me compraré unos AirPods que me librarán del cable definitivamente. Eso sí, se hace más dificultoso introducir el cable lightning que el antiguo Jack de auriculares, sobre todo cuando lo haces en movimiento por la calle. Pero ya digo, que eso se va a acabar con los inalámbricos muy pronto, o eso espero.

En definitiva, una herramienta que cada vez se me antoja más imprescindible, merece la pena ahorrar tranquilamente un poquito cada año y vender el antiguo para comprar el modelo nuevo, ya que ganaremos en todos los sentidos. El Apple Watch también es para mi gusto imprescindible ya, más incluso que un iPad o un MacBook, ya que lo llevamos siempre encima y es un gran aliado del iPhone, es el complemento perfecto, pero que no hace falta renovarlo cada año, con hacerlo cada 2 ó 3 años es suficiente ya que no se exige tanta velocidad como ocurre con el iPhone, quizás se requieran más prestaciones en cuanto a sensores y conexiones. Yo cada día estoy más contento y convencido de que el futuro pasa por el iPhone y sus accesorios por lo que es sin duda la mejor inversión tecnológica que puedes hacer hoy por hoy, además el soporte en cuanto a actualizaciones y Apps de terceros es superior en todos los aspectos.

No voy a hablar de la cámara porque si no se va a alargar mucho este artículo, pero que estoy muy contento, aunque siempre seguirá siendo mejorable, hagan lo que hagan, aunque mejoren mil cosas, siempre habrá otras mil más que mejorar.

La gran Apple

Si es cierto, si hace no mucho decía que Google acojonaba con su infraestructura de búsqueda a través de la red, toda la información del mundo es suya y puede hacer con ella lo que quiera. 

Ahora me atrevo a decir que Apple acojona, y más a un que Google. Pero empecemos por el principio: seguramente habréis oído hablar de los Samsung Galaxy Note 7 que explotan, que la marca coreana a devuelto terminales nuevos que han vuelto a explotar y que finalmente han decidido dejar de vender el terminal perdiendo 17.000.000.000€ directos sin tener en cuenta las pérdidas indirectas por desconfianza del usuario. Y que casualidad que justo cuando todo esto ocurre aparece el Google Pixel, un terminal de alta gama que compite directamente con los terminales del mismo nivel de Samsung. 

¿Y si le huera ocurrido esto mismo a Apple? Pues os aseguro que no hubiera sido para nada parecido a lo que le ha ocurrido a Samsung. Para empezar Apple tiene tal infraestructura de tiendas por todo el mundo, de soporte postventa, de ingenieros cualificados, de abogados, etc que todo habría quedado en agua de borrajas. Esto que le ha ocurrido a Samsung para empezar no le habría pasado a Apple pero en el caso de que hubiera ocurrido se habría investigado como dios manda el asunto y se hubieran tomado cartas en el asunto devolviendo terminales en condiciones o simplemente devolviendo el dinero, pero nunca enviando de nuevo terminales en las mismas condiciones. 

El trámite en la devolución hubiera sido una balsa de aceite comparado  con lo que le ha ocurrido a Samsung gracias a las Apple Store, ya que el trato al ser directo con el cliente se hubiera arreglando antes y de mejor manera. 

Por otro lado ha salido el Google Pixel que promete ser la gran amenaza de Samsung y Apple, de Samsung estoy seguro de que si pero nunca de Apple, ya que el nivel de la marca de Cupertino es tal en cuanto a infraestructura, logística, distribución, tiendas, etc que para alcanzar a Apple no sólo se necesita dinero, también tiempo, eso no se puede comprar. 

Y todo esto coincide también con las recién inauguradas tiendas en Londres que han sido reformadas,  con la noticia de que van a quitar las alarmas a los iPhone y Apple Watch en las tiendas y que se va a construir y tercer campus en Cupertino y que se han comprado un par de edificios en Londres e Italia para formar a programadores.

Apple crece y crece y no sólo en número de clientes, accionistas y beneficios, también en inversiones, I+D, distribución y logística. De hecho ya tiene fábricas en EEUU, Suramérica y la India, y ha invertido en la mayor compañía de taxis en China. Tim Cook ya no sólo trata con los empresarios, también lo hace directamente con los presidentes de los paises. Ya estamos acostumbrados a todo esto, pero pensadlo, es muy grande Apple, demasiado. Tanto que asusta un poco ¿No creéis?

Apple no tendrá unas gafas VR, ni un coche que compita con Tesla, ni una consola de videojuegos, ni una tele, ni un iPad con ratón, ni una Siri en el cuarto de estar, ni… muchas cosas, pero tiene otras mucho más importantes, y a los que dicen que Apple está acabada, pensando en todo esto, creo que no tienen ni idea de lo que dicen, solo mucha envidia.

Quiero unos SmartPods

Año 2018, Apple lanza el Apple Watch 4, la segunda generación del reloj de Apple con conexión LTE, el primero realmente autónomo, ya no necesitaremos un iPhone para usarlo al 100%, con el Apple Watch todo es posible. Todo el mundo se está acostumbrado a usarlo y cada vez más usuarios hacen llamadas con él, así que tenemos “one more thing”, si… Apple lanza por fin unos nuevos EarPods y no son Beats, ahora son inalámbricos y están especialmente pensados para ser usados con el nuevo Apple Watch dotado con el nuevo Bluetooth más veloz, energético y estable. 

Estos nuevos EarPods suponen un nuevo concepto de auriculares que entran en la categoría “wearable” ya que se llevan colgados en el cuello a modo de colgante o collar y son tan elegantes que podríamos combinarlo con cualquier prenda, bien deportiva o bien más elegante. Definitivamente Apple se está adentrando en el mundo de la moda y ahora lo hace con algo tan necesario hoy día como unos auriculares inalámbricos. Parece una locura pero ya somos muchos los que salimos sin nuestro iPhone de casa pero nos gusta escuchar música con el Watch o realizar alguna llamada que otra. Llevar encima unos auriculares inalámbricos supone un trasto más que al final dejas o te olvidas en casa.

El dispositivo en concreto consiste en unos elegantes auriculares en diferentes colores a juego con los ya existentes para el Watch que disponen de un cordón intercambiable de acero, nylon, plata e incluso oro. Dicho cordón se une por el extremo como ya es costumbre mediante un iman a modo de broche. No disponen de botón alguno, simplemente se apagan solos cuando se abrochan y se encienden en cuestión de un instante al desabrocharlos conectándose por Bluetooth sobre la marcha. 

El diseño no es sólo cuestión de elegancia, también aporta comodidad y sencillez a la hora de usarlo. Según nos cuenta Cook es tan cómodo que apenas recuerdas llevarlo puesto y se conectan tan rápido que responder una llamada desde el Watch es toda una experiencia. Además incorporan una cajita de transporte como la de los antiguos EarPods que sirven de cargador haciéndolo por inducción y en tan solo un par de horas. Desde luego este nuevo accesorio dar mucho que hablar y por tan solo 120€ convertirás tu Apple Watch en un auténtico dispositivo independiente y podrás usarlos también con tu iPhone, iPad u otro aparato con conexión bluetooth.

Esta es una idea que se me ha ocurrido usando mi Apple Watch mientras caminaba y realizaba una llamada con él hoy, no sería descabellado que en un par de años viéramos algo parecido ¿Os lo imagináis?

Apple Taxi

¿A que no se os había ocurrido? Pues a mí si, y no ha sido ahora mismo, llevo con esta teoría desde hace años ya, aunque nunca la había aplicado a la marca Apple. 

El porque de esta ocurrencia, muy simple: Apple está construyendo su primer vehículo auto conducido ya que ha contratado al vicepresidente de Tesla y una empresa inmobiliaria a confirmado que Apple ha comprado no sé si un terreno o nave o espacio para construir o probar el vehículo en cuestión. Por esta y por multitud de razones más está claro que Apple quiere lanzar su primer vehículo a medio plazo, parece ser que en 2020. Tal y como está el mercado actual no me parece para nada descabellada la idea pero viendo el ritmo al que va Tesla da la impresión de que los chicos de Apple llegan tarde, sin contar con que las grandes compañías automovilísticas ya están fabricando sus propios vehículos eléctricos y Tesla está regalando sus patentes. 

Acabo de leer una noticia que me ha encendido la bombilla, y es que Apple acaba de comprar una gran compañía de “taxi” en China, la gran competencia, según dicen, de Uber. Un Uber es un vehículo independiente que presta un servicio por su cuenta, a nivel mundial, de taxi, y que está amenazando otro gran monopolio, esta vez el de los taxis ¡Los monopolios se hunden amigos míos! Estamos en una era en la que las tradiciones más ancestrales y monopolios fenecen, si si…

Yo, desde hace mucho he tenido un gran sueño, un sueño en el que nadie posee un vehículo, si no que varias compañías ofrecen un servicio tarifa plana de taxi autoconducido. Es decir, con mi móvil o mi reloj, o lo que sea… pido un taxi para 4 personas con maletero grande para ir a la playa, y en cuestión de segundos lo tengo que en la puerta de casa con las puertas abiertas y el maletero preparado para meter la nevera y la sombrilla, y sin chofer. Es decir el mismo coche solito llega a mi casa y me lleva donde le digo sin tener que coger el volante. El coche por dentro es como un habitáculo con asientos muy confortables, conexión a internet y acceso a toda la música, películas y series del mundo, pero con mi cuenta de usuario, así que podré disfrutar del viaje y tomar un refresco o una cervecita mientras llego a la playa. Luego no tendré que preocuparme de aparcar ya que el vehículo se va a prestar servicio a otro cliente o a cargar la batería. 

Entonces ahora, después de leer la noticia sobre la reciente compra de Apple, pienso… Quizás Apple haya fijado la fecha para 2020, un poco tarde, pero quizás sea porque va a dar un paso más, para situarse por delante de Tesla y las demás compañías ofreciendo un servicio a nivel mundial de vehículos autoconducidos que presten un servicio temporal y que se pueda contratar pagando una tarifa plana o con un límite de kms mensuales, por ejemplo. 

Así pues imaginaos en el año 2020 que podamos contratar al mes 500 kms por 50€ al mes y simplemente con invocar a Siri, tengamos en cuestión de minutos o segundos un vehículo de Apple listo para llevarnos a cualquier lugar y con todo el entretenimiento multimedia, comunicaciones y/o herramientas de trabajo para no perder nuestro valioso tiempo mientras nos desplazamos. Imaginaos las autovias repletas de estos vehículos circulando todos a la misma velocidad, manteniendo sus distancias de seguridad y evitando grandes a colapsos y accidentes ya que todos están conectados a Internet y sabrán cómo evitarlos solitos sin tener que tomar nosotros la decisión.

De esta manera todo el mundo tendría acceso al Apple Car sin necesidad de tener carnet de conducir, ni hacer un gran desembolso para comprar uno y mantenerlo después. Para Apple también sería mucho más sencillo crear un servicio online, transportar los vehículos a las grandes ciudades y comprar cocheras para aparcarlos y mantenerlos, que vender directamente los vehículos a los clientes y prestar un servicio post venta en todo el mundo de atención al cliente, no es lo mismo llevar un iPhone a una Genius Bar que un coche a un taller de reparación Apple. Además gracias a este servicio, que terminarían imitando todas las compañías, se evitarían colapsos en las carreteras, accidentes, contaminación y cuando todo el mundo los utilizase las calles quedarían libres de coches aparcados y se sustituirían por árboles y parques para pasear. El gran inconveniente de esto sería una vez más la gran cantidad de puestos de trabajo que desaparecerían entre taxistas, mecánicos, funcionarios, etc etc. 

Estamos a nada de presenciar un cambio radical en este ámbito, han cambiado muchas cosas en la vida pero los coches, pese a los grandes avances que incluyen ya, siguen siendo prehistóricos, y con la subida del petróleo, su escasez, el cambio climático y grandes como Elon Musk (Director ejecutivo de Tesla Motors) están ocurriendo grandes cambios, y si a esto le añadimos grandes y multitudinarias compañías que invierten cuantiosas e ingentes cantidades de dinero en I+D como Apple, Google, Samsung o Microsoft no me quiero ni imaginar lo que ocurrirá a medio plazo, yo estoy ya ansioso por verlo. 

Smart Connector II

Imaginaos para que más puede utilizar Apple este nuevo Smart Connector, las posibilidades pueden ser casi infinitas. Parece mentira que tres agujeros puedan aportar tanto. 

Esta vez se me ocurre que Apple podría utilizar está nueva conexión para introducir nuestro iPhone 7 Pro en unas gafas de realidad virtual, aprovechando que se ha puesto de moda ahora. Quizás Apple tenga preparado un modelo de gafas de realidad virtual que funcionen con este tipo de conexión. O quizás sean las compañías de terceros las que se lancen a crear un accesorio de realidad virtual compatible con este tipo de conexión. 

Yo la verdad que soy un poco reacio a la realidad virtual, no le veo utilidad y no me parece realmente sano engancharse unas gafas a la cabeza y mirar nuestro iPhone retro iluminado a unos pocos centímetros de nuestros ojos, a mí me produce mareo y dolor de cabeza, sinceramente. 

En cambio sí que me parecería realmente útil si Apple lanzase una pantalla 4K con un diseño similar al iMac en el que pudiéramos insertar nuestro iPhone o posarlo sobre la peana de dicha pantalla, por ejemplo para usar nuestro iPhone como ordenador personal, cambiando la interface del sistema operativo, no sin dejar de ser iOS, pero pareciendose más a OSX y con el que podamos usar nuestro ratón wireless. Mientras cargamos nuestro iPhone podríamos usarlo en una gran pantalla para retocar las fotos que hemos hecho, hacer un montaje de vídeo, o simplemente trabajar con software de iOS adaptado a una pantalla de 21 pulgadas. Obviamente este pequeño iPhone debería contar ya con al menos 4GB de RAM y un nuevo chip A10X capaz de mover tal cantidad de pixeles y sin despeinarse. Entonces sí que estaríamos hablando de la era post PC.

Como veis la posibilidades del iPhone se multiplican por mil con este Smart Connector y aún se me ocurren más cosas que os iré contando en próximos posts.