La era inteligente

El otro día hacía referencia al Apple Watch con respecto a lo que para mí sería imprescindible en él, lo que realmente le daría un valor, un sentido y una función en el ecosistema de Apple. Hasta la fecha sólo tenemos dispositivos duplicados, triplicados e incluso cuadriplicados porque tenemos un iPhone con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestra aplicación del tiempo, nuestra biblioteca de fotos, etc; y nuestro iPad con nuestro reproductor de música, nuestro procesador de textos, nuestro… y un Mac con lo mismo otra vez y ahora el Apple Watch comienza a tenerlo todo otra vez. Al final el consumidor que no es tonto se plantea comprar un solo producto y mandar el resto a paseo, y que mejor producto que un iPhone que lo tiene absolutamente todo incluido un módem 4G y una aplicación para hacer llamadas con la SIM de nuestro operador favorito. El iPhone es un producto con una potencia incuestionable que incluso se puede conectar a un monitor externo o un televisor con un cable HDMI por ejemplo y usarlo como un ordenador ¿Y para que queremos más? Efectivamente, comprar mas dispositivos es tirar el dinero, es por ello por lo que han comenzado a descender las ventas del iPad y del mercado de tablets en general puesto que esto mismo está ocurriendo en Android también y más ahora con móviles de pantallas mastodónticas y cámaras de fotos que rózan el acabado profesional.

Bien pues esto puede que cambie de aquí a poco, Apple lo está haciendo ya o va a comenzar a hacerlo de aquí a nada. El Apple Watch a nacido dependiente del iPhone y aunque ahora va a poder portar aplicaciones nativas va a seguir siendo una pieza clave en el ecosistema de Apple. Seguramente los ingenieros de Apple habrán puesto todos sus dispositivos sobre la mesa y el jefe habrá dicho, vamos a organizarnos… El iPhone es un móvil que dispone de GPS, 4G, WiFi y lo llevamos siempre encima, él será el encargado de rastrear todo el día donde nos encontramos, el encargado de buscar redes WiFi y conexión a redes móviles, también será nuestro dispositivo de bolsillo en el que haremos cualquier tipo de consulta, jugaremos o trabajaremos sentados en el parque o en el metro. El Apple Watch es el ayudante, el se va a encargar de medir nuestros pasos y de informarnos en cada momento, será nuestro asistente, el que nos guíe durante todo el día, él nos dirá si va a llover, si tenemos que ir a trabajar, que turno tenemos, cuanto tiempo vamos a tardar según el tráfico, donde se encuentra nuestra familia, si falta leche en el frigo y si hemos apagado todas las luces de casa. Parte de esta información estará gestionada por el Apple TV, este será nuestro mayordomo en casa, el sereno que nos abrirá la puerta y nos pondrá al día de las tareas del hogar, de las películas y series que aún no hemos visto, de la temperatura interior y del trabajo que debamos terminar en casa. El nuevo Apple TV sería una especie de servidor personal capaz de detectar todos los dispositivos que hay en casa y repartir las tareas a cada uno. Por ejemplo, estoy en el sofá, leyendo un blog en Reeder con mi iPad Mini y le digo a mi Apple Watch “Oye Siri”, “Quiero escuchar música”… si en ese momento tengo los auriculares puestos en el iPad Mini comenzaría a sonar la música en ellos, pero si no sonaría por los altavoces del mismo iPAd Mini, o sonaría por el Apple TV a través de los altavoces conectados a ellos o por un Airport Express, según la cercanía a la que nos encontremos. Si tenemos el iPad conectado a unos altavoces Bluetooth o auriculares se escuharía en ellos entonces. En el mismo sofá donde nos encontramos el Apple Watch nos informaría del tiempo que nos queda antes de salir de casa para ir al trabajo, analizaría el tráfico, si está lloviendo y las tareas a completar antes de salir. Por ejemplo, me vibraría el reloj, giro muñeca y el mismo me dice te queda media hora para salir y tienes que comer y vestirte. Llegamos a casa y el Apple Watch me informa que tenemos 3 mensajes sin leer, 30 artículos favoritos sin leer y 2 capítulos pendientes de nuestra serie favorita, pero antes nos hace una sugerencia para cenar dependiendo de los ingredientes disponibles en casa. No hace falta tener un sensor en el frigorífico para ello, sólo una lista que iremos tachando conforme acabemos y volveremos a tachar cuando compremos de nuevo. También tendremos nuestra lista de recetas organizadas en el iPad con los ingredientes que necesitamos y el tiempo que necesitamos para hacerlo.

El iPad quedaría en este caso relegado a la vida en el hogar, a la cocina, los juegos, la lectura y el trabajo incluso fuera de casa, en cuna cafetería, el tren o el avión haciendo una discriminación de las aplicaciones según la red en la que nos encontremos. La inteligencia cobraría un papel muy importante y repartiría las tareas según cuando y donde nos encontremos. Así por ejemplo si vamos conduciendo nuestro coche en ningún momento el Apple Watch nos enviaría una notificación de Real Racing por ejemplo anunciando una nueva actualización. Si estamos en la red del trabajo tampoco lo haría y si por el contrario nos encontráramos en casa tampoco lo haría del trabajo. Si estamos sentados frente al Mac en nuestro despacho de casa, trabajando, las notificaciones no llegarían al Mac para no entretenernos ni distraernos, solo llegarían las importantes al Apple Watch con una leve vibración y sin sonido. A la hora de acostarnos la alarma se fijaría automáticamente según el horario de trabajo que tenemos al día siguiente y las tareas a realizar antes. Si el reloj se queda en la muñeca sonaría una primera alarma silenciosa en forma de vibración para no molestar a la parienta, que nos despertaría en un ciclo de sueño adecuado para no comenzar el día con mal pie. Si no le hacemos mucho caso y seguimos acostados el Apple Watch volvería a intentarlo con una alarma con sonido e iría aumentando el volumen poco a poco, si seguimos acostados la alarma comenzaría a sonar en el Apple Watch de la parienta hasta que por fin nos pusiéramos en pie. Si por el contrario el Apple Watch está en la mesilla de noche sonaría directamente con una alerta sonora. Al levantarnos si es fin de semana y tenemos por costumbre poner música con el desayuno, el Apple TV se encargará de ello.

Todo esto es posible hoy día, solo se requiere un software actualizado en nuestros dispositivos y a Apple le interesa vendernos todo su arsenal así que no descarto que todo esto sea posible en breve y si a además le añadimos Apple Car Play, el futuro coche de Apple que ya se encuentra horneándose en el cuartel general de Cupertino, sin a penas darnos cuenta lo tendremos todo con nosotros muy pronto. También será posible vivir esta experiencia sólo con un iPhone por ejemplo, o con un iPhone y un Apple Watch también, pero no será lo mismo.

El éxito del Macbook

No es que sea una novedad el éxito de Apple últimamente, pero las ventas de este MacBook van a ser aun mejor que ningunas otras con anterioridad.

Apple ha sido siempre una compañía dedicada a la fabricación de ordenadores Mac, pero no fue hasta la llegada del iPod y el iPhone cuando realmente consiguió éxito. Antes representaba una minoría, sobre todo de diseñadores, redactores y productores de cine. El éxito en el mercado de consumo nunca fue tan fuerte como en la actualidad, sobre todo en el Mac, gracias al MacBook Air, un producto que se vende muy bien por lo ligero y delgado, y gracias también a la bajada de precios que sufrió posteriormente. El MacBook Air nació para un público con un nivel adquisitivo más alto, gente de negocios que no requería mucho procesamiento y si gran portabilidad para viajar. En ningún caso este portátil estaba enfocado a un público general, al de consumo.

Apple ha lanzado este MacBook para sustituir al actual MacBook Air, aunque se siga vendiendo. Es un movimiento similar al que ocurre todavía con el MacBook Pro y el MacBook Pro con pantalla Retina. El actual MacBook Air no vera mejorado su diseño, solo sufrirá pequeñas mejoras internas hasta que apenas se venda y Apple lo retire del mercado.

Este movimiento se debe a que el mercado al que inicialmente iba enfocado el MacBook Air ha mutado hacia otro de consumo que reporta muchos más ingresos para Apple. Si ya de por si el MacBook Air, un producto no enfocado al mercado de consumo ya es un tremendo éxito, no quiero ni pensar que ocurrirá con el nuevo MacBook.

El nuevo MacBook es aún más ligero, no llega a pesar 1 Kg, mide 1,33 cm de grosor, tiene una batería que puede durar hasta 10 horas (como el iPad) viene en tes colores (negro, plata y oro) e incorpora pantalla Retina y nuevas tecnologías como teclado con mecanismo de mariposa y ForceTouch (un nuevo trackpad que vibra y detecta la presión que hacemos con el dedo).

Aun es pronto para ver los resultados, este MacBook sale con un precio inicial prohibitivo, teniendo en cuenta los gastos de fabricación y nuevas tecnologías. Pero el éxito estará asegurado desde su lanzamiento, ya que Apple siempre comienza su comercialización con falta de stock y habrá muchos usuarios que pagarán cualquier cosa por tenerlo. No será hasta el año que viene cuando realmente este MacBook se popularice, batiendo sin duda nuevos récords de ventas en los Mac.

Este MacBook también incorpora un solo puerto USB-C para todo, con el cargaremos el ordenador, enchufaremos nuestro disco duro, conectaremos el mismo a una pantalla, etc. Con este movimiento Apple da el siguiente paso en el mundo de la informática, como siempre ha venido haciendo (ejemplos clásicos: la desaparición de disqueteras y posteriormente el DVD). Vivimos en la era de las comunicaciones inalámbricas y aunque no lo veamos ahora mismo, acabaremos olvidando muy pronto los cables y demás accesorios que entorpecen nuestro trabajo y la vida diaria. Ya nos hemos olvidado de ellos con el iPad y gracias a Yosemite y futuras versiones de OSX, junto con el software y almacenamiento en la nube es cada vez más posible sobrevivir sin cables. Si a esto le añadimos el enlace directo de OSX con iOS 8 para los datos de nuestro iPhone, las conexiones 4G de alta velocidad, el abaratamiento de las tarifas, etc este MacBook aunque ahora muchos no lo veamos será el ordenador personal favorito y deseado por millones de personas.

El secreto estará en lo compacto de su diseño, el color dorado, su nuevo teclado ultrafino y un trackpad de dimensiones descomunales y sensible al tacto y por su puesto la pantalla Retina. Cuado veas uno y puedas tocarlo desearás comprarlo, cueste lo que cueste. Y para los más reacios las cifras en cuento a su consumo y velocidad nublarán el inconveniente del precio y la escasez de puertos.

Aunque será un producto muy bueno, este nuevo MacBook vendrá con algunos inconvenientes a priori que serán solucionados con el tiempo, en futuras versiones. Un ejemplo es su cámara FaceTime que tan sólo tendrá 480p de resolución, cosa que no le ocurre a la del actual MacBook Air que tiene 720p. Un pequeño detalle que pasará desapercibido para la mayoría de consumidores y que se debe a la delgadez extrema de su pantalla.

El precio de salida será de 1299€ con 256Gb y 8Gb de RAM y se venderá muy pronto.