Google Chromecast

No os confundáis, detesto a la compañía de Google porque se dedican a ganar dinero vendiendo información de sus clientes, consiguiendo a cambio más de estos que otras compañías como Apple que al cambio tienen una política de confidencialidad mucho más estricta y por su puesto precios mucho más elevados en dispositivos y servicios.

Os vuelvo a hablar de este pequeño dispositivo que se conecta a la tele y sirve de receptor de audio y vídeo, sistema muy parecido al de Apple, llamado AirPlay, pero que tiene una “ventaja” sobre el sistema de Apple. Dicha ventaja es que no está integrada con el sistema iOS, es decir, una app en concreto se conecta al receptor y transmite el contenido independientemente de lo que este realizando el sistema y resto de aplicaciones. Así, por ejemplo puedo conectar la app de Netflix y ver una película en la tele y al mismo tiempo enviar una canción de Apple Music por bluetooth a unos altavoces, o puedo escuchar música de Spotify por la tele o altavoces conectados con un Google Chromecast Audio y a la vez jugar al Supermario o enviar por AirPlay música  de Apple Music, o una película, o hacer duplicación de un juego en la tele conectada a un Apple TV. Es decir, con Google Chromecast es como si tuviéramos dos dispositivos en uno, puedes hacer dos cosas a la vez sin que una interfiera con la otra ¡Esto si que es multitarea! Y el iPhone 7 no se despeina al hacerlo, estamos hablando de todo un ordenador personal con forma de teléfono, cuya potencia queda bien demostrada con estas cosas.

Por eso, aunque tengas un Apple TV me siento muy feliz de tener un Chromecast porque puedo enviar por Streaming un vídeo a la tele y a la vez, ver otro en el iPhone sin que haya cortes, también porque son baratos y fácil de instalar en casa de familiares o televisiones adicionales que tengamos en casa, un Apple TV es mucho más caro y comprar varios de estos es demasiado para casi cualquiera.

Y también me gusta mucho el Chromecast porque puedes organizar lo que vas a ver desde el móvil, sin tener que cortar la reproducción, me explico: yo estoy viendo vídeos musicales de YouTube en la tele con Chromecast desde el móvil y mientras los veo puedo ir añadiendo a la cola más vídeos sin cortar el que estoy viendo, y todo desde el móvil. Con el Apple TV esto es imposible ya que tengo que salir del vídeo, navegar por los menús y seleccionar otro vídeo y así una y otra vez, y cada vez que quieres cambiar tienes que cortar el vídeo, no es contínuo. Con Netflix igual, mientras termino de ver un capítulo voy buscando el siguiente que quiero ver de otra serie, y así engancha con el siguiente como si estuvieras viendo la tele, sin interrupciones al navegar por menús. Esto podría hacerse con un Apple TV si Apple ser lo propusiera, y la verdad que funciona a las perfección, sin cortes ni pérdidas de calidad en la transmisión, es perfecto.

Con esto no quiero decir que voy a dejar de usar el Apple TV, pero por ejemplo si que voy a ver YouTube con Chromecast y lo usaré para ver películas en otras teles de casa o de familiares. Además, aunque el Apple TV es pequeño, el Chromecast es aún más pequeño y ligero, es sólo un cable, por lo que para llevárselo de viaje es ideal.

Inconvenientes del Chromecast, muchísimos: sólo podemos controlar la reproducción desde la pantalla de bloqueo o panel de control con YouTube, Chromecast no es compatible con todo ni lo será nunca (Apple Music por ejemplo), tampoco se puede controlar desde el Apple Watch (salvo la app de YouTube que ya si ser puede).

Smart Battery Case

No he podido resistirme a comprar esta funda tan fea que a mi me parece preciosa y que proporciona a mi iPhone 7 el doble de autonomía. Si, el iPhone pesa más y es más grande pero… llegar al final del día con batería no tiene precio.

Cuesta 119€ pero se adapta como un guante al iPhone, esta hecha de silicona, la misma que las fundas convencionales de Apple y su tacto es inigualable. Ha sido una funda muy criticada por la batería que sobresale por la parte de atrás, que parece una joroba. Yo realmente no lo creo, la veo muy bonita y gracias a que sólo sobre sale la batería conserva la línea de las fundas convencionales aparentando ser más delgado de lo que en realidad es. De hecho la gente de mi entorno apenas ha notado que la llevo encima, parece que llevo la de silicona convencional. Quien la nota más soy yo, que a parte de tener más autonomía, pesa considerablemente más y en la mano se nota el grosor, el peso para mal porque la mano se cansa más, y en grosor para bien porque es más fácil agarrarlo, y sinceramente a penas abulta más en mi bolsillo.

La Smart Battery Case hace una carga y descarga inteligente. Cuando se la pones al iPhone siempre se descarga primero la funda y después la batería del iPhone. Cuando la cargas ocurre al revés, carga primero el iPhone y después la funda. Y esto ocurre porque todo se carga con un solo cable lightning sin tener que usar cables USB. La prioridad al cargar tiene su sentido, es mejor descargar la funda primero y así tenemos la opción de quitarla cuando se descargue y ponerla a cargar por separado mientras seguimos usando el iPhone y no tenemos que parar a cargar el iPhone. Cuando cargamos las dos cosas a la vez, tiene prioridad la batería del iPhone que es el que queremos usar con más urgencia y la batería después que siempre podemos quitar del iPhone y seguir cargando. El sentido es tener siempre a nuestras disposición el iPhone, las 24 horas. Es como si tuviéramos baterías intercambiables, como en las viejas cámaras de vídeo o las baterías de las cámaras réflex. Siempre dispondremos de energía para estar todo el día dándole al iPhone. Y extraer la funda, así como incorporarla al iPhone es realmente sencillo, mucho más fácil que con las fundas convencionales, ya que sólo hay que plegar la parte superior e introducir el iPhone o extraerlo. 

Si quitamos la funda tenemos en la parte interior un botón con un LED que nos indica el estado de la batería con una luz roja, naranja o verde dependiendo del estado.

Una cosa que me gusta de esta funda es que protege mucho mejor el iPhone que la funda de silicona o las de piel convencionales ya que la parte inferior cubre totalmente los altavoces y el micrófono. Las fundas convencional dejan totalmente al aire esta zona que acaba dañándose por los golpes y arañandose por el roce del lightning al ponerlo a cargar. En la parte inferior contamos con dos ranuras por donde sale el audio y entra el sonido para el micrófono. Quizás en principio afea un poco la línea del iPhone, pero protege super bien esa parte, y tanto como el sonido que sale del altavoz como el que entra para el micro se oye perfecto, o incluso mejor.

Lo que no me gusta es que aumenta mucho el peso y se cansa uno cuando lo sujetas con una sola mano.

En cuando a autonomía realmente duplica la autonomía del iPhone, así que mejor imposible, sobre todo cuando sales de viaje y tiras mucho de 4G que es lo que más gasta realmente. Lo bueno es que siempre que necesites más puedes quitar la funda y cargarla a parte mientras sigues usando el iPhone, 24 horas non-stop.

El iPhone 7

El pasado lunes 21 de noviembre en cuanto puse mis pies en territorio español rompí la hucha y me lancé de cabeza a comprar el nuevo iPhone 7 de Apple junto a una funda negra de silicona en El Corte Inglés con sus dos años de garantía, un seguro de robo o atraco por 3 meses y financiado en 3 meses sin intereses, con la tarjeta de El Corte Inglés.

El terminal es un iPhone 7 de 128GB en color negro mate, la pantalla es de 4’7 pulgadas y cuesta 879€. Al principio me planteé dar el salto directamente a las 5’5 pulgadas y suplantar definitivamente mi iPad Mini con el Plus, pero al agarrar el iPhone de 4’7 me di cuenta que tenía una pantalla impresionante y que quizás un salto de las 4 pulgadas a las 5’5 sería demasiado.

Tras un par de meses con él tengo que decir que estoy encantado, han sido muchos cambios: ahora tengo 3D Touch, Taptic Engine, resistencia al agua, altavoces estéreo, Touch ID más rápido, el doble de capacidad, 2GB de RAM, procesador A10 Fusion, cámara de 12MPX con estabilizador óptico, cámara FaceTime de 7MPX, flash cuatritono, conexiones inalámbricas mucho más rápidas, mejor batería, carcasa de aluminio 7000 en color negro mate, pantalla LCD muy mejorada con unos colores y contraste más naturales. No si me dejo algo, pero la lista de novedades para mí es interminable, por lo que no puedo estar más contento.

La primera diferencia que encontré fue el tamaño de la pantalla que ahora me permite escribir mejor y cometo menos errores al tener teclas más grandes. La velocidad en todos los aspectos es inmejorable, todo se abre rápido y fluido, sin excepción: Real Racing 3, un juego que se caracteriza por sus largas esperas para cargar los circuitos ahora es hiper-rápido y da gusto jugar con el sin duda. En este mismo juego se puede apreciar el salto de procesador y la pantalla mejorada: ahora los colores, brillos, reflejos, sobras, etc son mucho más realistas, adoro este juego.

El tacto al cogerlo y manejarlo, sobre todo con la funda de silicona es, como dicen, adictivo. Y al ser el teléfono de mayor tamaño es más agradable sujetarlo, es más fácil agarrarlo sin que se te caiga. Los cantos curvos de la pantalla son mucho más agradables al tacto que los cortados del diseño anterior, es otro gran placer deslizar nuestro dedo por los bordes de la pantalla y comprobar que no hay límites, salvo los impuestos por la funda que estemos usando, la cual a menudo dificulta realizar ciertas maniobras con el sistema, al menos con la silicona de Apple.

Al final te encuentras con todo un ordenador en la palma de tu mano, en mi caso tengo 128GB de almacenamiento con el cual puedo guardar fotos y vídeos para aburrir, música en cantidades industriales y juegos para echar las 24 horas del día por lo que bajo mi punto de vista y el de cada vez más gente se hace prescindible cualquier otro artilugio, llámese iPad o MacBook. La velocidad, calidad de la pantalla, almacenamiento y velocidad de escritura, memoria RAM y un parque enorme de aplicaciones de calidad lo hacen prácticamente la herramienta definitiva.

Si dudas entre un iPhone 7 o un iPhone 6S Plus, tienen el mismo precio, en mi opinión lánzate a por el pezqueñín último modelo porque supera con creces a su predecesor y a buen seguro no te arrepentirás, aunque su pantalla sea más pequeña, que para nada me parece a mí pequeña, eso si, siempre y cuando vengas de un modelo de 4,7 pulgadas o inferior. No, no he echado de menos el puerto de auriculares porque suelo utilizar los auriculares de Apple, porque uso otros Bluetooth y porque algún día si Jobs quiere me compraré unos AirPods que me librarán del cable definitivamente. Eso sí, se hace más dificultoso introducir el cable lightning que el antiguo Jack de auriculares, sobre todo cuando lo haces en movimiento por la calle. Pero ya digo, que eso se va a acabar con los inalámbricos muy pronto, o eso espero.

En definitiva, una herramienta que cada vez se me antoja más imprescindible, merece la pena ahorrar tranquilamente un poquito cada año y vender el antiguo para comprar el modelo nuevo, ya que ganaremos en todos los sentidos. El Apple Watch también es para mi gusto imprescindible ya, más incluso que un iPad o un MacBook, ya que lo llevamos siempre encima y es un gran aliado del iPhone, es el complemento perfecto, pero que no hace falta renovarlo cada año, con hacerlo cada 2 ó 3 años es suficiente ya que no se exige tanta velocidad como ocurre con el iPhone, quizás se requieran más prestaciones en cuanto a sensores y conexiones. Yo cada día estoy más contento y convencido de que el futuro pasa por el iPhone y sus accesorios por lo que es sin duda la mejor inversión tecnológica que puedes hacer hoy por hoy, además el soporte en cuanto a actualizaciones y Apps de terceros es superior en todos los aspectos.

No voy a hablar de la cámara porque si no se va a alargar mucho este artículo, pero que estoy muy contento, aunque siempre seguirá siendo mejorable, hagan lo que hagan, aunque mejoren mil cosas, siempre habrá otras mil más que mejorar.

El negocio de las tarjetas

Cada vez hay más tarjetas y en cualquier sitio prácticamente, ahora incluso puedes recargar la cantidad de dinero que quieras. Estoy hablando de las tarjetas iTunes para comprar, en principio, en la iTunes Store pero que luego han ido permitiendo otras muchas cosas y es que la famosa tarjeta de Apple se está convirtiendo en prácticamente una tarjeta prepago.

Comenzaron con la música y vídeos musicales de la iTunes Store, luego incluyeron las películas y en países como EEUU incluyeron las series de televisión. Cuando lanzaron la App Store salieron las tarjetas para comprar aplicaciones pero realmente podías usar el crédito de iTunes para comprar en la App Store. Ahora con Apple Music puedes hacer lo mismo: compras una tarjeta de 15$ por ejemplo y puedes pagar el servicio de música con esta tarjeta. Y ya por último, y que para nada yo no me esperaba, es la posibilidad de poder pagar el almacenamiento en iCloud también. Por lo cual la tarjeta de iTunes se ha convertido en una especie de tarjeta Apple con la que puedes pagar casi todo, aún falta que pudiéramos pagar en la Apple Store online, y comprar unos Airpods por ejemplo con el crédito que tengamos en nuestra cuanta iTunes, pero al tiempo… de hecho ya existe una tarjeta para ello, una especie de tarjeta regalo que podemos comprar en la Apple Store online o las tiendas físicas, pero que no sirve para iTunes. 

El funcionamiento es bien sencillo y su existencia tiene bastante sentido ya que hay muchas personas que no tienen tarjeta de crédito por qué son menores de edad, porque no pueden permitírsela, o porque no quieren tener y/o mantener una. Apple te permite usar VISA, MasterCard o American Express y deben de ser de crédito, no sirven las de débito. Notmalmente estas tarjetas requieren pagar una cuota anual y algunas son gratuitas, aunque se cobran luego con intereses las transacciones por lo que hay que andarse con cuidado. Hay tarjetas prepago que cada que ingresas dinero se cobran un porcentaje de comisión. En definitiva, poseer una tarjeta, al menos aquí en Europa, a veces es casi un lujo. Con las tarjetas de iTunes esto queda solucionado ya que si no compramos tarjeta para recargar no nos cargan nada y nuestra cuanta bancaria queda protegida. Las tarjetas iTunes se pueden comprar ya en cualquier sitio, yo las he visto en hipermercados, tiendas de videojuegos, tiendas de música, grandes almacenes e incluso tiendas de juguetes. El proceso consiste en coger una tarjeta, las hay desde 15€, pasando por 25€, 50$€ hasta 100€; acto seguido la pagas y la persona en caja la activa, tú solo tienes que rascar una casilla y se descubrirá un código que escarbaremos desde la misma App de iTunes o App Store en el iPhone, iPad o iPod Touch. La recarga es inmediata y podremos comprar lo que queramos sobre la marcha. Ahora han salido también unas tarjetas que puede recargar desde 15€ a 150€, es decir, podremos pagarle a la persona en caja 42€ y ese será el crédito en nuestra cuenta. Si por ejemplo tenemos 8€ en nuestra cuenta y nos queremos abonar a Apple Music que cuesta 10€ al mes pues iTunes cargara automáticamente esos 8€ y cogera los 2€ restantes de nuestra tarjeta de crédito, si es que tenemos, si no tenemos ninguna tarjeta directamente no podremos contratar el servicio hasta que tengamos al menos esos 10€. 

De esta manera mucha gente puede disfrutar de servicios como Apple Music, iCloud y la App Store sin tener una VISA, sin dar cuentas a nadie y sin que figure en su cuenta bancaria, pagando directamente en efectivo. Parece una tontería, pero no lo es, de hecho cada vez veo más de estas tarjetas en más comercios y si están ahí es porque la gente las compra cada vez más. Hay incluso descuentos en las tarjetas, en Fnac, Game Center u otros podemos encontrar a veces descuentos del 5% y 10% incluso, dinero gratis, como dice nuestro amigo Emilcar.

Ahora también podréis comprar vuestras tarjetas iTunes con PayPal desde la web www.startselect.com una web desde la cual sin sobre coste alguno podremos comprar una tarjeta iTunes por casi cualquier medio de pago, incluido PayPal lo cual facilita aún más las cosas, ya que si en un momento determinado te encuentras sin saldo puedes recargar desde cualquier dispositivo, el código es instantáneo, en cuanto haces el pago puedes hacer clic en el código enlazado que te llevará a la iTunes Store y recibirás también a copia por email. Por lo que ya no tendremos excusa para aumentar la capacidad de nuestra nube de iCloud, escuchar Apple Music, comprar una aplicación o película, o incluso suscribirnos a Netflix o el nuevo canal que ha llegado HBO España. 

La gran Apple

Si es cierto, si hace no mucho decía que Google acojonaba con su infraestructura de búsqueda a través de la red, toda la información del mundo es suya y puede hacer con ella lo que quiera. 

Ahora me atrevo a decir que Apple acojona, y más a un que Google. Pero empecemos por el principio: seguramente habréis oído hablar de los Samsung Galaxy Note 7 que explotan, que la marca coreana a devuelto terminales nuevos que han vuelto a explotar y que finalmente han decidido dejar de vender el terminal perdiendo 17.000.000.000€ directos sin tener en cuenta las pérdidas indirectas por desconfianza del usuario. Y que casualidad que justo cuando todo esto ocurre aparece el Google Pixel, un terminal de alta gama que compite directamente con los terminales del mismo nivel de Samsung. 

¿Y si le huera ocurrido esto mismo a Apple? Pues os aseguro que no hubiera sido para nada parecido a lo que le ha ocurrido a Samsung. Para empezar Apple tiene tal infraestructura de tiendas por todo el mundo, de soporte postventa, de ingenieros cualificados, de abogados, etc que todo habría quedado en agua de borrajas. Esto que le ha ocurrido a Samsung para empezar no le habría pasado a Apple pero en el caso de que hubiera ocurrido se habría investigado como dios manda el asunto y se hubieran tomado cartas en el asunto devolviendo terminales en condiciones o simplemente devolviendo el dinero, pero nunca enviando de nuevo terminales en las mismas condiciones. 

El trámite en la devolución hubiera sido una balsa de aceite comparado  con lo que le ha ocurrido a Samsung gracias a las Apple Store, ya que el trato al ser directo con el cliente se hubiera arreglando antes y de mejor manera. 

Por otro lado ha salido el Google Pixel que promete ser la gran amenaza de Samsung y Apple, de Samsung estoy seguro de que si pero nunca de Apple, ya que el nivel de la marca de Cupertino es tal en cuanto a infraestructura, logística, distribución, tiendas, etc que para alcanzar a Apple no sólo se necesita dinero, también tiempo, eso no se puede comprar. 

Y todo esto coincide también con las recién inauguradas tiendas en Londres que han sido reformadas,  con la noticia de que van a quitar las alarmas a los iPhone y Apple Watch en las tiendas y que se va a construir y tercer campus en Cupertino y que se han comprado un par de edificios en Londres e Italia para formar a programadores.

Apple crece y crece y no sólo en número de clientes, accionistas y beneficios, también en inversiones, I+D, distribución y logística. De hecho ya tiene fábricas en EEUU, Suramérica y la India, y ha invertido en la mayor compañía de taxis en China. Tim Cook ya no sólo trata con los empresarios, también lo hace directamente con los presidentes de los paises. Ya estamos acostumbrados a todo esto, pero pensadlo, es muy grande Apple, demasiado. Tanto que asusta un poco ¿No creéis?

Apple no tendrá unas gafas VR, ni un coche que compita con Tesla, ni una consola de videojuegos, ni una tele, ni un iPad con ratón, ni una Siri en el cuarto de estar, ni… muchas cosas, pero tiene otras mucho más importantes, y a los que dicen que Apple está acabada, pensando en todo esto, creo que no tienen ni idea de lo que dicen, solo mucha envidia.

Protege tu Apple Watch

Tras más de un año de uso del Applek Watch he podido saber de primera mano los puntos débiles de este dispositivo y me siento bastante afortunado de haber conseguido que mi Apple Watch siga prácticamente intacto, aunque nunca se sabe, no estamos libres de que ocurra cualquier cosa. Así que he decidido comprarme una funda de silicona, de la marca Spigen, y en color transparente.

El mayor punto débil del reloj es la pantalla, sin lugar a dudas, pero para dañarla hace falta o bien tener mala suerte, o bien ser una persona muy descuidada. Por eso hay fundas también de Spigen que protegen toda la caja, incluida la pantalla. Esto tiene también su lado malo, ya que el cristal de la funda no es tan bueno como el del Apple Watch y se acaba rayando con cualquier roce que le demos. Yo ya le he dado más de un roce a mi pantalla sin protección y no tengo ni una raya, es muy resistente. Otra cosa es que al ponértelo se te caiga de la muñeca al suelo, entonces sí la caída es desafortunada lo más probable es que se rompa.

En cambio en el caso del Apple Watch Sport, que tiene una caja de aluminio, sí que puede salir perjudicado con cualquier roce o un golpe pequeño, y más el modelo en negro, ya que es de aluminio anodizado y con nada le puedes hacer un piquete o abollarlo, y se desluce mucho.

Como yo soy un usuario cuidadoso he decidido ponerle esta funda de silicona solo para proteger la caja de aluminio, y cuando me voy a trabajar, que es cuando más descuido y más expuesto está a golpes. Y le sienta como un guante, estoy muy contento porque no lo desluce para nada, al revés, lo hace mas interesante y cambia bastante su aspecto, con lo que parece que tengo un reloj nuevo. Si a esta funda transparente le añades una correa de silicona de color, puede quedar bastante bonito, pese a ser la caja en aluminio negro.

Su material es bastante bueno, llevo dos meses usándola y la pongo y quito cada día, y todavía, he de decir, que no he notado desgaste alguno en ella ni holgura, es increíble. Es fácil de poner, primero introduces la parte de la corona y el botón de encendido y luego la parte opuesta. Entra fácilmente y sale igualmente bien, eso sí, tendrás que quitar la correa antes y ponerla luego después.

Su precio no es para nada caro, en Amazon está normalmente rebajada. Yo la recibí en un par de días y no me he arrepentido de comprarla.

Algunos clientes de Amazon se han quejado de que se pone amarillenta con el tiempo, y tienen razón. Yo personalmente la uso cuando le voy a dar guerra, así que quizás no me importe tanto si esta un poco amarillenta. El resto del tiempo lo tengo sin la funda.

También he leído quejas de que el polvo se almacena entre la funda y el armazón, cierto. Pero ya os digo, yo la pongo y la quito cada día y limpio ambas partes.

En definitiva, una funda pensada para proteger la caja de aluminio de nuestro Apple Watch de rayas y piquetes a un precio razonable, con la calidad de Spijen y para usar y quitar, no dejarla mucho tiempo puesto ya que podría ensuciar mucho la caja y acabar dañandola. 

De ciencia ficción

Sin duda alguna, para mí, la keynote del 7 de septiembre ha sido de ciencia ficción. El nuevo iPhone negro brillante además de ser precioso es increíble por dentro. Al final, si… se llama iPhone 7, nada de iPhone 6SS, ni iPhone 6 SE, ni iPhone a secas. Los precios, efectivamente, han bajado 40 euros, y tenemos capacidades desde 32GB a 256GB pasando por los 128GB que es el modelo de partida para el color negro brillante, aquí Apple ha sabido vender bien el color.

Y siguiendo con el iPhone 7, la potencia es sobresaliente, con un nuevo procesador A10 Fusion, que le da mil vueltas a modelos anteriores, parece mentira. Podremos jugar a videojuegos cada vez mas equiparados a las consolas y con un rendimiento que supera al mismísimo iPad Pro de 12,9 pulgadas. La pantalla ahora es mucho mas brillante y tiene unos colores espectaculares. El sonido a mejorado, ahora es estéreo y desaparece el conector jack. La cámara ahora tiene estabilizador óptico y en el modelo Plus doble objetivo para tomar retratos con el fondo desembocado, tipo cámara réflex, y para hacer fotos con un zoom óptico 2x, impresionante. la cámara Facetime ahora tiene 7 megapixeles, batería mas duradera “gracias a que no han adelgazado esta vez el iPhone, bajo mi punto de vista”. Y como puntilla, para rematar ahora si se te cae al water o a la piscina no pasará nada, porque es resistente a un metro de profundidad, y también a las salpicaduras, algo así como lo que ya es el Apple Watch que poseo, el modelo 0. En definitiva, un iPhone 6S sin las bandas de las antenas, en color negro brillante y un nuevo negro mate con el interior renovado en todos sus aspectos, vaya… un maquinón que no voy a dejar escapar. El año que viene veremos un nuevo modelo con pantalla curva oled, mas delgadez y muchos cambios estéticos, pero como siempre los primeros modelos saldrán con defectos, así que mi consejo es comprar el modelo S, siempre, o como en este caso… el modelo SS que es este iPhone 7.

Mas cosas: Apple Watch Series 1 mejorado por dentro y 100€ mas barato “A partir de ahora veremos mas Apple Watch por la calle, esto seguro”, un modelo series 2 como el series 1 pero con GPS y resistente al agua 50 metros, vamos que por el anuncio de Apple podrás usarlo para nadar en la piscina a diario sin problema. Además este modelo Series 2 incluye una edición especial Nike Plus con correas y esferas especiales, vamos que me he enamorado del reloj, y al mismo precio que el modelo normal, para no pensárselo, pero no… no puede ser este año.

AirPods: volvemos a la ciencia ficción, mismo diseño pero sin cables con sensores que detectan cuando te los pones y te los quitas para activarse la música o pararse, se conectan en un solo paso en uno de tus dispositivos y gracias a iCloud lo hace en el resto automáticamente, de forma que si estas escuchando música en el iPhone y coges el iPad para ver un video se cambia solo, de uno a otro sin hacer nada, impresionante. Para mí el resto de auriculares bluetooth poco tienen que hacer al respecto, esto es insuperable. Y lo mejor es que aguantan 5 horas de reproducción e incluyen una cajita para guardarlos donde puedes recargarlos hasta 24 horas, ideal para llevarlos de viaje, tendrás horas mas que de sobra para usarlos, además con una recarga de 15 minutos puedes escuchar 3 horas mas, ya te digo, de ciencia ficción sin duda alguna. Además, si los tocas dos veces con el dedo se activará Siri, todavía no me lo puedo creer. 

La aparición del CEO de Nintendo presentando Super Mario Go para iOS, la edición especial de Nike para el Apple Watch, los nuevos auriculares Beats con tecnología de Apple y el cierre con el lanzamiento exclusivo del nuevo single de SIA fueron la guinda del pastel. Apple está subiendo tan alto, que no veo el momento en el que comience a bajar, tienen tanta pasta en efectivo y tal equipo funcionando, con personas de viaja escuela de Jobs, y las nuevas generaciones que van llegando que cuando digan de trasladarse al Space Ship y lance el Apple Car va a ser acojonante, permitidme la expresión. Tenemos Apple para rato, esto no ha hecho mas que empezar, un año más, Apple es insuperable lo seguirá siendo muchos años mas tal cual podemos ver.

El 7 tendremos el 7

Apple ha confirmado que la semana que viene, el 7 de septiembre habrá un Keynote de presentación de productos Apple, y claro está que como viene siendo tradición por estas fechas será el nuevo iPhone. Al parecer finalmente se llamara iPhone 7, a pesar de ser su diseño muy parecido al de su antecesor, el iPhone 6s. Esté nuevo modelo incorporará un nuevo procesador A10 + M10, nueva cámara de doble objetivo en modelo Plus y 3GB de memoria RAM también en este último modelo. Se ha hablado también de un SmartConnector como el del iPad Pro destinado a batería externa, cargador inalámbrico, etc.

Además del iPhone 7 es más que probable que veamos también un Apple Watch 2 con GPS, pantalla algo más delgada y un procesador más rápido junto con una batería de mayor duración. Se esperan también nuevos auriculares Beats y por su puesto una fecha definitiva para el lanzamiento de iOS 10 y MacOS Sierra, sino se hace el mismo día de la Keynote.

¿Que podemos esperar más? Pues quizás algún nuevo producto que desconozcamos, alguna novedad extra en iOS o algún nuevo servicio como por ejemplo un canal de TV con series de producción propia.

¿Qué no esperamos? No esperamos los nuevos MacBook Pro ni actualización de la gama Mac, que probablemente será en Octubre, en otra presentación que anuncien pronto.

Yo personalmente estoy ansioso por conocer al nuevo iPhone, pues estoy barajando comprarlo si no en un mes, para Navidad. Quiero descargar el nuevo iOS, WatchOS y MacOS para probarlo y conocer las nuevas características en primera persona. Veremos también la actualización de las mejores aplicaciones para estos nuevos sistemas que harán uso de Siri y Widgets, etc. Quiero probar también en primera persona la velocidad y nuevas características de WatchOS, que conseguirá que haga más uso, aún si cabe, del reloj de Apple.

Yo personalmente no podré seguir la Keynote en directo, por motivos de trabajo, pero seguiré las noticias de los mejores blogs del gremio y luego veré tranquilamente la Keynote desde mi Apple TV.

Quiero unos SmartPods

Año 2018, Apple lanza el Apple Watch 4, la segunda generación del reloj de Apple con conexión LTE, el primero realmente autónomo, ya no necesitaremos un iPhone para usarlo al 100%, con el Apple Watch todo es posible. Todo el mundo se está acostumbrado a usarlo y cada vez más usuarios hacen llamadas con él, así que tenemos “one more thing”, si… Apple lanza por fin unos nuevos EarPods y no son Beats, ahora son inalámbricos y están especialmente pensados para ser usados con el nuevo Apple Watch dotado con el nuevo Bluetooth más veloz, energético y estable. 

Estos nuevos EarPods suponen un nuevo concepto de auriculares que entran en la categoría “wearable” ya que se llevan colgados en el cuello a modo de colgante o collar y son tan elegantes que podríamos combinarlo con cualquier prenda, bien deportiva o bien más elegante. Definitivamente Apple se está adentrando en el mundo de la moda y ahora lo hace con algo tan necesario hoy día como unos auriculares inalámbricos. Parece una locura pero ya somos muchos los que salimos sin nuestro iPhone de casa pero nos gusta escuchar música con el Watch o realizar alguna llamada que otra. Llevar encima unos auriculares inalámbricos supone un trasto más que al final dejas o te olvidas en casa.

El dispositivo en concreto consiste en unos elegantes auriculares en diferentes colores a juego con los ya existentes para el Watch que disponen de un cordón intercambiable de acero, nylon, plata e incluso oro. Dicho cordón se une por el extremo como ya es costumbre mediante un iman a modo de broche. No disponen de botón alguno, simplemente se apagan solos cuando se abrochan y se encienden en cuestión de un instante al desabrocharlos conectándose por Bluetooth sobre la marcha. 

El diseño no es sólo cuestión de elegancia, también aporta comodidad y sencillez a la hora de usarlo. Según nos cuenta Cook es tan cómodo que apenas recuerdas llevarlo puesto y se conectan tan rápido que responder una llamada desde el Watch es toda una experiencia. Además incorporan una cajita de transporte como la de los antiguos EarPods que sirven de cargador haciéndolo por inducción y en tan solo un par de horas. Desde luego este nuevo accesorio dar mucho que hablar y por tan solo 120€ convertirás tu Apple Watch en un auténtico dispositivo independiente y podrás usarlos también con tu iPhone, iPad u otro aparato con conexión bluetooth.

Esta es una idea que se me ha ocurrido usando mi Apple Watch mientras caminaba y realizaba una llamada con él hoy, no sería descabellado que en un par de años viéramos algo parecido ¿Os lo imagináis?

La correa de Nylon

¡Esto sí que es una pijada en toda regla! Una correa original de Apple para el reloj, valorada en nada menos que 59€ ¡Casi nada! Y muy contento que estoy con ella porque cambia bastante el reloj, ahora parece más elegante y no tan Sport. La cuestión era dejar la correa de silicona para hacer deporte y el trabajo en el que suelo sudar mucho y a veces hay mucho polvo. Cuando llego a casa me ducho y me pongo esta nueva de Nylon que pega con todo, ya que al ser negra y gris casa con todo. Al final Apple se está saliendo con la suya y ha convertido un dispositivo electrónico, en principio para frikis, en un objeto de moda y salud ¡El negocio está en las correas! Y es que la calidad de Apple es innegable. Haber, hay miles de correas de todas las formas y precios pero no duran nada, se rompen, se descascarillan, se les cae la pintura, etc. Esta correa de Nylon la puedes mojar, la puedes rozar, golpear que no le pasa nada. El otro día se me manchó de sangre con un pequeño corte que me hice afeitándome y con una toallita se quitó sin problemas. 

Es una correa mucho más ligera, da la sensación que estuviera hecha de papel y el reloj parece hasta más barato, como si fuera de plástico malo. En realidad la caja del reloj no pesa nada, todo el peso se lo lleva la correa de silicona, y no me quiero ni imaginar lo que pesará con una de acero. La hebilla es de acero pintada en negro y es mucho más fácil de colocar en la muñeca, incluso a oscuras sin ver nada no supone ningún trabajo encontrar el agujero y cerrarla. A la hora de meter la correa en el reloj he de decir que está muy duro al principio, pero a fuerza de hacerlo muchas veces se ablanda y acaba encajando a la perfección. Este enganche que tiene al reloj es de plástico y sale directamente de la correa a la que está enganchado tan fuerte que por mucha fuerza que hagamos no se resiente para nada, ni cede. 

Con la correa de silicona cuesta más acostumbrarse al cierre y a veces me he llevado más de un susto al creer que se me caía el reloj al suelo por no enganchar a la primera en el agujero correcto. No con esto quiero decir que la de silicona sea una mala correa, todo lo contrario, es súper cómoda y bonita, pero lo cierto que está más destinada al ejercicio, cosa para la que está hecha este modelo de Apple Watch Sport, y que debido a su precio más bajo a tenido más éxito que el modelo de acero. Es por ello entonces que Apple ha decidido sacar correas de Nylon para conseguir que sin dejar de ser un reloj deportivo nos lo podamos poner cuando salgamos algo más arreglados. Está claro que Apple ha dado en el clavo con estas correas y aunque muchos las critiquen por su alto precio y diseño, son de alta calidad y se ajustan perfectamente a cualquier modelito que llevemos puesto.